Friday, July 28, 2017

MADURO PROHIBE LAS MANIFESTACIONES

El Gobierno de Maduro prohíbe las 'manifestaciones públicas'


Enfrentamiento entre manifestantes y los militares en Caracas. (EFE)
Agencias | Caracas | 28 de Julio de 2017
El Gobierno de Nicolás Maduro anunció el jueves que suspenderá desde este viernes todas las "manifestaciones públicas" que puedan "perturbar" el desarrollo de la elección a la Asamblea Nacional Constituyente, que se celebrará este domingo, y alertó de que el incumplimiento de la norma acarreará sanciones penales, reportó EFE.
"Se prohíben en todo el territorio nacional las reuniones y manifestaciones públicas, concentraciones de personas y cualquier otro acto similar que puedan perturbar o afectar el normal desarrollo del proceso electoral", dijo el ministro para el Interior, Néstor Reverol, en una alocución televisada junto a los titulares de Defensa y del Poder Electoral.
En tal sentido, el funcionario advirtió de que "quien organice, sostenga o instigue a la realización de actividades dirigidas a perturbar la organización y funcionamiento del servicio electoral o de la vida social del país será penado con prisión de cinco a diez años".
La coalición de partidos opositores Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ha convocado para este viernes a una movilización, a la que denominó "toma de Caracas", como parte de una fase superior de presión para que el Gobierno del presidente Nicolás Maduro retire su propuesta de la Constituyente.
Además, las Fuerzas Armadas (FFAA) venezolanas tomarán el control de varios cuerpos de la Policía desde mañana hasta que finalice el proceso electoral de este domingo.
El ministro adelantó además medidas habituales como el control excepcional de los puntos fronterizos, la prohibición de la venta de alcohol o del desplazamiento de maquinaria pesada.
Entre las medidas está también la ratificación de la prohibición de la comercialización de artefactos pirotécnicos y de artefactos de elevación por combustible sólido.
Las elecciones a la Constituyente llegan en medio de numerosos actos de desobediencia civil promovidos por la oposición para impedir un proceso que considera fraudulento.
Gobernadores y alcaldes de la oposición tienen bajo sus órdenes algunos de los cuerpos de Policía regional que serán intervenidos a partir de mañana.
El país atraviesa una oleada de protestas a favor y en contra del Gobierno de Maduro, y que ha dejado 105 fallecidos después de que algunas de esta manifestaciones desembocaran en actos violentos.
Durante estas protestas, según denunció la ONG Foro Penal Venezolano, una media de 40 personas, en su mayoría estudiantes, por delitos que el régimen califica de "terrorismo" o "insurrección".
'Terror' por los excesos de los agentes de orden en las protestas
Efectivos de las fuerzas del orden de Venezuela arremetieron en las últimas horas contra complejos residenciales en varias zonas de Caracas, derribando portones y postes de luz para agredir luego a algunos vecinos, que denuncian "terror" por abusos y disparos contra los inmuebles.
Durante la huelga general de 48 horas convocada por el antichavismo esta semana, EFE constató destrozos en varias zonas de Caracas donde, según los vecinos, no hubo choques con los cuerpos policiales, que sin embargo arremetieron con camiones blindados contra varias propiedades.
En la urbanización Las Antiguas de Palo Verde, una zona del este capitalino rodeada por la favela más grande de Latinoamérica —Petare—, dos tanquetas del Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (Conas) golpearon durante la noche del miércoles repetidas veces el portón de entrada hasta derribarlo.
Una vez adentro, y mientras niños rodaban bicicletas y algunos vecinos conversaban en las afueras de sus residencias, los policías dispararon contra vehículos estacionados mientras avanzaban hasta la casa de quien aseguraban era un médico que supuestamente atiende heridos durante los enfrentamientos con las fuerzas policiales.
Sin embargo, esta información fue desmentida por los habitantes de las casas afectadas, que aseguraron a EFE que ni en esa casa ni en el resto del conjunto residencial vive algún médico que haya tratado a manifestantes heridos.
"Eso es totalmente falso, (...) aquí no hay ningún galeno que esté prestando servicio médico a la resistencia", aseguró un joven vecino al referirse a los manifestantes que se enfrentan a los funcionarios de seguridad que también sufrió agresiones y prefirió el anonimato por temor a "represalias" contra él o sus vecinos.
"Fue simplemente un ataque desmedido", dijo.
Este vecino aseguró que los agentes lo golpearon a él y a su padre, y que querían llevarse a personas detenidas, pero no lo lograron.
"Fue sumamente brutal, nos golpearon. A mi papá le dieron una patada, lo tumbaron al piso (...) Uno de ellos se bajó y disparó contra la puerta" de una vivienda, dijo el joven que resaltó que estos agentes portaban armas de fuego cortas y largas, y además lanzaron gases lacrimógenos contra ellos.
A lo largo del sector Palo Verde, EFE constató varios destrozos semejantes. Al menos dos portones de dos edificios distintos fueron tumbados por estas tanquetas, y varias estructuras del lugar mostraban en sus paredes los orificios producto de los disparos.
Los vecinos señalaron que no hubo víctimas mortales ni heridos, solo pérdidas materiales, pero resaltan que pasaron una noche de "terror".
Algo parecido sucedió en el centro de Caracas, en La Candelaria, una zona en la que los choques entre manifestantes y fuerzas del orden se sirven casi a diario, sobre todo en horarios nocturnos.
Una habitante del lugar dijo a EFE que un camión de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada), conocido como "ballena" por los chorros de agua que arroja, golpeó repetidas veces el portón de un edificio hasta tumbarlo.
La señora Arleti Ramírez rechazó lo que calificó de "amedrentamiento" y criticó la actuación de los policías.
"Causan terror (...). Esta es una zona donde viven ancianos, niños, tú no puedes agredir a toda una población cuando aquí hay cualquier cantidad de pacientes enfermos, aquí está la Cruz Roja, aquí está la clínica", dijo.
La Fiscalía venezolana ha denunciado en repetidas oportunidades los excesos que cometen los funcionarios policiales durante las protestas opositoras.
El pasado 24 de mayo la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, confirmó que la muerte de uno de ellos, el joven Juan Pernalete, se debió al impacto de un cartucho de gas lacrimógeno disparado directo a su pecho el pasado 26 de abril.
Sin embargo, y a pesar de que el Gobierno ha asegurado que los agentes responsables de daños y muertes serán puestos a disposición de la ley, los abusos se siguen conociendo.
Entretanto los venezolanos exigen a los policías que "se comporten" como funcionarios de seguridad y que no actúen de manera "vil y brutal" contra ciudadanos indefensos.

No comments:

Post a Comment