Tuesday, January 28, 2020

CONDUCTORES SE QUEJAN POR EL MAL ESTADO DE LAS CALLES EN CUBA

ICLEP-AMANECER HABANERO: A la espera de nuevas regulaciones, los camioneros no podrán botear hasta un nuevo aviso.

Las calles parecen bombardeadas

Texto y foto: Aníbal Plascencia Moré. Periodista Ciudadano
La Habana, 28 de enero 2020
ICLEP
Con vigencia desde el día 8 y válida hasta nuevo aviso, el Ministerio del Transporte (MITRANS) puso en marcha una regulación que impide a los porteadores privados ’botear’ en vehículos pesados dentro de la capital.
Según comunican transportistas independientes, la medida significa un ‘parón’ no planificado para las decenas de trabajadores por cuenta propia que adjuntos a las terminales de ómnibus, botean en camiones y camionetas conectando a varios municipios de la ciudad.
De acuerdo con José Julián Pagán, porteador en un camión Chevrolet de 1952, aunque no se deberá pagar patente mientras dure la espera, los afectados no recibirán ninguna compensación económica por el tiempo que pasarán desempleados.
“Cada vez que orinan cambian de idea. Lo peor es que nos pasamos la vida pagando seguridad social y cuando inventan un número de estos no te cubren con nada. Nos roban”, comentó Pagán. De acuerdo con Yusniel Calata yú, otro de los porteadores afectados, de manera extraoficial ha trascendido que las autoridades pretenden unificar y reajustar los tipos de licencias operativas aprobadas para la actividad.
“Acaban de hacerlo con los boteros de vehículos ligeros, crearon una nueva categoría y fusionaron otras dos. Todo el mundo está asustado porque esta gente cada vez que inventa algo es para joder”, dijo Calatayú.
La suspensión de la circulación de estos taxis ahonda la crisis de transporte que sufren los capitalinos.
Aun sin confort y con precios divorciados de la calidad del servicio que prestan, resultaban un aliciente para quienes se trasladaban en torno a los municipios La Lisa, Playa, Marianao, Boyeros, Arroyo Naranjo, Cotorro, Guanabacoa, San Miguel, Habana del Este y Regla, donde estaban autorizados a operar.
“Vamos a ver cuánto dura esto, al final el pueblo es el más afectado. No hay guaguas para moverse pero siguen apretando el zapato”, refirió Virginia Piñeiro, quien utiliza los camiones para viajar desde su casa en el Cotorro hasta su centro laboral en Marianao.

No comments:

Post a Comment