Saturday, January 27, 2018

REPERCUSIÓN POR MUERTE DE ÓSCAR PÉREZ

EL MARTIR DE LOS OJOS CLAROS

LLEGADO A MI BUZÓN
buzon
Margarita Caldera
Venezuela

Creo que aún no tienen idea Maduro y secuaces la repercusión que la muerte de Oscar Pérez y el resto de personas asesinadas el 15 de este mes,  tiene en lo que pudiera suceder en Venezuela en lo adelante.
Porque si bien es cierto que hubo dudas en cuanto a la verdadera intención de Pérez y quienes lo acompañaron desde que saltaran a la vida pública nacional el año pasado, todas y cada una de esas dudas desaparecieron una vez se conoció el cruel final que tuvieron a manos de que quienes fueron  mandados a ejecutarlos sin piedad. 
Aquí se habla de Oscar Pérez en las mejores urbanizaciones "del Este", pero también en aquellas ubicadas en cada uno de los puntos cardinales restantes. 
El espíritu de su lucha inundó Venezuela y sembró una  semilla que no ha necesitado más que los once días que han transcurrido desde su ejecución, para germinar y dar sus frutos. Ahora sí puedo decir que, pese al talante de asesinos que se ha manifestado abiertamente desde el régimen, aquí se acabó, se extinguió, el miedo. 
El venezolano ya sabe a quien enfrenta y de qué es capaz. Pero también conoce el alcance, el tamaño de su sed de libertad y justicia.
Amigos, no creo que sea romanticismo, ni tampoco excesiva confianza en nuestras posibilidades y su alcance. Yo hoy no tengo duda alguna: Vamos a salir e ésto. Aquí hay una fuerza inmensa que dentro de poco se hará incontrolable, y la misma radica en la gran mayoría de un pueblo harto de la barbarie e irrespetos a los que nos está sometiendo Nicolas Maduro, decidirá poner fecha al punto final. 
Invoco a Dios todos los días y pido su ayuda para salir airosos de este trance. Y aunque deploro la muerte injusta de esos siete venezolanos a los que un tiro de gracia robó el presente y el futuro, les agradezco por haber avivado la llama y ganas de la lucha.
Si hay algo que está presente en la mente de quienes aquí dentro estamos es, cada mensaje sencillo, sin pretensiones semánticas,  y la mirada transparente y azul, de un Oscar Pérez que cuidó muy bien el legado que dejaría escrito en la historia contemporánea de una Venezuela asaltada y secuestrada por unos forajidos sin escrúpulos ni vergüenza. 
Lo que viene es fuerte. Pero más fuerte que eso es el deseo de salir del desastre en el que nos hundieron. 
Aquí será cobrada cada muerte injusta e innecesaria. Así también habrán de pagar el crimen cometido con este país.

No comments:

Post a Comment