Saturday, January 18, 2020

MADURO PIDE CONVERSACIONES DIRECTAS CON EEUU

Maduro afirmó que desea sostener conversaciones directas con Estados Unidos

Nicolás Maduro, flanqueado por su esposa Cilia Flores y Delcy Rodríguez.
 REUTERS / Marco Bello

LA PATILLA
Nicolás Maduro se presentó como el sobreviviente de una dramática lucha de un año por parte de la oposición y sus aliados en Washington para destronarlo, y dijo que ahora es el momento de negociaciones directas con Estados Unidos para poner fin al estancamiento político que ha paralizó a la nación de unos 30 millones de habitantes.
Por Anthony Faiola | TheWashingtonPost.com
Traducción libre del inglés por lapatilla.com
En una entrevista exclusiva y extensa con The Washington Post, la primera con un importante medio de comunicación de EE.UU. desde que desconectó abruptamente una grabación de Univision en febrero pasado y expulsó a sus periodistas del país, un exuberante Maduro dijo que había superado a sus oponentes en Caracas y Washington, y que estaba cómodamente listo para hablar.
Sugirió que una bonanza podría estar esperando a las compañías petroleras estadounidenses en este estado miembro de la OPEP si el presidente Trump levanta las sanciones y presiona el botón de reinicio de las relaciones entre Estados Unidos y el régimen de Venezuela.
Sin embargo, sus palabras revelaron el vasto abismo que aún existe entre su gobierno autoritario y la oposición y los funcionarios estadounidenses que lo llaman dictador. Sus posiciones sobre temas clave no sugirieron una solución rápida a la brutal crisis humanitaria que ha llevado a millones de personas a huir de la pobreza y el hambre en este problemático estado socialista.
Aún así, Maduro, el sucesor ungido por el difunto Hugo Chávez, dijo que podrían producirse cambios significativos si Washington abriera un canal directo con él.
“Si hay respeto entre los gobiernos, no importa cuán grande sea Estados Unidos, y si hay un diálogo, un intercambio de información veraz, entonces asegúrese de que podamos crear un nuevo tipo de relación”, dijo. “Una relación de respeto y diálogo trae una situación de ganar-ganar. Una relación de confrontación trae una situación de perder-perder. Esa es la fórmula”.
Estados Unidos y casi otras 60 naciones reconocen a Juan Guaidó, el líder de la oposición y jefe de la legislatura de Venezuela, como el jefe de estado legítimo de la nación después de que Maduro reclamó la reelección en una votación corrupta de 2018. Funcionarios estadounidenses, la oposición y las potencias europeas han denunciado los pasos de Maduro en las últimas semanas para sabotear a la oposición, tomar el control de la legislatura, la última institución democrática en el país, y consolidar lo que describen como poder autoritario.
Estados Unidos se ha mantenido firme en su posición de que, a menos y hasta que Maduro esté dispuesto a discutir su salida del palacio presidencial, las conversaciones directas probablemente solo lo fortalecerán.
Hablando durante más de una hora el viernes por la noche en el ornamentado palacio presidencial de Miraflores, Maduro no mostró tanta disposición. El ex líder sindical de 57 años, que lucía una camisa de trabajador azul marino, reiteró que una nueva votación presidencial está aún a años de distancia. También negó las afirmaciones de los diplomáticos y negociadores de la oposición estadounidenses y europeos de que su gobierno ofreció a la oposición un acuerdo que incluye nuevas elecciones presidenciales durante las conversaciones negociadas por Noruega el año pasado antes de que colapsaran en el otoño.
Duplicó su promesa de celebrar elecciones legislativas este año, una votación que sus opositores insisten en que usaría como herramienta para consolidarse aún más el poder.
“Lo que quiere es una elección falsa, una para producir una Asamblea Nacional títere”, dijo Leopoldo López, una figura de la oposición de alto rango y mentor de Guaidó, que actualmente vive en la Embajada de España en Caracas. “Lo que el presidente Guaidó, la mayoría del pueblo venezolano y la comunidad internacional están pidiendo, son elecciones presidenciales libres y justas. No habrá solución a la crisis si no hay cambio de régimen”.
Maduro sugirió que sus oponentes lo han subestimado enormemente. Un detalle significativo: Maduro dijo que se enteró de la conspiración del 30 de abril para expulsarlo, el complot fallido ahora conocido como la “Bahía de Cochinos” de Venezuela, 10 días antes de que surgiera. Dijo que permitía que se desarrollara de todos modos, alentando a sus principales leales a hacerse pasar por posibles renegados para descubrir el alcance de la sedición en su contra.
El plan involucró el reclutamiento de leales clave de Maduro, incluido el jefe de la Corte Suprema, Maikel Moreno, el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, y otros funcionarios, que estaban destinados a respaldar el llamado anterior de Guaidó para un levantamiento en una base militar y forzar a Maduro a salir. Inicialmente, el plan debía comenzar el 1 de mayo, pero se adelantó un día por razones que aún se disputan dentro de la oposición. Guaidó apareció con López, surgido de un arresto domiciliario, en la base de La Carlota en el este de Caracas, pero un levantamiento más amplio nunca se materializó.
En el relato de Maduro, Moreno, Padrino y otros funcionarios clave a quienes la oposición pensó que habían rechazado realmente habían acudido a él con detalles de la conspiración.
El 20 de abril, según Maduro, le dijeron en una reunión de alto nivel que su jefe de espías, el general Cristopher Figuera, lo había traicionado; recomendaron a Maduro que lo despidiera. En dos reuniones más antes de que se iniciara el complot, Maduro le dijo a The Washington Post que le tendió una trampa a Figuera, quien finalmente escapó a Colombia y luego a Estados Unidos.
“Lo dejé fluir para ver hasta dónde podían llegar los tentáculos de las conspiraciones”, dijo. “Veinticuatro horas antes, iba a abortarlo, pero salieron antes”.
Figuera calificó la afirmación de Maduro como “falsa”.
“Realicé mis funciones normalmente con Maduro hasta el 29 de abril”, declaró el ex jefe de la agencia de inteligencia SEBIN de Venezuela. “No tenía conocimiento de la conspiración contra él. Nunca hubiera permitido voluntariamente que Leopoldo López quedara libre”.
El relato de Maduro también entra en conflicto con la de los demás: altos funcionarios estadounidenses, líderes de la oposición y venezolanos influyentes, que están familiarizados con la conspiración. Afirman que las conversaciones para ganarse a los leales de Maduro comenzaron muchas semanas antes de que Maduro afirmara haber sido informado de la conspiración. Entonces, incluso si el relato de Maduro es cierto, dicen, sugiere que sus leales ocultaron la conspiración durante meses antes de compartirla con él.
La confianza de Maduro contrasta con los problemas en cascada que aún enfrenta su régimen. Las sanciones estrictas de Estados Unidos, incluido un embargo de petróleo, han cortado la principal fuente de efectivo de la nación, la venta de crudo a los Estados Unidos, y las arcas nacionales se están vaciando rápidamente.
Durante meses, afirma la oposición, Maduro ha tratado de comprar y extorsionar a los legisladores de la oposición para que abandonen a Guaidó. El plan llegó a un punto crítico este mes cuando el legislador Luis Parra, presuntamente sobornado por el régimen, se instaló abruptamente para reemplazar a Guaidó como jefe de la Asamblea Nacional, mientras que las fuerzas de seguridad impidieron que los partidarios de Guaidó ingresaran al Palacio Legislativo. La Asamblea Nacional es clave para aprobar las leyes, incluidos los nuevos acuerdos petroleros, que teóricamente podrían proporcionar nuevas fuentes de ingresos vitales para el régimen de Maduro. También proporciona la legitimidad constitucional al reclamo de Guaidó para ser el presidente encargado de Venezuela.
Maduro, sus partidarios y legisladores, presuntamente sobornados por su régimen, son los únicos que han reconocido a Parra. Estados Unidos, la mayoría de las naciones latinoamericanas y las potencias europeas han desestimado la operación como teatro político.
Maduro dijo que seguía dispuesto a sentarse con Guaidó, pero parecía rechazar la demanda clave de la oposición: que se retirara a favor de un gobierno de transición que renovaría la Corte Suprema y los consejos electorales nacionales para convocar nuevas elecciones.
“Guaidó es responsable de haber perdido la Asamblea Nacional”, dijo Maduro. “Él y sus errores. Que no me culpe ahora. Él es el que ahora tiene que responder a los Estados Unidos”.
Guaidó no respondió de inmediato el sábado.
Maduro pareció descartar su creciente aislamiento internacional. Los holandeses, entre otros, buscan presionar a la Unión Europea para que adopte una postura más dura contra su régimen, y la Europa amenaza con comenzar a imponer sanciones individuales y prohibiciones de viaje similares a las que Estados Unidos ya ha impuesto a los funcionarios de Maduro.
“¿Quieres que te diga la verdad?”, preguntó, inclinándose. “No me importa ni un poco lo que hace Europa o lo que hace Estados Unidos. No nos importa en absoluto. Solo nos importa lo que hacemos… No importa cuántas miles de sanciones impongan, no nos detendrán, ni a Venezuela”.
No ocultó su plan inmediato para sobrevivir, pero habló de sus profundas alianzas con los cubanos y los rusos.
Contradijo las afirmaciones de los Estados Unidos de que Rosneft, el gigante petrolero ruso, está procesando el 70 por ciento del crudo de Venezuela: colocó la cantidad más cerca del 20 por ciento. Desestimó las afirmaciones de que otro benefactor, China, había comenzado a distanciarse de su gobierno.
“Es parte de informes falsos que Trump se alimenta de Venezuela. Alguien en la oficina de Elliott Abrams inventa un informe falso y se lo envía a Trump. Estamos más unidos que nunca”.
Maduro dijo que ha hecho repetidos intentos de apelar directamente a Trump. The Washington Post informó que Rudolph W. Giuliani, el abogado personal de Trump, estuvo presente durante una llamada telefónica que Maduro realizó a fines de 2018 con un representante. Maduro dijo que no escuchó la voz de Giuliani, pero sabía que el ex alcalde de Nueva York estaba en la llamada y esperaba poder de alguna manera negociar un canal directo a Trump.
“Por supuesto, en este momento, su cercanía como abogado de Trump era clara”, dijo Maduro. “Sabíamos que sería capaz de hacerle llegar el mensaje. En este momento no lo sé, por todo lo que está sucediendo con Ucrania y las acusaciones”.
Maduro afirmó en repetidas ocasiones su opinión de que Trump había sido engañado por sus políticos, y parecía desconcertado de que Trump hubiera cortejado a Kim Jung Un de Corea del Norte, pero no a él.
“Creo que Mike Pompeo ha fallado en Venezuela y es responsable del fracaso de Donald Trump en su política hacia nuestro país”, dijo Maduro. “Creo que Pompeo vive en una fantasía. No es un hombre con los pies en la tierra. Creo que Trump ha tenido asesores terribles sobre Venezuela. John Bolton, Mike Pompeo, Elliott Abrams lo han llevado a tener una visión equivocada”.
Abrams dijo el sábado que no se puede confiar en Maduro para presidir las nuevas elecciones de la Asamblea Nacional este año, particularmente después de que las fuerzas de seguridad del gobierno impidieron que Guaidó y otros legisladores de la oposición ingresen a la Asamblea Nacional el 5 de enero.
Pero respaldó nuevas conversaciones entre la oposición y Maduro.
“Estados Unidos favorece las negociaciones entre el régimen de Maduro y la oposición democrática bajo Juan Guaidó para organizar nuevas elecciones presidenciales y de la Asamblea Nacional que sean libres y justas”, dijo Abrams. “Todos los esfuerzos anteriores han fallado porque el régimen nunca los tomó en serio y en su lugar los utilizó para tratar de ganar tiempo y dividir a la oposición. Cuando el régimen esté listo y entable negociaciones serias con la oposición, Estados Unidos hará todo lo posible para ayudar a que esas negociaciones tengan éxito”.
Las autoridades estadounidenses han estado considerando medidas más provocativas para expulsar a Maduro, incluido el bloqueo naval del petróleo venezolano destinado a Cuba. Maduro dijo que tal paso sería “ilegal”, pero no llegó a llamarlo un acto de guerra.
“Creo que eso no sería bueno para nadie, y menos aún para Estados Unidos”, dijo. “Crearía mucha tensión en todo el Caribe y sería malo para los intereses de todos los gobiernos que forman parte de esa comunidad. Espero que no suceda”.
Trump firmó una orden ejecutiva que congela los activos venezolanos y aumenta la presión sobre Maduro
El año pasado, las Naciones Unidas documentaron la tortura, el arresto arbitrario y el asesinato de opositores del régimen y ciudadanos bajo el yugo de Maduro. Este calificó los informes de “mentiras” difundidas por “medios de comunicación anti-revolucionarios de derecha”.
Se burló de las acusaciones de que su régimen ha establecido acuerdos con guerrillas colombianas involucradas en el narcotráfico y secuestro en la frontera venezolano-colombiana, o que los operativos de Hezbolá estaban operando en Venezuela.
“Me hace reír”, dijo.
Si se iniciara un diálogo con Washington, sugirió que el punto clave para establecer entre él, Estados Unidos y la oposición, sería el de las elecciones libres y justas, el cual sería difícil de resolver.
“Creo que tenemos que pensar más sobre el panorama general”, dijo. “Las relaciones en cinco, 10 años. Las relaciones para el resto del siglo XXI”.

No comments:

Post a Comment