El homicidio de Kim Jong-nam en Malasia se suma a una lista de muertos o castigados tras haber perdido el favor de su hermano, el líder de Corea del Norte Kim Jong-un. El periodista de The New York Times Gerry Mullany compendió los nombres de las principales figuras que, antes de este nuevo caso, "fueron objeto de una purga o una abierta ejecución".
Según un informe del Instituto para la Estrategia de Seguridad Nacional de Corea del Sur, desde que asumió el poder Kim ordenó la ejecución de 340 personas; no se conoce el número de aquellas a las que abruptamente se alejó de sus posiciones de poder. Entre los más destacados enumeró Mullany:
Ri Yong-ho, purgado en 2012

"Al consolidar su mando, Kim ilustró que ninguno de sus oficiales superiores estaban a salvo al purgar a Ri, su jefe militar y su mentor de confianza". Los medios norcoreanos dijeron que el funcionario se había retirado debido a razones de salud.
Jang Song-thaek, ejecutado en 2013.

Era el tío y el segundo hombre más poderoso del país. A finales de 2013 Kim ordenó que asistiera a la ejecución de sus auxiliares directos, "a quienes se destrozó con ametralladoras antiaéreas antes de que sus cuerpos se incinerasen con lanzallamas". Se dijo que Jang se desmayó durante el tormento. "Luego de que se lo condenara por traición, fue ejecutado en el mismo lugar y de la misma manera que sus adjuntos, dijo la agencia de inteligencia de Corea del Sur". Se especuló también con un final alternativo no menos monstruoso: "Que el líder de Corea del Norte haya hecho que a su tío lo despedazaran perros famélicos".
Hyon Yong-chol, ejecutado en 2015.

El general Hyon, ministro de las Fuerzas Armadas, aparentemente se durmió durante un acto militar; también se alegó que cuestionó las órdenes de Kim. En todo caso, ambos cargos implicaban falta de respeto por el líder. Al momento de su fusilamiento —"se cree que fue ejecutado con un arma antiaérea"— era el segundo militar en el rango.
Choe Yong-gon, ejecutado en 2015.

El ministro a cargo de las industrias de construcción y de sus materiales "expresó malestar con respecto a la política de forestación del joven líder", informó la agencia de noticias surcoreana Yonhap. Lo pagó con el fusilamiento.
Kim Yong-jin, ejecutado en 2016.

El viceministro de educación molestó a Kim Jong-un "al mostrar 'una pose irrespetuosa' durante un encuentro con el líder norcoreano". Según una investigación posterior, citó The New York Times, el hombre de 63 años "era 'un reaccionario anti-partido' culpable de 'sectarismo contemporáneo'". Fue fusilado.
Kim Won-hong, purgado en 2017.

El general a cargo de la policía secreta de Corea del Norte se consideraba la mano derecha de Kim Jong-un. "Pero se lo echó sobre la base de cargos de corrupción y abuso de poder". Según Mullany, paradójicamente sufrió lo que él mismo había hecho a otros: "El general había sido el principal matón de Kim para purgar enemigos potenciales".
INFOBAE