Wednesday, April 17, 2019

ALAN GARCÍA, EL EXPRESIDENTE QUE TRATÓ DE HUIR DEL ESCÁNDALO ODEBRECH CON UN TIRO


El caso de Perú, la constructora Odebrecht reconoció el 21 de diciembre del 2016 que pagó más de 29 millones de dólares en sobornos a funcionarios públicos, empresarios y políticos peruanos

El escándalo de sobornos que involucra a la constructora brasileña Odebrecht y varios presidentes y expresidentes de América Latina tiene un nuevo capítulo. La mañana del 17 de abril, el exmandatario peruano Alan García se disparó en la cabeza tras conocer que iba a ser detenido por acusaciones de corrupción y falleció horas más tarde en un hospital de Lima.
García estaba siendo investigado por la Fiscalía peruana, al igual que varios miembros de su gabinete, por presuntos sobornos en la construcción de un tren para Lima, proyecto en el que estaba involucrada Odebrecht.
El equipo especial Lava Jato de la Fiscalía investiga al líder del partido Aprista peruano desde noviembre por los delitos de colusión, lavado de activos y tráfico de influencias, por su participación en la concesión a dicha empresa de la línea 1 del Metro de Lima y por posibles aportes irregulares para su campaña electoral.
El 17 de noviembre de 2018 un juez dictó una prohibición de salida del país para García; el exmandatario pidió asilo en Uruguay, refugiándose en la casa del embajador de ese país en Lima, pero el Gobierno de Tabaré Vásquez denegó la solicitud el 3 de diciembre.
García había calificado el martes 16 de “especulación” el hecho de que se lo vinculase con presuntos sobornos recibidos por su exsecretario por parte de Odebrecht.
Hace solo una semana, el también expresidente Pedro Pablo Kuczynski fue arrestado para cumplir 10 días de cárcel preventiva en conexión con el mismo caso de corrupción.
Y es que el caso de Perú, la constructora Odebrecht reconoció el 21 de diciembre del 2016 que pagó más de 29 millones de dólares en sobornos a funcionarios públicos, empresarios y políticos peruanos, y aportes a campañas electorales.
Desde entonces, hay 38 pesquisas abiertas y más de 250 investigados, entre los cuales están incluidos los exmandatarios Ollanta Humala, Alejandro Toledo, García y  Kuczynski.
De líder a acusado
El abogado y político peruano llegó a la Presidencia del Perú en dos ocasiones. La primera fue el período 1985 – 1990, tras ser diputado por Lima, donde tuvo que enfrentar una de las peores crisis económicas de esa nación, acusaciones de corrupción y los ataques del grupo terrorista Sendero Luminoso.
Además, durante ese primer mandato se registraron violaciones a los derechos humanos de personas privadas de libertad y campesinos, lo que se conoció como las matanzas de las prisiones y de Cayara.
Tras la caída de la dictadura de Alberto Fujimori, intentó ocupar de nuevo la primera magistratura, pero fue vencido por Alejandro Toledo. En 2006 logró derrotar a Ollanta Humala en segunda vuelta.
Su segundo gobierno (2006 – 2011) se caracterizó por la continuación de proyectos económicos y mejorar las relaciones diplomáticas con el resto del continente. En esta gestión también fue acusado de actos de corrupción que involucran el Metro de Lima y sobornos a su campaña.
En esta gestión también enfrentó acusaciones de violaciones a los derechos humanos por la masacre de Bagua, como se conoció a la muerte de varios indígenas amazónicos y funcionarios policiales tras los enfrentamientos por el territorio y en rechazo a la decisión de dar permisos para la explotación de tierras y sus minerales.

No comments:

Post a Comment