La ministra turca de Asuntos Familiares, Fatma Betül Sayan Kaya, retenida en Holanda (@politicturk)
La ministra turca de Asuntos Familiares, Fatma Betül Sayan Kaya, retenida en Holanda (@politicturk)
 
La ministra turca de la Familia, que había llegado a Róterdam por tierra desde Alemania para participar en una manifestación, fue expulsada por la policía holandesa, en medio de las tensiones diplomáticas tras la prohibición de una visita del canciller turco a la ciudad holandesa para un mitin electoral.
"Fue expulsada al país de donde vino", dijo a los periodistas el alcalde de Róterdam, Ahmed Aboutaleb, en medio de las tensiones diplomáticas tras la prohibición de una visita del ministro de Relaciones Exteriores de Ankara, Mevlut Cavusoglu, a la ciudad holandesa.
Cavusoglu tenía previsto participar en un mitin electoral de la campaña del referéndum que busca reforzar los poderes del presidente turco, previsto en Turquía el 16 de abril.
La ministra turca de la Familia, Fatma Betül Sayan Kaya, que había llegado el sábado al país, está "camino a Alemania", indicó Aboutaleb.
Las autoridades holandesas indicaron reiteradamente a Turquía que Kaya "no era bienvenida. Pero sin embargo, ella decidió viajar".
En la noche la policía holandesa intentaba dispersar con cañones de agua una protesta fuera del consulado de Turquía en Róterdam, informó un corresponsal de la AFP. Unas 1.000 personas llevaban varias horas congregadas con banderas turcas.
Pero tras la acción policial comenzaron algunos disturbios cuando los manifestantes respondieron lanzando piedras.
"La gente está muy enojada. Tienen la sensación de que su libertad de expresión está siendo ultrajada", dijo a la AFP Saad Marti, de 50 años.
El anuncio de La Haya de impedir el aterrizaje del vuelo del ministro de Exteriores provocó una airada reacción del presidente Recep Tayyip Erdogan, que consideró la decisión tomada como un "vestigio del nazismo" y amenazó a La Haya con represalias.EUTERS)
Esas declaraciones son "una locura" dijo a su vez el primer ministro holandés Mark Rutte a los reporteros, a pocos días de las elecciones generales en el país.
"Entiendo que estén enfadados pero esto es desproporcionado", añadió.
El alcalde de Róterdam reaccionó también a las declaraciones de Erdogan, recordando que gran parte de la ciudad fue destruida por la aviación nazi en 1940.
"¿No saben que yo soy el alcalde de un lugar que fue bombardeado por los nazis?", dijo.
Con información de AFP.