Friday, March 29, 2019

CUBA: NOS QUEDAMOS HELADOS

Sancionan a empleados de un Coppelia en Cuba por vender helado “en cantidades desproporcionadas”

A dos dependientes implicados se les aplicaron medidas disciplinarias de cambio de puesto de trabajo a otro con menor remuneración económica
coppelia
Cadena estatal de heladería Coppelia, imagen de referencia (INTERNET)
Periódico cubano 
Empleados del Coppelia de la ciudad de Matanzas fueron sancionados después de que un cliente se quejara ante la prensa nacional por la venta de helado “en cantidades desproporcionadas” a revendedores del mercado negro.
En una misiva enviada al periódico Juventud Rebelde, el psicólogo Yasser Armas denunció que esperó por más de una hora para entrar al Coppelia debido a la presencia allí de revendedores que acaparaban la fila para entrar y, una vez, adentro, solicitaban “más helado del permitido” por persona.
Yasser contó que un dependiente sirvió un total de 16 ensaladas de helado a un mismo cliente, que las echó luego en una cubeta, cuando según las reglas del centro solo se pueden servir dos ensaladas por visitante.
“Ahí fue cuando se armó la gorda”, refirió el psicólogo, quien se cuestiona por qué a una sola persona le venden 16 ensaladas y a otra le nieguen cuatro. “Seguí observando la escena: el muchacho que rotó en la cola para otros siete pagó al camarero tres billetes de 20 pesos cada uno. El precio de las 16 ensaladas es 49.60. Sin embargo, no hubo vuelto. El camarero guardó el dinero, le guiñó un ojo y se marchó. El complot era evidente”.
Al tomar el ómnibus, Yasser pudo ver desde la ventanilla la larga fila que seguía armándose en el Coppelia. “Sentí dolor y angustia. En ella se observaban niños y ancianos esperando, mientras adentro había mesas vacías, y ocupadas por la indecencia, el soborno, la corrupción, la avaricia y la falta de respeto”, sentenció.
La denuncia fue hecha a mediados de febrero, pero la respuesta no llegó hasta días recientes de manos de Domingo Díaz Aquino, subdirector de Operaciones de la Empresa municipal de Servicios Gastronómicos de Matanzas.
Según Aquino, una comisión se entrevistó con Yasser, “y al explicarle las medidas y acciones que se tomaron por nuestra empresa se mostró conforme y agradecido por la respuesta brindada”.
“Hechos como ese ya no tienen cabida en nuestro sector, porque empañan con esta indisciplina los resultados de nuestra empresa y el sacrifico de nuestros trabajadores por mantener los resultados alcanzados y trazar las metas y elevar la calidad de nuestros servicios”, escribió el directivo.
De acuerdo con el funcionario, a dos dependientes implicados se les aplicaron medidas disciplinarias de cambio de puesto de trabajo a otro con menor remuneración económica, “además de otras decisiones organizativas adoptadas”.
El periódico, por su parte, agradeció la respuesta pero consideró que está “plagada de palabras muy bonitas, pero insuficientes ante lo que sufren quienes en la cola solo desean consumir un helado”.
“Es preocupante que una entidad señale, con tanta retórica, la responsabilidad de los dependientes en una violación evidentemente común en esa heladería. ¿Qué hacen quienes administran y controlan el expendio de helados en el Coppelia de Matanzas?”, se pregunta.

No comments:

Post a Comment