Friday, September 15, 2017

RAÚL CASTRO SIGUE SIN ASOMAR LA CABEZA

 
Angélica Mora 
Apuntes de una Periodista
Nueva York
Raúl Castro sigue sin aparecer. 
Será que no le importa nada de nada, a pocos meses de entregar el mando. 
"Que se rasquen con sus propias uñas", parece decir, al no asomar la cabeza y limitarse a contactos con mensajes escritos a la población, sumida en el agua y el espanto.
¡Qué gobernante no acude personalmente al sitio del desastre a llevar consuelo a los que lo han perdido todo!
Pueblos enteros han desaparecido en la Isla,  barridos por la furia del huracán Irma. Lo poco que se tenía voló por los aires. Ya no hay más viviendas, pertenencias y la escasa comida.
Por eso, es ultrajante que el "Presidente" de Cuba no aparezca -y tampoco ningún dirigente del gobierno.. ¿Es que Está imposibilitado, demasiado viejo, enfermo o alcoholizado?
Pero, tan mal no está, porque envió un mensaje a los Estados Unidos negando la participación de su gobierno en los ataques acústicos a diplomáticos acreditados en la isla.
Entonces, ¿Qué está temiendo Raúl Castro, para no dar la cara? 
Anteriormente, envió para salir del paso, un “Llamamiento a nuestro combativo pueblo”, donde destacaba que iban  reparar prontamente los daños en el turismo , pero no hablaba nada de ir en rápida ayuda a los millones de damnificados, que van a tener que arreglárselas en la búsqueda de techo y comida. Luego deberán superar los problemas de vivienda como mejor puedan, como lo han hecho en huracanes anteriores, desde que comenzó la era de los Dinosaurios en Cuba, hace más de medio siglo. 
Los únicos que están presentes en el desastre son las Brigada Especiales y la policía, quienes están en las calles sofocando las protestas, pero sin ayudar en lo más mínimo a los millones de victimas del huracán.
El agua, la humedad y la basura permanecen en los sitios castigados por el fenómeno atmosférico y se esperan con temor la aparición de más epidemias. Los derrumbes se suceden uno tras otro y el temor a las enfermedades se une a la angustia de cada día.
Cuba parece un país víctima de un terremoto que llegó del cielo y el mar, y se lo tragó todo.
Pero Raúl Castro está a salvo en Punto Cero o en su vivienda privada, al igual que el resto de sus hijos, nietos yernos y otros. Para ellos "aquí,  no ha pasado nada".

No comments:

Post a Comment