Diosdado Cabello(Reuters)
 
El diputado Diosdado Cabello, uno de los principales líderes del chavismo, pidió este jueves a sus seguidores prepararse para "defender" en las calles a Venezuela ante una eventual intervención militar extranjera, y celebró el polémico dictamen de la Justicia que asumió las competencias del Parlamento.
"Preparémonos para defender al país, para defender inclusive a esta gente de la oposición que está como loca llamando a que intervenga un ejército en Venezuela, que intervenga la OEA (Organización de Estados Americanos)", dijo en un evento en Monagas, al este del país. "Aquel que traicione a nuestra patria en caso de conflicto debe ser tratado como enemigo", añadió sin aclarar a quienes se dirigía.
El líder chavista celebró la decisión del Tribunal Supremo de Justicia, que se atribuyó las funciones del Parlamento, y defendió: "Aquí nosotros no podemos estar con una Asamblea Nacional ausente porque ellos (los opositores) quieran". Por ello, instó al resto de políticos a acatar la decisión, que ha sido calificada como una interrupción democrática por diversos actores de la comunidad internacional.
Además, continuó su estilo provocador y desafió a la posición. "Si ellos quieren gobernar este país primero que ganen las presidenciales", retó, desconociendo los resultados de las elecciones parlamentarias en las que el chavismo sufrió una dura derrota, perdiendo la mayoría en la Asamblea.
Cabello también calificó de "injerencistas" las reuniones en la OEA para discutir la crisis en el país. "Que vengan, para que vean a un pueblo defender su patria. Estamos obligados a hacerlo", dijo Cabello, quien instó a sus partidarios a preguntar a los opositores si están de acuerdo con que se bombardee Venezuela.
"Si ellos intentan algo, nos encontrarán en la calle. Si ellos creen que nos vamos a rendir, están equivocados", añadió.
El presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, denunció que el fallo representa "un golpe de Estado", y pidió a sus seguidores protestar en las calles el próximo sábado para exigir elecciones como solución a la crisis.