Thursday, December 19, 2019

VIVIMOS EN EL INFIERNO


ICLEP-PÁGINAS VILLAREÑAS: Un anciano jubilado que vende productos en la calle, comenta sobre la realidad que enfrentan las personas como él.

http://articulos.sld.cu

Por: Katia Pérez. Periodista Ciudadana
Santa Clara, 20 de diciembre, 2019
Leandro Rodríguez Pérez es un anciano jubilado del sector de la educación que para aliviar su precaria situación económica, se ve obligado a vender periódicos y algunos productos de primera necesidad en la zona del Parque Vidal. Gentilmente se ofreció a darnos sus opiniones sobre el por qué muchas personas de la tercera edad que laboraron durante toda su vida, no tienen más remedio que continuar trabajando para poder sobrevivir.
P: Cuantas personas que ya están jubiladas usted conoce que se dedican a revender productos porque su salario de retirados no les alcanza para poder vivir.
L: Imagínese son muchísimos, solo en esta área donde yo me muevo que es el centro de la ciudad hay más de veinte viejitos meroliqueando, lo mismo hombres que mujeres, vendemos lo que aparezca, desde pilas para mandos de televisores hasta paqueticos de fideos o algún jaboncito que aparece por ahí.
P: Que usted cree que le sucedería si no estuviera vendiendo periódicos y solo dependiera de su salario como terreno, dijo que es una injusticia lo que están haciendo porque esos muchachos son los que mantienen limpio y acondicionan todo con su esfuerzo y recursos. Con los directivos de la agricultura y las personas responsables de la cooperativa que tomaron la decisión de impedir que se siguiera haciendo deporte, fue imposible hablar y obtener información, ya que alegaron que ellos tenían prohibido a todos sus integrantes hablar con la contrarrevolución. jubilado para vivir.
L:Seguro que me moría de hambre, yo gano trescientos pesos y vivo junto a mi esposa con la que llevo cuarenta y seis años de casado, ella es diabética y casi no puede caminar por las lesiones que esa enfermedad le ha provocado en las piernas. Necesitamos comprar medicamentos, pagar la corriente, comprar ropa y zapatos que todos saben cuánto cuestan y lo principal y más difícil los alimentos, porque con lo que vende el gobierno por la libreta uno no tiene ni para una semana.
P: Su vida ha mejorado desde que decidió convertirse en merolico, que es como les llaman popularmente a ustedes los vendedores ambulantes.
L: Claro que he mejorado, por lo bajito yo triplico mi salario en un mes y con eso resuelvo muchos problemas ya que nosotros los viejos no necesitamos tener tantas cosas como los jóvenes, que siempre andan detrás de los equipos nuevos, la ropa de marca y los perfumes caros.
P: Cómo ve usted el futuro de las personas que se jubilan y solo viven de su salario
L: Es una situación a enfrentar que no se la deseo ni a mi peor enemigo, hasta en la televisión juegan y se ríen de eso, porque el programa que más gusta en este país es el de Pánfilo y allí lo reflejan muy claramente. Desgraciadamente para los que nos queda menos tiempo de vida parece que no hay muchas esperanzas de ver alguna mejoría, muchos amigos cuando están deprimidos hablan de que a nosotros ya nos adelantaron el martirio porque prácticamente estamos viviendo en el infierno.

No comments:

Post a Comment