Thursday, August 9, 2018

ARGENTINA: GRACIAS A DIOS, FELICITACIONES A LA BUENA GENTE Y UN ALERTA



 

Cosme Beccar Varela  


En primer lugar demos gracias a Dios porque en Su infinita misericordia quiso otorgar las gracias necesarias y reunir las condiciones requeridas para que fuera posible el rechazo del satánico intento de aprobar el aborto libre y otras varias medidas tiránicas que contiene el proyecto de ley aprobado por la Cámara de Diputados. Los 31 senadores asesinos en potencia, que votaron a favor del proyecto no fueron suficientes contra los 38 que se negaron a manchar sus manos y sus conciencias con la sangre inocente de los niños por nacer. Fue una magnífica victoria de la Ley de Dios contra el odio del infierno.

En segundo lugar, felicito de todo corazón a las buenas gentes que anoche, en medio de la lluvia y del frío, estuvieron haciendo guardia junto al Congreso hasta la madrugada para rezar por la derrota del intento nefasto. Fueron miles de personas de todas la clases que acudieron espontáneamente, movidos por la gracia, porque no hubo convocatoria ni del Papa, ni de los Obispos, ni de ningún dirigente nacional, a no ser unas tibias invocaciones a la oración y a la "defensa de las dos vidas", lema éste que no era más que una ambigua negativa al aborto incapaz de conmover la fibra religiosa del pueblo, y algunas breves menciones en algunas misas por parte de algunos sacerdotes o de las "locutoras" que comentan la liturgia, en las que se invitaba a concurrir el 8 de Agosto a la Plaza del Congreso. Nada que se pareciera a una proclama entusiasta en defensa de la Ley de Dios que condena el aborto.

El reciente Arzobispo de La Plata, Mons. Fernandez, ni siquiera se alegra de que la inicua ley haya sido rechazada. Hoy dijo, en medio de los festejos de las buenas gentes:

“Sin embargo, no me atrevería a salir a festejar por el “no” al aborto, porque creo que ni los legisladores ni la sociedad en general pueden irse a dormir tranquilos. Todavía no se ha discutido cómo haremos para acompañar los embarazos no deseados, para ayudar a las mujeres con problemas a no tener que llegar al extremo del aborto, para facilitar la adopción, para prevenir el embarazo adolescente (N: ¿reconoce que ha dejado de predicar la castidad como única manera de lograr esa prevención?), para fomentar una paternidad responsable, para mejorar el acceso a la salud de las mujeres pobres (son muchas más las que mueren por llegar al parto desnutridas o enfermas que las que mueren por aborto).” (AICA. 9/8/2018)

A la desidia a la hora de combatirlo agrega una sospechosa lamentación por el rechazo del proyecto nefasto.  Este es el hombre de confianza del Papa y el redactor –según se dice-  de varios textos publicados por el Pontífice como propios.


Pero las buenas gentes fueron por sí mismas, como lo habían hecho muchas otras veces a otras marchas igualmente espontáneas, excepto la de los protestantes que sí fue convocada y organizada por sus dirigentes poniendo así de relieve la ausencia de igual actitud por parte del Episcopado.  Por el contrario, un comunicado de la Pontificia Universidad Católica Argentina condena esa espontaneidad movida por la fe católica a la que indirectamente rechaza cuando dice:

“Ante tantos argumentos y ante algunas posturas fundamentalistas, la Universidad Católica Argentina quiere hacer su aporte desde una ética humanista y social que respeta los derechos humanos” (N: O sea, nada de catolicismo) Y en vez de convocar a la marcha , o a algo que se le parezca, termina ofreciendo sus “conocimientos” “para trabajar con todos los sectores sociales y elaborar políticas creativas que garanticen condiciones de vida digna, resuelvan las causas de la inequidad, ofrezcan educación, prevención, acompañamiento, cuidado y esperanza a la madre vulnerada y al hijo por nacer y contribuyan al desarrollo pleno de nuestro país” (Solicitada en pag. 9 del “Clarín” del 6/8/2018).    

Este “comunicado” parece condenar por “fundamentalistas” declaraciones confesadamente católicas como mi artículo del 31/7/2018 (nro. 1569 de “La botella al mar”) titulado: “La sangre inocente caerá sobre sus cabezas”, y otros parecidos, en los que recuerdo las penas del infierno que amenazan a los abortistas como violadores de la ley de Dios. En cuanto a eso de la “prevención”, ¿se referirá la UCA al uso de preservativos? Hubiera sido bueno aclararlo, si no lo es... Y por último, la sugerencia final no es ir a la marcha del 8 de Agosto sino “trabajar con todos los sectores sociales y elaborar políticas creativas”, o sea, más “bla,bla,bla” con los enemigos de Dios, es decir, apagar la mecha que aún humea en el corazón de las buenas gentes a las que el clero ha dejado en el más lamentable estado de ignorancia del catolicismo.

Mi admiración y mis más calurosas felicitaciones a las buenas gentes que estuvieron el 8 de Agosto bajo la lluvia, el viento y el frío frente al Congreso. Yo estuve en todas las marchas pero a esa, con gran dolor de mi alma y mis 80 años achacosos, no pude ir. Pero vi las fotografías de la inmensa multitud de los buenos, ocupando todo el costado sur de la Plaza del Congreso. Con toda premeditación y alevosía el gobierno de Macri y el monstruoso Intendente de Buenos Aires reservaron el lado Norte para los endemoniados promotores del aborto, obligando a las buenas gentes, que viven al norte de la Plaza,  a atravesar aquella turba siniestra para llegar al costado Sur.

Sin embargo, la noticia del rechazo de la inicua ley, fue dada al mismo tiempo que el anuncio del próximo intento: "Se espera ahora que el gobierno de Mauricio Macri impulse la despenalización de la mujer que aborte en el proyecto de reforma al Código Penal que tiene previsto enviar en las próximas semanas al Congreso" ("La Nación", 9/8/2018, pag. 1). En esa instancia Macri ni siquiera procura disimular su abortismo tras la máscara hipócrita de proclamarse "a favor de la vida". Es él mismo quien hará aprobar el proyecto de reforma a dicho Código preparado por una comisión presidida por Mariano Borinsky. ¿Por qué eligió a ese hombre para una tarea tan importante que afecta la libertad y el honor de todos los argentinos? Según la noticia "en el capítulo referido al aborto...buscaron un equilibrio que contemple todos los derechos constitucionales en juego, el derecho a la vida y el derecho a la libre disponibilidad del cuerpo de la mujer y su autonomía personal." ("La Nación", 9/8/2018, pag. 10).

Es lo mismo que acaba de ser rechazado, menos algunos artículos demasado odiosos, es decir, otra vez se intenta hacer prevalecer la teoría de que el niño en gestación es parte del cuerpo de la mujer del que ella puede disponer libremente y no una persona humana que empieza a vivir, de modo que es IMPOSIBLE (y mentiroso) que se pretenda que el derecho de la mujer a eliminarlo puede "equilibrase" con el derecho a la vida del eliminado. No hay término medio entre la vida y la muerte.

Esta mañana apareció Macri en televisión pretendiendo que el "debate" sobre el aborto que el provocó, no está cerrado. Continúa y ha tenido hasta ahora un excelente resultado: probar que podemos discutir desde las posiciones más distintas en plena armonía "democrática" (en eso coincidió el Cardenal Poli quien dijo que todo se dió “en el marco de la ley y ha sido un saludable ejercicio de la democracia” “La Nación”, 9/8/19, pag. 14), y eso gracias a él, Macri, que, con un descaro inconmensurable, pretende ahora presentarse como el "héroe de la película", el campeón de la democracia, y que nos olvidemos que él puso deliberadamente en riesgo la vida de miles de niños por nacer al abrir un inaceptable debate sobre lo indiscutible.

Pero no debemos olvidarlo ni bajar la guardia porque su intento de ponerse a tono con las exigencias "globalistas" del aborto, continuará. Y, entretanto, anuncia que aumentará el esfuerzo corruptor de la niñez y de los adolescentes mediante una intensificación de la "educación sexual", mejor llamada "iniciación sexual fornicaria", que es obligatoria por ley desde hace algunos años.

Tampoco hay que creerle a la "mosquita muerta" de la Vidal, la fraudulenta gobernadora de Buenos Aires. Esa mujer, autora del sitio "chau tabú", obsceno despliegue de pornografía propiciado desde su cargo anterior de vice jefa de gobierno de la Ciudad. Dijo que está en contra de la despenalización propuesta, pero miente porque ayer oí el discurso en el Senado de su más íntima colaboradora en la Provincia, la senadora Gladys Gonzalez y me causó horror comprobar su furia proabortista y si esa es su más "proxima" colaboradora ("ver "La Nación", 9/8/2018, pag. 11) es evidente que sus ideas no son incompatibles. Además, la razón que dió para su pretendida oposición al proyecto no fue moral sino apenas que causaba "dificultades para el sistema de la salud pública" pues los hospitales que de ella dependen se hubieran visto forzados a practica abortos (loc.cit.)
  
CONCLUSIÓN: La Argentina, milagrosamente, parece haber recuperado en alguna medida su amor de Dios. ¡Ojalá que así sea y crezca cada vez más, aún a riesgo de que la UCA nos llame “fundamentalistas”!

No comments:

Post a Comment