El gigante brasileño de la construcción Odebrecht, que se halla en el centro del megaescándalo de corrupción en Petrobras, entregó dinero a las FARC durante 20 años para garantizar la seguridad de sus obras en Colombia, reveló este sábado el semanario Veja.
Según la publicación brasileña, dos ejecutivos de la empresa reconocieron al fiscal general de la República que esos pagos, de entre 50.000 y 100.000 dólares por mes, se realizaban a cambio de "permisos" para la realización de obras en las zonas controladas por la guerrilla.
La medida fue tomada en los años 90, después de que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) secuestraran a dos ejecutivos de Odebrecht.
La empresa apeló a un grupo estadounidense especializado en zonas de conflicto, que negoció la liberación de los rehenes y sugirió luego una solución definitiva para evitar nuevos problemas de ese tipo, explica Veja.
Denominado "impuesto guerrillero" por las FARC, esos pagos eran calificados de "costo operativo" o "tributo territorial" en los balances de la empresa.
Ese acuerdo permitió a Odebrecht realizar entre otros trabajos la Ruta del Sol, una autopista de más de 500 km, que une el centro de Colombia con la costa del Caribe.
Odebrecht es una de las principales empresas objeto de las investigaciones de la operación "Lava Jato", que ha revelado un sistema de corrupción montado por los grupos brasileños de ingeniería civil para obtener, a cambio de sobornos, contratos de la compañía petrolera estatal Petrobras.
La Justicia brasileña ya escuchó a la mayoría de los 77 ejecutivos y antiguos directivos de la constructora, encabezados por el ex presidente y heredero del grupo Marcelo Odebrecht.
Odebrecht realizó un acuerdo con la Justicia de Brasil, Estados Unidos y Suiza, en las que el grupo reconoció haber pagado 439 millones de dólares en sobornos, de los cuales 11,2 millones se habrían entregado en Colombia, pero la cifra solo tiene en cuenta el lapso 2009-2014 y puede aumentar si ese período se amplía.
Con información de AFP y EFE