Activistas participaron en una marcha en conmemoración del Día Mundial de la Marihuana este viernes 5 de mayo en Montevideo (EFE)
Miles de personas marcharon por la principal avenida de la capital uruguaya en el marco de la Marcha Mundial de la Marihuana 2017 que se celebró de forma simultánea en varios países y que en Uruguay tuvo como centro el reclamo por cambios en la legislación y el avance en el ámbito medicinal.
Con consignas como "América Latina y el Caribe se plantan" y "todos tenemos la libertad de decidir sobre nuestros actos" los activistas marcharon desde la Plaza Libertad de Montevideo hasta la Torre Ejecutiva, sede de la Presidencia uruguaya.
Una vez allí, los organizadores de la movilización leyeron una proclama en la que reclamaron mayor "voluntad política para habilitar posibles vías de acceso a la marihuana medicinal como especie vegetal, producto herbal o complemento alimentario".
Uruguay aprobó en 2013 bajo el Gobierno del presidente José Mujica (2010-2015) la ley de distribución y producción de cannabis que estableció tres vías para acceder a la sustancia: la compra en farmacias de marihuana legal, el autocultivo y los clubes de membresía.
Sin embargo, el acceso a la marihuana medicinal aún es restringido en el país sudamericano.
"Esto es legalmente posible y humanamente necesario para contar con posibilidades de acceder a estándares de calidad, con garantías de perfil cannábico y ausencia de toxicidad", leía la proclama.
Concretamente, los organizadores de la marcha llamaron a que el ministerio de Salud Pública "destrabe el camino hacia una producción nacional" con fines medicinales.
"De esta manera, no sólo accederá el que tiene más y puede pagar la importación desde Estados Unidos, sino también aquellos de bajos recursos", añadieron.
Por otra parte, los activistas se refirieron a la apertura del registro de adquirientes de marihuana legal en farmacias, que comenzó el pasado 2 de mayo y que ya registra más de 1.400 usuarios, 6.662 autocultivadores y 51 clubes de membresía.
Aunque reconocieron que la apertura del registro fue un "paso más en la aplicación de la ley", sostuvieron que la cantidad de locales de expendio, las farmacias y la producción "actualmente son escasos".
Por esta razón, pidieron mejorar la red de distribución, la supervisión de los dos adjudicatarios que ganaron la licitación para producir marihuana legal y aumentar los controles de calidad y cantidad.
En tanto, celebraron la libertad de un joven uruguayo de 19 años, registrado como cultivador de marihuana, que fue enviado a prisión el pasado 27 de abril.
En este sentido, durante la marcha se podían ver carteles en alusión a esta detención que pedían "no más presos por fumar".
INFOBAE