Friday, July 17, 2015

CUENTOS DESDE LA CRIPTA: LA LÁMPARA DE ALADINO

-A ver, ¿qué más le  puedo pedir al Genio?

RaulCastroquedijo

Angélica Mora
Apuntes de una Periodista
Nueva York
Este va a ser un cuento corto, porque todos los de la Cúpula Gobernante andaban apurados, trabajando extra, en sus propios negocios.
El Jefe los había convocado, luego de la Asamblea, para atar algunos cabos sueltos que aún quedaban pendientes.
Llegó con las manos rojas de tanto frotárselas de alegría.
Era una manía que habia adquirido en la Séptima Cumbre de Presidentes de Panamá, luego de la clásica foto, en que había estrechado la mano del Enemigo-Amigo.
Las fotos del "Estrechón" se habían transformado en virales; y todavía se utilizan cuando se escribe sobre el Deshielo.
El Jefe, mientras esperaba que llegaran todos los de la Cúpula,  se miró las manos, primero la derecha y luego la izquierda, y las vio rojas-rojitas y gastadas y pensó que no debía frotárselas tan a menudo...
Pero resulta que el Socio de los EEUU estaba cumpliendo, más allá de lo imaginado, sus sueños más sublimes...
Y el otro Socio, el Espiritual que llegaría en septiembre, le habia adelantado en Roma que todos los santos estaban de su lado.
El Jefe le habia mentido sobre su conversión y había declarado públicamente:  "si el Papa sigue así, yo volveré a rezar y volveré a la Iglesia"... Pero ¡¡qué era otra mentira más, para ganarse al Espiritual y obtener las indulgencias plenarias!!
El Jefe estaba felíz. Lo último que habia exigido era el fin del Bloqueo, que poco le afectaba, porque los negocios siempre se daban, pero era por joder.
Además, habia pedido la devolución de la parte ocupada de Guantánamo y el fin de las transmisiones del Enemigo.
-A ver, ¿qué más le  puedo pedir al Genio? gritó... mientras frotaba esta vez la Lámpara, sobresaltando a los de la Cúpula que ya estaban sentados, esperando que comenzara la reunión

No comments:

Post a Comment