Sunday, May 14, 2017

EN QUÉ QUEDAMOS, PYONGYANG


Pyongyang prueba otro misil balístico mientras dice estar dispuesta a dialogar con EEUU



El dictador norcoreano, Kim Jong-un. (REUTERS)
Agencias | Seúl | 14 de Mayo de 2017 
Corea del Norte realizó este domingo un nuevo lanzamiento de prueba de un misil balístico, el primero desde el pasado 29 de abril y ejecutado aparentemente con éxito, según informó el Ejército surcoreano, reporta EFE.
El régimen norcoreano lanzó el misil desde la localidad de Kusong, al norte de Pyongyang, según informó el Estado Mayor Conjunto (JCS) de Corea del Sur en un comunicado.
Las autoridades surcoreanas añadieron que el misil recorrió más de 700 kilómetros antes de caer en aguas del Mar de Japón, por lo que se trataría de una prueba completada con éxito, aunque continúan analizando los detalles del lanzamiento para determinar su tipo.
El ensayo también fue detectado por el Comando estadounidense del Pacífico en Hawai y por el Ministerio japonés de Defensa, que señaló por su parte que el misil recorrió la trayectoria durante unos 30 minutos antes de caer a unos 400 kilómetros en aguas de la zona económica exclusiva (ZEE) japonesa.
La titular de Defensa del archipiélago japonés, Tomomi Inada, explicó que el proyectil alcanzó una altitud máxima de unos 2.000 kilómetros, lo que podría indicar que se trata "de un nuevo misil en fase de desarrollo" de alcance intermedio.
Las autoridades japonesas creen que Corea del Norte podría haber forzado la altitud de la trayectoria balística del misil con el objetivo de poner a prueba su potencia sin aproximarse más a territorio nipón, añadió Inada.
Se trata del primer test armamentístico de este tipo en dos semanas, y tiene lugar después de que el pasado miércoles asumiera su cargo el nuevo presidente surcoreano, Moon Jae-in Moon, quien ha convocado una reunión de emergencia del Consejo Nacional de Seguridad para tratar la situación.
El político liberal llegó al poder tras afirmar durante la campaña electoral que buscaría un mayor acercamiento con Pyongyang y que a la vez mantendría las sanciones que pesan sobre el régimen norcoreano por sus ensayos nucleares y con misiles balísticos.
Moon calificó el nuevo test de "grave desafío", y señaló que el diálogo intercoreano "solo es posible si Corea del Norte cambia su actitud", en su intervención ante el Consejo Nacional de Seguridad, recogida por la agencia Yonhap.
Por su parte, el primer ministro japonés, Shinzo Abe, afirmó que la prueba es "absolutamente inaceptable" y representa "una clara violación de las resoluciones de seguridad de Naciones Unidas". Añadió que Tokio continuará trabajando con Seúl y Washington para responder a los desafíos norcoreanos.
Corea del Norte ya disparó el 12 de febrero desde la misma base aérea de Kusong un proyectil balístico de medio alcance Pukguksong 2 (Estrella Polar-2, en coreano), prueba que fue calificada de éxito por el régimen que lidera Kim Jong-un.
Posteriormente realizó otras tres pruebas fallidas con misiles balísticos a lo largo del mes de abril, la última de ellas el día 29 desde Bukchang, en la provincia de Pyeongan del Sur (centro del país).
Pese a estos desafíos, una alta diplomática norcoreana dijo el sábado que Pyongyang estaría dispuesta a negociaciones con el Gobierno del presidente estadounidense Donald Trump, "si se establecen las condiciones", reportó la AP.
Choe Son Hui, directora general para Asuntos Norteamericanos en la cancillería, habló con reporteros en Beijing antes de partir para Pyongyang. Antes había estado en Noruega, donde encabezó una delegación que sostuvo una reunión informal con analistas y exfuncionarios estadounidenses.
Choe no proporcionó detalles sobre cuáles son las condiciones que pretende Corea del Norte, pero sus comentarios elevan la posibilidad de que Pyongyang y Washington vuelvan a la mesa de negociaciones por primera vez desde 2008, cuando las conversaciones entre seis países sobre el programa nuclear norcoreano se fracasaron.

No comments:

Post a Comment