La presidente surcoreana destituida Park Geun-hye (Reuters)
 Seul: 10 de marzo, 2017
El Tribunal Constitucional de Corea del Sur ratificó hoy por unanimidad la destitución de la presidenta del país, Park Geun-hye, aprobada originalmente por el parlamento debido a sus vínculos con la trama de corrupción de la "Rasputina".
Las acciones de Park "constituyen un grave atentado al espíritu (…) de la democracia y al Estado de Derecho", declaró el presidente de la Corte Constitucional, Lee Jung-Mi. "La presidenta Park Geun-Hye (…) fue destituida".
Con la destitución, Park, a la que fiscalía considera sospechosa en el caso, queda despojada de su inmunidad y Corea del Sur está obligada a celebrar elecciones presidenciales en un plazo inferior a 60 días.
La Corte consideró que Park participó junto a su amiga Choi Soon-sil, conocida como la "Rasputina", en la creación de dos fundaciones que se emplearon para extorsionar fondos a grandes empresas y dijo que infringió la ley al filtrarle documentos confidenciales a Choi y al permitirla interferir en asuntos de Estado.
La decisión, que fue retransmitida en directo por todas las televisiones y radios del país, se hizo pública en un ambiente marcado por el fuerte dispositivo de seguridad activado en Seúl para evitar encontronazos entre los seguidores y los detractores de Park Geun-hye.
Unos 21.600 agentes han acordonado la máxima instancia judicial surcoreana, la Casa Azul (sede de la presidencia) y otras dependencias gubernamentales en pleno centro de la capital, con motivo de las manifestaciones a favor y en contra de Park convocadas durante la jornada.
Park Geun-hye había entregado todos sus poderes al primer ministro, Hwang Kyo-ahn el pasado 9 de diciembre, después de que el Parlamento aprobara su destitución.
"Quiero disculparme ante todos los surcoreanos por este caos nacional que he creado por mi negligencia, en momentos en que nuestro país afronta tantas dificultades, desde la economía a la defensa nacional" declaró entonces Park.
Park, de 64 años e hija del dictador Park Chung-Hee, se convirtió en la primera presidenta de Corea del Sur cuando fue elegida en 2012, con la mayor votación jamás obtenida por un presidente en democracia.
Pero su estilo distante y una serie de controversias, sumadas al descontento social y político, lastraron su popularidad y llevaron a millones de personas a la calle para pedir su destitución. Es la primera presidenta surcoreana elegida democráticamente que no termina su mandato de cinco años.
La "Rasputina", hija del controvertido líder de una secta religiosa que fue mentor de Park, también editaba discursos de la presidenta, decidía su vestuario y se cree que pudo intervenir en asuntos de Estado a pesar de no tener cargo alguno.
La mayoría de los expertos apuntan a que los comicios presidenciales, donde el favorito para imponerse es el candidato liberal Moon Jae-in, seguramente se celebren el martes 9 de mayo.
Con información de EFE y AFP
infobae