Saturday, March 4, 2017

CHILENOS CUESTIONAN LA ACTITUD DE APOYO DEL PRESIDENTE DEL PARTIDO COMUNISTA FRENTE A CUBA

'No hemos condenado y no condenamos' a La Habana, dice el presidente del Partido Comunista chileno


El presidente del Partido Comunista (PC) chileno, Guillermo Teillier. (EL MERCURIO)
"No hemos condenado y no condenamos" al Gobierno de Raúl Castro, zanjó el presidente del Partido Comunista (PC) chileno, Guillermo Teillier, interrogado por el diario El Mercurio sobre la polémica provocada en Chile por la negativa de La Habana a permitir el viaje a la Isla de Mariana Aylwin, exministra y exdiputada del Partido Demócrata Cristiano (DC).
Aylwin tenía previsto asistir el pasado 22 de febrero en La Habana a la entrega del Premio Oswaldo Payá, Libertad y Vida al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, por parte de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, que encabeza la opositora cubana Rosa María Payá.
La exdiputada chilena iba además a recibir en la ceremonia una mención de honor del premio, concedida a su padre, el fallecido expresidente Patricio Aylwin, pero en el mismo aeropuerto se enteró de que el Gobierno cubano había pedido que le impidieran abordar el vuelo.
"Cuba ha dado explicaciones y el impasse diplomático se está viviendo a través de Cancillería", dijo Guillermo Teillier al respecto.
Cuestionado sobre si este tipo de asuntos tiene más que ver con la esencia democrática que con la diplomacia, Teillier culpó a Almagro —quien tampoco pudo viajar a la Isla— de lo ocurrido.
"Fue el secretario general de la OEA quien provocó todo este impasse tratando de ingresar a un país sin pedir el permiso correspondiente. Entonces, por más que el objetivo de la visita sea o no sea loable, los gobiernos tienen derecho a decir que no cuando ven que se transgreden sus normas, y Chile lo ha hecho", dijo el líder del Partido Comunista, con estrechos lazos con el régimen cubano.
Almagro, sin embargo, sí solicitó visado para viajar a Cuba. Lo hizo tanto como secretario general de la OEA como ciudadano uruguayo, según explicó en febrero. En ambos casos la respuesta fue negativa.
"A nosotros no sé quién nos podría culpar de no estar de acuerdo con que se respeten los derechos humanos. Más cuando hemos sido víctimas de violaciones de derechos humanos sobre todo en este país", dijo Teillier. "El tema de los derechos humanos no empieza ni termina con Cuba".
"Se nos quiere obligar a que condenemos a Cuba, pero eso no lo vamos a hacer", insistió.
En cuanto a declaraciones de Mariana Aylwin, quien afirmó que La Habana "actuó como actúan las dictaduras" y comparó la postura del régimen cubano con la del de Pinochet "en circunstancias similares", Teillier afirmó: "No he conocido detenidos desaparecidos en Cuba ni casos de torturas a la escala que ocurrieron en Chile".
"No existe eso en Cuba. Comparar con la dictadura de Pinochet es una ofensa gratuita, sin ningún asidero", opinó. "La reacción del Gobierno cubano fue contra el secretario general de la OEA", repitió.
"A diferencia de la DC (Democracia Cristiana), nosotros no nos metemos en cuestiones internas de otros países", justificó.
Preguntado por expresidentes latinoamericanos y de España —entre ellos los chilenos Eduardo Frei Ruiz Tagle, Ricardo Lagos y Sebastián Piñera— que suscribieron una carta declarando "malestar y rechazo ante la decisión del Gobierno dictatorial de Raúl Castro", Teillier respondió que algunos de esos exmandatarios "también han apoyado golpes de Estado".
 COMPLETO ARTÍCULO
Teillier: "Se nos quiere obligar a que condenemos a Cuba, pero eso no lo vamos a hacer"

El presidente del Partido Comunista expresa la voluntad de su partido de seguir buscando acuerdos con la DC, evitando imposiciones. "Nosotros estamos dispuestos a conversar y a avanzar. El tema de los DD.HH. no empieza ni termina en Cuba",
Santiago de Chile,  4 de Marzo de 2017
"No he conocido detenidos desaparecidos en Cuba ni casos de torturas a la escala que ocurrieron en Chile. No existe eso en Cuba.
Comparar con la dictadura de Pinochet es una ofensa gratuita", señala Teillier.
Por Héctor Aravena,
 En la pared del lado izquierdo del escritorio del presidente del Partido Comunista, diputado Guillermo Teillier, está Gladys Marín con el puño en alto. A sus espaldas, un afiche de la UP: "Sí, yo confío en los comunistas", se lee. En frente, el puerto de Valparaíso.
 Desde el sexto piso de la torre de la Cámara de Diputados, el parlamentario aborda, con El Mercurio, la polémica ocasionada a raíz de la prohibición a Mariana Aylwin (DC) de ingresar a La Habana, por parte del gobierno cubano, el pasado 21 de febrero. De ahí la seguidilla de enfrentamientos con la DC por el tema. Este último partido ha pedido que el PC explicite su postura en la materia, de cara al debate por la definición del futuro de la Nueva Mayoría.
 —¿El PC condena el accionar del régimen de Raúl Castro? —No hemos condenado y no condenamos, porque Cuba ha dado explicaciones y el impasse diplomático se está viviendo a través de Cancillería. Eso está en manos del gobierno chileno, y si es que hay algo que resolver tendrá que hacerlo con el gobierno cubano.
—¿Pero no cree que estos asuntos, más que diplomáticos, tienen que ver con la esencia de la democracia? —Puede que tenga que ver, pero este tema se suscitó no de buena manera. Fue el secretario general de la OEA (Luis Almagro) quien provocó todo este impasse tratando de ingresar a un país sin pedir el permiso correspondiente. Entonces, por más que el objetivo de la visita sea o no sea loable, los gobiernos tienen derecho a decir que no cuando ven que se transgreden sus normas, y Chile lo ha hecho. —La DC ha dicho que los DD.HH. son la piedra angular de todo acuerdo programático con miras a una futura coalición. ¿Considera lo mismo el PC? —Sí, por cierto. Es muy importante. A nosotros no sé quién nos podría culpar de no estar de acuerdo con que se respeten los DD.HH. Más cuando hemos sido víctimas de violaciones de DD.HH. sobre todo en este país.
 —¿Entonces, cómo se llega a un acuerdo programático con la DC? —Tenemos que avanzar lo más que podamos. Siempre se van a sostener diferencias, porque somos partidos distintos. Nosotros estamos dispuestos a conversar y a avanzar, no tenemos problemas. El tema de los DD.HH. no empieza ni termina con Cuba. —Camilo Escalona planteó que en el centro del quiebre histórico de la DC con la izquierda chilena en los 60 estuvo la relación con Cuba. De ahí que llamó hoy a que las partes cedan. ¿Por qué el PC no hizo concesiones a la DC? —¿Pero qué tipo de concesiones? —Ellos querían un pronunciamiento más claro por parte de su partido. —Se nos quiere obligar a que condenemos a Cuba, pero eso no lo vamos a hacer. La DC conoce nuestro pensamiento y nosotros el de ellos.
—Hugo Gutiérrez respondió a la DC, señalando que los comunistas nunca han "promovido un golpe de Estado en Chile". ¿Comparte su reacción?
 —No quisiera referirme a eso. Forma parte seguramente de las discusiones que tenemos que seguir haciendo para adelante, pero no es lo que me preocupa más en este momento.
 —¿Qué es lo que le preocupa hoy? —Lo que más me preocupa es buscar acuerdo con la DC en todo lo que podamos y lo más que podamos. Se nos trata de acusar a nosotros como que somos violadores absolutos de los DD.HH., pero nosotros no hemos violado ningún derecho humano en Chile. —"Cuba actuó como actúan las dictaduras. Las frases de sus comunicados son idénticas a las de Pinochet cuando en circunstancias similares hizo lo mismo", dijo Mariana Aylwin.
—No he conocido detenidos desaparecidos en Cuba ni casos de torturas a la escala que ocurrieron en Chile. No existe eso en Cuba. Comparar con la dictadura de Pinochet es una ofensa gratuita, sin ningún asidero. La reacción del gobierno cubano fue contra el secretario general de la OEA.
—¿No fue contra la realización del acto que realizaba una de las líderes de la oposición, Rosa María Payá?
—Fue contra el ingreso del secretario general de la OEA. —¿Por qué prohibir entonces el ingreso de otros que no eran Almagro?
 —Porque iban todos juntos. Formaban parte de la misma convocatoria. En esto no quiero ser vocero del gobierno cubano ni tampoco defensor, porque ellos se saben defender solos. No tenemos que dar ninguna explicación de esto.
 —Usted afirmó que "este tema no le interesa a nadie". ¿No le importa a la ciudadanía? —A la población chilena, la discusión entre la DC y el PC no le interesa, porque ya la conoce desde hace tiempo. No es que a la gente no le interesen los derechos humanos.
 —En este episodio se han involucrado muchas naciones. Veinte ex presidentes de Latinoamérica y España suscribieron a una carta declarando "su malestar y rechazo ante la decisión del gobierno dictatorial de Raúl Castro". También lo hicieron Frei, Lagos y Piñera.
—Sí, pero hay algunos de esos ex presidentes que también han apoyado golpes de Estado. —¿Ex presidentes chilenos? —No, algunos de esos presidentes.
 —La Presidenta Bachelet llamó a dejar de lado "las peleas pequeñas", al abordar el conflicto DC-PC. ¿Lo sintió como un respaldo a la postura de su partido? —No, yo creo que la Presidenta hace un recado por igual para todos los partidos. Y yo le encuentro la razón. Debiéramos preocuparnos mucho más sobre si vamos a tomar acuerdos para un nuevo período de gobierno o no.
 —El senador Alejandro Guillier solo envió un saludo a Mariana Aylwin y optó por no condenar a Cuba, lo que ha generado críticas en distintos sectores políticos.
 ¿Ve la reacción de Guillier como un gesto al PC? —No creo. No sé cómo ni por qué aparece involucrado el PC en esto.
 —Pareciera ser que el PC tiene más ganas de ser coalición con la DC que la DC con el PC, ¿o no le parece así? —Oficialmente, más allá de conversaciones previas, las relaciones con la DC se descongelaron hace ocho años. Empezamos a avanzar juntos y a llegar a acuerdos electorales. Se fue conformando esto que se llama Nueva Mayoría. Pero desde un inicio supimos que había cosas en las que tenemos diferencias de opinión. La DC insiste en que nosotros cambiemos de opinión, pero a nosotros nos gustaría que llegáramos a una opinión distinta ambos partidos. No ha sido fácil. Pido que tengamos respeto por el otro y en las relaciones. Nada más. Las diferencias por Cuba y Venezuela van a seguir existiendo. A diferencia de la DC, nosotros no nos metemos en cuestiones internas de otros países.

 —Goic ha señalado que iría a una primaria de la Nueva Mayoría, pero "con condiciones".
¿El PC tiene también sus condiciones? —La misma condición o parecida: tener un programa acordado por todos. Tenemos que poner en el centro aquello en lo que estamos de acuerdo. Ningún partido tiene el derecho de imponerles las cosas a los demás.
 —¿Algún partido lo ha hecho así? —No, no digo eso, simplemente hago una advertencia a futuro. Fuente: Emol.com - http://www.emol.

No comments:

Post a Comment