La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, y el presidente Nicolás Maduro (AFP)
La canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, denunció este lunes frente a la Organización de Estados Americanos (OEA) las "acciones injerencistas" de los países en el organismo y llamó "mentiroso, deshonesto, malhechor y mercenario" a su secretario general, Luis Almagro, luego de solicitar la suspensión de un debate sobre la crisis política y económica en el país.
"Los pueblos del mundo deben conocer cómo llega este oscuro personaje a la OEA", dijo la canciller Delcy Rodríguez ante la OEA. "Maduro había advertido a Mujica sobre las desviaciones de su canciller. No me equivoco cuando afirmo que el señor Almagro es un mentiroso, deshonesto, malhechor y mercenario que ha dedicado su gestión a agredir obsesivamente a Venezuela y su pueblo", consideró.
La canciller denunció también "acciones injerencistas" del secretario general y de un grupo de países "opuestos a la revolución bolivariana, que actúan con una diplomacia blanda vinculada el extremismo de Almagro".
Antes del discurso de Rodríguez el gobierno de Venezuela había solicitado suspender un debate previsto en la OEA para el martes sobre la grave crisis política y económica que afecta al país, y acusó a Estados Unidos de dirigir una campaña de "acoso" contra el líder chavista Nicolás Maduro.
En un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores se aseguró que "Venezuela, ante los graves e irregulares acontecimientos que se vienen desarrollando contra el Estado venezolano en el seno de la Organización de Estados Americanos, se ha dirigido al presidente del Consejo Permanente para solicitar la suspensión de la sesión".
La Cancillería chavista alegó que la cita fue convocada "sin contar con el consentimiento debido del gobierno venezolano, tal como está contemplado en las normas". Las representaciones diplomáticas de 18 países, incluidos Estados Unidos, Argentina y Brasil, llamaron para el martes a una reunión del Consejo Permanente a fin de "discutir la situación" de Venezuela.
Caracas denunció una campaña de "acoso" dirigida por Washington y acusó a un grupo de países de formar una "facción minoritaria", pese a que los convocantes superan la mitad de los 34 miembros del bloque continental.
"Venezuela alerta sobre las graves consecuencias y peligros que se ciernen sobre la vigorosa democracia venezolana y su exitoso modelo de derechos humanos", agregó el comunicado.
En un informe entregado al Consejo Permanente, Almagro pidió el 14 de marzo aplicar la Carta Democrática Interamericana y suspender a Venezuela del organismo si no convoca elecciones generales "libres, justas y transparentes" en breve.
La medida fue apoyada por la Asamblea Nacional venezolana. Por su parte, Maduro pidió a la Justicia que actúe con "severidad vertical" y "dureza justa" contra la mayoría opositora que respaldó el informe.
Los comicios presidenciales están pautados para diciembre de 2018, mientras que los de gobernadores debían realizarse en diciembre pasado, pero fueron aplazados para 2017 y aún no tienen fecha.