Sunday, July 26, 2015

CORRUPCIÓN EN BRASIL


 divulgan la confesión del amigo de Lula que lo entregó ante la Justicia

La revista Veja accedió a las declaraciones del ex presidente de la constructora OAS, quien decidió contar, a cambio de beneficios legales, todo lo que sabe sobre el rol del ex mandatario en el escándalo de Petrobras



A cambio de beneficios legales, el empresario brasileño Leo Pinheiro, operador de la constructora OAS, prometió a los investigadores del escándalo de corrupción en Petrobras que iba a revelar lo que vio y escuchó durante los años que compartió en la intimidad con el ex presidente Lula da Silva.
La revista de investigación Veja tuvo acceso a esas declaraciones, de las cuales ya había publicado varios fragmentos en la edición de abril, y ahora decidió divulgar todos los detalles de la polémica y reveladora confesión en un artículo titulado "Es su turno".
En su colaboración con el Ministerio Público, Pinheiro habló, entre otros temas, sobre la participación de Lula en el escándalo de Petrobras y sobre cómo su hijo Lulinha se hizo millonario.
Pinheiro también narró que, inducido por Lula, él fue quien mandó a reformar una mansión que, aunque está a nombre de un socio de Lulinha, el ex mandatario afirma que es suya.
Dijo que en una ocasión recibió un emisario de Lula que le encargó juntar dinero y pagarle al marido de Rosemary Noronha, amante del ex presidente que amenazó con contar todo sobre los planes del Partido de los Trabajadores (PT).
Y además, contó cómo Lula se hizo propietario de tres departamentos en el edificio Solaris, en Guarujá, municipio del estado de San Pablo, que construyó la empresa OAS tras la quiebra en 2006 de Bancoop, entidad presidida por João Vaccari Neto.


En la edición digital de Veja puede leerse un anticipo del artículo que saldrá a la venta el próximo 29 de julio:
"Leo y Lula son buenos amigos. Más que una amistad, estuvieron unidos por intereses comunes. Leo era operador de la constructora OAS, en Brasilia. Lula fue presidente de Brasil y operado por la OAS. En el lenguaje de los arreglos de poder basados en el intercambio de favores, operar significa, en buen portugués, comprar. Ahora el operador y el operado enfrentan circunstancias amargas.
El operador estuvo, hasta hace poco, detenido en una prisión en Curitiba. Bajo arresto domiciliario, sigue enterrado hasta el cuello por presuntos delitos que le pueden conducir a pasar decenas de años tras las rejas. Tiene miedo, pero está en libertad. Pronto, informará a los fiscales federales de los detalles de su coexistencia simbiótica con Lula. Ahora, las ganancias de uno significarán la ruina del otro. Leo quiere cumplir con la ley sancionada por la presidenta Dilma Rousseff para reducir drásticamente su condena a cambio de información sobre la participación de Lula en Petrobras, el esquema de corrupción gigantesco armado en Petrobras para financiar al PT y otros partidos aliados al gobierno.
A través del mecanismo de denuncias de altos ejecutivos, los fiscales han obtenido pruebas que podrían conducir a la condena de dos ex ministros de la era de Lula, Antonio Palocci y José Dirceu. Los delatores recompensados ​​contaron operaciones que hacen dudar incluso sobre los fondos donados a la campaña presidencial de Dilma Rousseff en 2010 y 2014 y de Lula en 2006.
La información proporcionada permitió a los fiscales dibujar, con una precisión sin precedentes en la historia judicial de Brasil, un esquema sobre el dinero de Petrobras para mantener al PT en el poder.
Amigo y confidente de Lula, el ex presidente de la constructora OAS autorizó a sus abogados que negocien con los fiscales federales un convenio de colaboración. Las conversaciones están en curso y sobre la mesa. El miedo de volver a la cárcel, después de pasar seis meses atrapado en Curitiba, lo hizo prometer que proporcionaría evidencia de que Lula patrocinó el esquema de corrupción en Petrobras. El ejecutivo de OAS está dispuesto a explicar cómo el ex presidente se benefició del dinero público robado de Petrobras".

INFOBAE

No comments:

Post a Comment