Thursday, April 25, 2019

UN TESORO EN EL CENTRO DE CUBA

ICLEP-PAGINAS VILLAREÑAS: La Sierra del Escambray es un patrimonio de todos los cubanos.

Paisaje del Escambray.Foto ICLEP

Texto y foto: Fidel Sánchez. Periodista Ciudadano
Un tesoro en el centro de Cuba. El Macizo de Guamuhaya o Sierra del Escambray como comúnmente se le conoce, está ubicado en el centro sur de Cuba, abarcando 1642,4 km cuadrados del territorio de las provincias de Santis Espíritus, Villa Clara y Cienfuegos.
Vicente Castro Villa profesor de Ciencias en un preuniversitario dela ciudad de Santa Clara y un apasionado estudioso del tema, accedió gentilmente a ayudarnos en la ampliación de nuestros conocimientos sobre el grupo montañoso.
Según refiere el profesor, su nombre oficial es Guamuhaya que es derivado del arahuaco en el que gua significa nacimiento, mu, desarrollo y haya, asociarse por lo que es considerado por parte de estudiosos y especialistas un valioso legado de los primeros habitantes de nuestro país. Este grupo montañoso muestra un imponente y majestuoso relieve caracterizado por montanas en forma de cono, que en algunas ocasiones superan los mil metros de altura, solo superadas por las de la Sierra Maestra en el territorio oriental de Cuba, aclara el especialista.
“El punto más alto es el Pico San Juan con mil 140 metros sobre el nivel del mar, está ubicado en la región de Topes de Collantes perteneciente al subgrupo denominado Sierra de Trinidad. Esta elevación es considerada la de mayor altura en toda la región central”, agrega nuestro colaborador.
Otros grupos importantes son los de las alturas de Banao pertenecientes a la Sierra de Santis Espíritus, los que comprenden elevaciones con más de ochocientos metros sobre el nivel del mar. “La presencia de hermosos y espaciosos valles con suelos arcillosos y elevaciones caracterizadas por tener una alta humedad proveniente de las lluvias ocurrentes en casi todas las etapas del año, favorecen el cultivo del café y el plátano.
También se desarrolla el silbo pastoreo permitiendo la presencia de ganado en las áreas de bosques”, explica Castro Villa. Destaca la fuente, que la flora se caracteriza por gran abundancia de helechos arborescentes y de diminutas y coloridas flores que enriquecen el aroma de estas montañas. De igual forma pueden encontrarse plantas medicinales que aún no se han estudiado de manera oficial, pero que son muy utilizadas por los pobladores de la región.
Otras especies autóctonas que se observan, son el cedro, la caoba y las majaguas, muy valoradas y utilizadas en la construcción de muebles y útiles para los hogares por los carpinteros cubanos. Además refiere, que la fauna es abundante y variada con gran cantidad de aves con exuberantes colores como las cotorras, negritos y tomeguines, muy populares por adaptarse al cautiverio. Entre las especies terrestres podemos encontrar a la jutía y a mamíferos importados en diferentes épocas, como el venado y el puerco cimarrón. Entre los depredaros se destacan los perros jíbaros y los majas de Santamaría.
La gran cantidad de cuevas y cavernas que posee el sistema montañoso, enriquecen el patrimonio de la región central de Cuba. Uno de sus principales tesoros es sin lugar a dudas la Cueva de Martín del Infierno. Según cuenta Castro Villa, esta cueva se encuentra a unos cuarenta kilómetros de la ciudad de Trinidad y a poco más de cincuenta de Cienfuegos. Tiene 793 metros de largo y de su entrada hasta el fondo posee un desnivel de 190 metros aproximadamente. Ubicada en la parte superior del Río Hondo, posee atractivos únicos y de gran valor, como una estalagmita de 67,2 metros considerada la más alta de Cuba y una de las mayores del mundo.
El profesor, explica que el nombre de la cueva es originado por una leyenda que cuenta que un esclavo de nombre Martín, fugado de una hacienda cercana a Trinidad se internó en la gruta precipitándose en el abismo donde se encuentra la estalagmita. A modo de aclaración alertó, que este invaluable regalo de la naturaleza y que él ha tenido el privilegio de visitar, a pesar de haber sido reconocido en el año 1990 como patrimonio nacional, desde hace mucho tiempo se encuentra abandonado y sin medidas que garanticen su protección y conservación.
En toda la Sierra del Escambray, podemos observar paisajes con una gran belleza utilizados por visitantes y pobladores para realizar turismo de naturaleza. Los que provocan mayormente por desconocimiento y falta de información, maltrato y deterioro a los ecosistemas. En el territorio se han construido algunos hoteles como el Hanabanilla, cercano a la presa de igual nombre perteneciente a la cadena de turismo Islazul y los Helechos y los Pinos en la zona de Topes de Collantes, los que brindan servicio exclusivo a los miembros de las fuerzas Armadas.

No comments:

Post a Comment