Monday, April 3, 2017

OPERADO OPERA OPERACIÓN OEA DESDE LA CAMA


Angélica Mora
Nueva York

No habla, pero manda señas.
Evo, el incondicional presidente de Bolivia, ha demostrado siempre una lealtad a toda prueba al régimen castrista y hoy , sin voz pero con señal transmitida desde el Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas (Cimeq) de La Habana, bloqueó la sesión de la Organización de los Estados Amercanos, OEA, que iba a analizar la crisis de Venezuela.
En Cuba Raúl Castro y Evo Morales sabían que los paísess que integran la OEA, luego del Golpe de Estado dado por Nicolás Maduro, estaban más que dispuestos aplicar la Carta Democrática a Venezuela. Por eso partió la órden de dilatar esa acción lo más posible.
Fue así como Bolivia, a través de su embajador Diego Pary, suspendió la sesión extraordinaria convocada el viernes para este lunes sobre Venezuela a petición de 20 países. Bolivia desde el sábado, ostenta la presidencia de turno del Consejo Permanente de la OEA.
Las acciones obedecen a planes maquiavélicos que suspendieron el debate el viernes para dar paso el sábado al nuevo presidente del consejo permanente, el boliviano Pary.
Pary decidió suspender la sesión especial alegando que el presidente previo, el beliceño Patrick Edwards, había emitido la convocatoria el viernes, a escasas horas de abandonar la presidencia y sin consultar a la delegación boliviana.
Pary ya había manifestado su respaldo al chavismo, con fuertes críticas contra el secretario general Luis Almagro.  Alegó: “Se ha venido excediendo en sus funciones. No le puede dar la potestad para desconocer a un jefe de Estado que ha sido elegido por su pueblo, ¿qué se puede llamar a eso?, nada más que golpista”.
Veinte países miembros de la organización planeaban someter a votación este lunes una resolución que calificaría la decisión del Tribunal Supremo de asumir las funciones de la Asamblea Nacional venezolana de “inconsistentes con la práctica democrática y una alteración del orden constitucional“.
Hoy hay protestas por lo ocurrido. El embajador mexicano en la OEA, Luis Alfonso de Alba, calificó de “insólita” la decisión de Bolivia y la consideró “una falta muy grave”.
Según las normas del organismo, el presidente es quien “convocará a las sesiones, las abrirá y levantará, dirigirá los debates, concederá el uso de la palabra en el orden en que se la soliciten, someterá a votación los asuntos y anunciará los resultados. Decidirá las cuestiones de orden conforme a lo dispuesto en el artículo 50 del presente Reglamento, instalará las comisiones y, en general, cumplirá y hará cumplir las disposiciones del presente Reglamento”.
 En sí, el código no es preciso en una posible cancelación, pero siempre se ha entendido que el presidente del Consejo tiene una función de coordinador y que actúa en consulta con los Estados.
Las acciones en la OEA  no pueden detenerse y es posible que la postergada sesión se lleve a cabo, pero los enemigos de la democracia han ganado tiempo y oxígeno
Las maquinaciones del eje Caracas-La Habana están a todo vapor en sede de la OEA, tratando  de hacer cambiar voluntades en las votaciones que por tercera vez determinaran la crisis.
Es posible que para convencer a los indecisos se  esgrima la excusa que Nicolás Maduro echó para atrás la iniciativa de apoderarse del poder Legislativo. Y allí, no ha pasado nada.
Solo resta imaginarse quién envió las órdenes a Washington desde La Habana al embajador boliviano. 

No comments:

Post a Comment