Se descubrieron detalles del pasado de Marte (iStock)
Se descubrieron detalles del pasado de Marte (iStock)
Hay un horizonte que es parte objetivo, parte ilusión: que el hombre llegue a Marte. ¿Cuándo? Para, a más tardar, 2030. Como en su momento –ya hace medio siglo– la obsesión espacial radicaba en la Luna, hoy todas las miradas se dirigen al planeta rojo. Se analizan sus condiciones, se estipulan planes osados de conquista, se evalúan los riesgos, pero lo que aún no se sabía era su pasado.
Había un misterio. En Marte, una zona tiene una superficie joven; otra, un terreno antiguo. Su hemisferio norte presenta un relieve liso, mientras que el sur despliega variados desniveles. Restaba a su vez comprobar a qué se debía el alto nivel de metales en su subsuelo, así como la duda en torno al origen de sus satélites.
En conjunto, científicos estadounidenses y japoneses lograron develar la incógnita. En su trabajo, publicado en la revista Geophysical Research Letters, reflejan su adhesión a la teoría del "impacto único" que se instaló, por primera vez, hace 30 años. Otras hipótesis señalaban que la erosión, la tectónica de placas o los océanos habían sido los responsables de tan curioso paisaje.
Se comprobó la teoría del “impacto único” (iStock)
Se comprobó la teoría del “impacto único” (iStock)
Ahora se confirmó que hace 4.430 millones de años un enorme asteroide, de al menos 1.200 kilómetros de diámetro, se estrelló contra Marte en su hemisferio norte. Tal impacto deformó el planeta, rejuveneció la superficie, provocó la aparición de metales en el subsuelo y formó satélites con los fragmentos que se liberaron.
"Demostramos en este artículo -a partir de la dinámica y de la geoquímica- que podríamos explicar estas tres características únicas de Marte", sostuvo Stephen Mojzsis, líder de la investigación, de la Universidad de Colorado, en un comunicado. "Esta solución es elegante, en el sentido de que resuelve tres problemas interesantes y sobresalientes sobre cómo llegó a ser Marte".
Para llegar a tal conclusión, los investigadores estudiaron muestras de meteoritos marcianos y comprendieron que existía una abundancia desmedida de metales raros. Por caso, platino, osmio e iridio, que, en general, se encuentran en los núcleos metálicos de los mundos rocosos. Su presencia indicaba que Marte había sido víctima de un colosal impacto.
Un meteorito gigante se estrelló contra Marte hace 4.430 millones de años (iStock)
Un meteorito gigante se estrelló contra Marte hace 4.430 millones de años (iStock)
Un modelo matemático que diseñaron les permitió establecer que los metales representan alrededor del 0,8 por ciento de la masa de Marte. Luego, con un simulador informático, reflejaron distintos escenarios de tamaño y velocidad de impacto de asteroides. Concluyeron que hace 4.430 millones hubo una colisión masiva de meteoritos que luego siguió con un largo registro de impactos menores.
Los expertos sostuvieron que se necesitaría un asteroide de al menos 1.200 kilómetros de diámetro para provocar tal cantidad de metales. A su vez, ese impacto brutal podría haber generado la variedad de paisajes entre hemisferio norte y sur y generado las lunas de Marte, Phobos y Deimos, que comprenden mezcla de material marciano y ajeno.