Thursday, July 30, 2015

VENEZUELA: ¡HECHO EN SOCIALISMO! I PARTE



¡HECHO EN SOCIALISMO! BBC Mundo:
Cómo se vive en las “zonas de paz” de Venezuela bajo control de los “malandros” DolarToday / Jul 28, 2015
6
Daniel Pardo/ BBC Mundo, Caracas 
“Carlos es el segundo hijo que debo enterrar por la delincuencia”, me dice Jorge. Sentados en el porche de su casa, en una zona de Venezuela donde las puertas principales tienen marcas de disparos y la mitad de las viviendas están abandonadas, nos acompaña un grupo de familiares y vecinos que vinieron a dar el pésame.
A Carlos, que tenía 19 años, lo mataron hace menos de 48 horas. Entre los presentes está Juliana, una niña de 13 años que mientras tanto amamanta al bebé que tuvo hace dos semanas con el difunto.
 “Lo mataron por matarlo”, continúa Jorge. “Son cuestiones de la delincuencia; el diablo se les mete en la cabeza a estos jóvenes y ya después de eso no le paran bolas a uno (hacen caso)”. Estamos en Barlovento, “tierra ardiente” de Venezuela 100 kilómetros al este de Caracas que bien podría ser una potencia en turismo y producción de cacao. 1Muchas de las puertas de las casas de Barlovento muestran agujeros de bala. Aquí, la lógica de violencia parece haberse aliado con la pobreza extrema. Aunque en las costas hay lujosos yates navegando en playas de postal, en el interior los niños juegan a llenar botellas de gaseosa con la arena del piso.
 Hace una semana, justo un día después de mi visita, 1.300 oficiales de las fuerzas de seguridad del Estado entraron a Barlovento como parte de la Operación de Liberación del Pueblo (OLP), una reciente campaña del gobierno de Nicolás Maduro para tomar zonas controladas por bandas armadas. La consolidación de estas pandillas dedicadas al narcotráfico, la extorsión y el secuestro en ciertas localidades es la nueva faceta del crimen que mantiene a Venezuela como el segundo país con más homicidios del mundo detrás de Honduras. Poco menos de 25.000 personas murieron por el crimen en Venezuela en 2014, según el Observatorio Venezolano de Violencia, un centro de estudios.
 Las últimas cifras oficiales, de 2013, estimaron más de 11.000 homicidios en el año. 2Rangel Ávalos se reunió con 280 bandas para inaugurar sus zonas de acción criminal como “territorios de paz”. Durante las conversaciones se tomó fotos como ésta. Zonas de paz En 2013, el gobierno se sentó a dialogar con cientos de bandas para impulsar un proceso de desarme y reinserción social de los delincuentes.
 A cargo del entonces viceministro del Interior José Vicente Rangel Ávalos, las conversaciones les exigían a las pandillas dejar la delincuencia y desmovilizarse. A cambio, el gobierno les proveería empleo e insumos para la producción. Rangel –hijo del exvicepresidente José Vicente Rangel– dijo que se reunió con 280 bandas y declaró en la televisión pública algunas de estas zonas como “territorios de paz”.
 BBC Mundo solicitó entrevista con Rangel Ávalos, hoy secretario de la Comisión Presidencial para la Paz y la Vida, pero al momento de la publicación no habíamos obtenido respuesta. La versión sobre la tregua que da la policía de Miranda, el estado donde se encuentran la mayoría de estas bandas, es otra: “Las negociaciones les dieron a las bandas control de las zonas y les permitió ganar más poder del que ya tenían”, le dice a BBC Mundo el comisario Elisio Guzmán, director de la PoliMiranda, estado gobernado por el excandidato presidencial y líder opositor Henrique Capriles
Muchos decidieron irse de los barrios controlados por criminales en Barlovento. Nadie ocupó sus casas. Se les denominaron “zonas de paz”, a pesar de que no hay decreto o campaña que así las denomine. “Las zonas de paz no existen. Es una expresión que ha comentado la oposición para sabotear el trabajo de pacificación”, le dijo Rangel Ávalos al portal Contrapunto.
 Pero en algunas localidades donde hubo negociaciones los vecinos comentan haber visto vallas que declaraban el territorio como “zona de paz”. Pero las quitaron. Según PoliMiranda, el número de homicidios en el estado aumentó en 2014 respecto a 2013, una tendencia que Guzmán atribuye a las negociaciones.PoliMiranda calcula más de 60 zonas de paz en un estado que rodea a Caracas por todos los lados y uno de los más grandes del país en población. 4El pastor Frank Huiz entra y sale de las zonas de paz sin problema, a diferencia de policías y políticos.
“La palabra” Antes de los allanamientos, el pastor Frank Huiz, de 43 años, era la única persona que, sin vivir ahí o ser delincuente, podía entrar y salir a las zonas de paz de Barlovento sin que lo miraran con sospecha. En una vieja camioneta pickup, Frank entra a la zona cual celebridad: sonando la bocina del carro, saludando a medio mundo, “dándole la cola” (llevando) a cualquiera que camine por estas desoladas y agujereadas carreteras. Algunos de los que saluda, jóvenes que se montan en su carro, llevan un arma en los pantalones –me explica el pastor, entre risas, cuando le pregunto qué cargan ahí dentro.
 “Estos delincuentes viven acá llenos de ira, encerrados porque si salen se deben enfrentar con otra banda o con la policía”, dice mientras conduce. “Muchos de ellos deben meterse en esto por presión social, porque si no matan, los matan”. Por el paisaje se ven plantaciones de cacao y hombres de edad secando las semillas sobre el pavimento. No hay muchos comercios.
Las canchas de fútbol están estropeadas. Los lugares públicos por excelencia son los porches como el de Jorge, en pequeñas pero coloridas casas. Si no fuera por la delincuencia, dice Huiz, esta zona ya habría salido de la pobreza. 5La produccion de cacao en Barlovento podría generar muchos ingresos para la población.
Pero la delincuencia lo dificulta. La guerra entre bandas y la delincuencia es un cuento viejo en esta región, explica. Pero de dos años para acá –continúa– “están más armados y son más crueles”. En estos días, por ejemplo, una de las bandas locales mató a un enemigo, le cortó la cabeza con una motosierra y la puso en una plaza para marcar territorio.
Huiz tiene contacto frecuente con los “malandros” y a muchos, dice, ha logrado sacarlos de la delincuencia “a través de la palabra”.Es decir, de la cátedra evangélica. “¿Qué le puedes pedir tú a un adolescente que no tiene padre, que su madre es alcohólica y debe cuidar a otros seis niños, que no lo pueden llevar al colegio del barrio más cercano porque está la banda enemiga, que desde los 12 años tiene acceso a un arma?”, se pregunta el pastor.O para explicar la violencia de otra manera, añade: “Acá los niños juegan a ser malandros.
‘¡Toma, deliciero!’, se gritan entre ellos”. Los niños lo dicen en referencia a Las Delicias, uno de los barrios controlados por bandas.Y el pastor se vuelve a reír, tapándose la cara. 6El pastor Huiz dice que para un joven de la zona es prácticamente imposible no terminar en la delincuencia. “Paramilitares colombianos” Así como en Barlovento, donde según cifras oficiales desmantelaron 8 bandas y detuvieron a 83 personas, la OLP ha cubierto varias zonas del país
.Hace un mes en Caracas, en un barrio conocido como la Cota 905, el operativo dejó 15 muertos y 134 detenidos, según el reporte oficial, de los cuales 19 fueron formalmente acusados en la Fiscalía. En la ciudad de Maracay, hace un par de meses, los allanamientos dejaron 10 muertos y casi 900 detenidos, de quienes 16 siguen en la cárcel.
En Montalbán, Caracas, recuperaron 260 apartamentos y arrestaron a 212 personas.
 Las informaciones las suele dar por televisión el ministro del Interior, Gustavo González López, vestido con un chaleco antibalas. Los operativos han sido reprobados por ONGs de derechos humanos, que denuncian allanamientos ilegales, detenciones arbitrarias y tratos crueles. Sectores opositores dicen que la política de seguridad del gobierno ha sido “pasiva y permisiva” y califican la OLP como una estrategia mediática de campaña en vísperas de las parlamentarias en diciembre.
 Sigue

No comments:

Post a Comment