Wednesday, January 30, 2019

EL COLMO: GOBIERNO DE CUBA VENDE ALIMENTOS A LAS VICTIMAS DEL TORNADO


Régimen vende alimentos a las víctimas del tornado en La Habana

Muchos esperaban que se llevara a cabo la entrega gratuita de la canasta básica y de artículos de primera necesidad.

Víctimas del tornado en La Habana
Autoridades de Regla venden comida a las víctimas del tornado (CUBANET)
Después de que un tornado arrasara varios barrios de La Habana, dejando un saldo de cuatro muertos, casi 200 heridos y más de 1.200 derrumbes, autoridades de la capital han resuelto iniciar la venta de alimentos a los sobrevivientes y damnificados del fenómeno.
Según informó el independiente Cubanet, el gobierno del municipio de Regla, uno de los más afectados por el devastador EF4 que azotó la capital en la noche de este domingo, dispuso de un kiosko para vender comida a “precios módicos”.
Un cuarto de pollo con arroz fue ofertado al precio de 1.65 moneda nacional la onza, lo que disparó la demanda de las víctimas, que están cerca a cumplir 24 horas sin servicio eléctrico.
Entre la recuperación de las pertenencias y la recogida de escombros, se formó una larga cola por período de media hora, suficiente tiempo para que se agotase la comida. Un dependiente estatal dijo a los presentes que “en 40 minutos volveremos a vender”, ante los cuestionamientos de personas allí reunidas.
La habilitación de kioskos para la venta de comida ha sido duramente criticada por muchos cubanos dentro y fuera de la Isla, quienes esperaban que se llevara a cabo la entrega gratuita de la canasta básica y de artículos de primera necesidad.
Esta medida del Gobierno, que también decidió poner en venta materiales de la construcción, ha sido vista como otro acto de insensibilidad hacia las víctimas. Apenas 24 horas después del desastre, las autoridades destinaron recursos públicos y movilizaron a una gran cantidad de personas para promocionar la polémica campaña por el Sí al referendo constitucional.
No son pocos los cubanos y personas solidarias que desde el exterior han comprado con dinero propio cargamentos con ropa, víveres, alimentos, medicinas y otros útiles para enviar a La Habana. Sin embargo, el Gobierno sigue sin facilitar las vías para que estas donaciones lleguen de forma directa a los afectados.
Varias personalidades dentro y fuera del país han exigido al presidente Miguel Díaz-Canel que abra un puente humanitario que permita la entrada de las donaciones sin las restricciones que impone la Aduana General de la República. Asimismo, han solicitado que estas sean entregadas de forma directa por organizaciones sin fines de lucro como la Iglesia o la Cruz Roja.
El fenómeno dejó un saldo de 1 238 derrumbes de viviendas entre totales y parciales, 46 centros educacionales, 21 círculos infantiles afectados, cuatro policlínicos, dos residencias estudiantiles, dos combinados deportivos, un hogar de ancianos, una farmacia y un hospital materno con importantes daños.
En Regla, el tornado tumbó árboles, semáforos, postes de telefonía y electricidad, causó el vuelco de automóviles y ómnibus y arrancó los techos de decenas de edificaciones.
Después de que un tornado arrasara varios barrios de La Habana, dejando un saldo de cuatro muertos, casi 200 heridos y más de 1.200 derrumbes, autoridades de la capital han resuelto iniciar la venta de alimentos a los sobrevivientes y damnificados del fenómeno.
Según informó el independiente Cubanet, el gobierno del municipio de Regla, uno de los más afectados por el devastador EF4 que azotó la capital en la noche de este domingo, dispuso de un kiosko para vender comida a “precios módicos”.
Un cuarto de pollo con arroz fue ofertado al precio de 1.65 moneda nacional la onza, lo que disparó la demanda de las víctimas, que están cerca a cumplir 24 horas sin servicio eléctrico.
Entre la recuperación de las pertenencias y la recogida de escombros, se formó una larga cola por período de media hora, suficiente tiempo para que se agotase la comida. Un dependiente estatal dijo a los presentes que “en 40 minutos volveremos a vender”, ante los cuestionamientos de personas allí reunidas.
La habilitación de kioskos para la venta de comida ha sido duramente criticada por muchos cubanos dentro y fuera de la Isla, quienes esperaban que se llevara a cabo la entrega gratuita de la canasta básica y de artículos de primera necesidad.
Esta medida del Gobierno, que también decidió poner en venta materiales de la construcción, ha sido vista como otro acto de insensibilidad hacia las víctimas. Apenas 24 horas después del desastre, las autoridades destinaron recursos públicos y movilizaron a una gran cantidad de personas para promocionar la polémica campaña por el Sí al referendo constitucional.
No son pocos los cubanos y personas solidarias que desde el exterior han comprado con dinero propio cargamentos con ropa, víveres, alimentos, medicinas y otros útiles para enviar a La Habana. Sin embargo, el Gobierno sigue sin facilitar las vías para que estas donaciones lleguen de forma directa a los afectados.
Varias personalidades dentro y fuera del país han exigido al presidente Miguel Díaz-Canel que abra un puente humanitario que permita la entrada de las donaciones sin las restricciones que impone la Aduana General de la República. Asimismo, han solicitado que estas sean entregadas de forma directa por organizaciones sin fines de lucro como la Iglesia o la Cruz Roja.
El fenómeno dejó un saldo de 1 238 derrumbes de viviendas entre totales y parciales, 46 centros educacionales, 21 círculos infantiles afectados, cuatro policlínicos, dos residencias estudiantiles, dos combinados deportivos, un hogar de ancianos, una farmacia y un hospital materno con importantes daños.
En Regla, el tornado tumbó árboles, semáforos, postes de telefonía y electricidad, causó el vuelco de automóviles y ómnibus y arrancó los techos de decenas de edificaciones.

No comments:

Post a Comment