Thursday, February 23, 2017

CUBA: DIGNA HIJA. ROSA MARÍA PAYÁ CUMPLE OBJETIVO DE "MUDAR EL ESCENARIO A CUBA".

Editorial: Rosa María Payá y el miedo del castrismo


Rosa María Payá. (O. L. PARDO LAZO)
DDC | Madrid | 22 de Febrero de 2017
Rosa María Payá, presidenta de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, iba a entregar en La Habana el premio Oswaldo Payá Libertad y Vida a Luis Almagro, secretario general de la OEA, y una mención de honor al fallecido presidente chileno Patricio Aylwin, que recogería su hija, la exministra y exdiputada Mariana Aylwin.
En 2002, Oswaldo Payá fue capaz de presentar 11.020 firmas ante la Asamblea Nacional cubana y 14.000 firmas adicionales en 2004 reclamando la libertad de asociación, la libertad de expresión y de prensa, elecciones libres y la amnistía de los presos políticos. Conseguir la adhesión de un número tan grande de personas en circunstancias como la cubana supuso un complejo trabajo de movilización por parte del líder del Proyecto Varela, el mayor efectuado por la oposición democrática en la Isla.
La respuesta de la Asamblea Nacional a esta petición se tradujo en un cambio de la Constitución que calificó de "irreversible" al socialismo en Cuba.
Oswaldo Payá falleció el 22 de julio de 2012 en una carretera en las cercanías de Bayamo. Su familia denunció que el auto en que viajaba fue embestido por otro de la Seguridad del Estado. Las circunstancias de su muerte quedaron sin aclarar, el régimen no ha permitido nunca un peritaje internacional e intentó cerrar el caso con un farsesco proceso judicial.
A partir de entonces, junto a la reivindicación de la figura de su padre, Rosa María Payá ha continuado la lucha por la democratización de Cuba, enmarcándola en un contexto continental. Con ello ha contribuido a romper el excepcionalismo cubano con que muchos tratan el tema en la región. Payá se ha mostrado solidaria con las causas y los retos de jóvenes y activistas de otros países, y ha podido obtener lo mismo a cambio.
Fruto de ello es la ola de denuncia y solidaridad de personalidades como la exsecretaria de Estado de EEUU Madeleine Albright, y los expresidentes Sebastián Piñera (Chile) y Felipe Calderón (México), ante los obstáculos puestos por el régimen contra la ceremonia de premiación a celebrarse en La Habana. Una vez más el castrismo demuestra que es, irreversiblemente, una dictadura. Negarle la entrada al secretario general de la OEA y a otros invitados internacionales no hace más que evidenciar su desesperación y su miedo.
ROSA MARÍA PAYÁ CUMPLE OBJETIVO DE "MUDAR EL ESCENARIO A CUBA"

La opositora cubana Rosa María Payá habla durante la entrega del premio Oswaldo Payá, en La Habana.
La opositora cubana Rosa María Payá habla durante la entrega del premio Oswaldo Payá, en La Habana.
Martínoticias
23 de febrero, 2017
​​Las acciones del gobierno cubano para evitar la asistencia de personalidades internacionales a la entrega del premio Oswaldo Payá tuvieron un eco inmediato en la prensa y la comunidad internacional.
Los medios internacionales de prensa pusieron este miércoles a Cuba en el centro de atención luego de que su gobierno emitiera varias negativas de entrada al país a personalidades invitadas a la ceremonia de entrega del premio "Oswaldo Payá, Libertad y Vida" a Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA).
El evento, convocado por la ONG Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, que lidera Rosa María Payá, se realizó en ausencia de Almagro y otros homenajeados e invitados, pero cumplió uno de sus objetivos primordiales: llamar la atención de la comunidad internacional sobre la situación de los derechos humanos y las libertades civiles en la isla de gobierno comunista.
Desde mediados de febrero, cuando Payá se trasladó a La Habana para preparar la ceremonia de entrega del premio, la activista enfatizó la importancia de “mudar el escenario a Cuba”, donde promueve con la iniciativa Cuba Decide la celebración de un plebiscito para que los cubanos se pronuncien sobre el sistema de gobierno que quieren.
Este 22 de febrero, todos los ojos se enfocaron en la determinación del régimen cubano de impedir la entrada al país del secretario general de la OEA, Luis Almagro, del ex presidente mexicano Felipe Calderón y de la ex ministra chilena Mariana Aylwin.
Las acciones para evitar la entrada de estas personalidades a Cuba, y la carta en la que Almagro expone las razones que esgrimió el régimen cubano para negarle visa, son el centro de críticas y opiniones.
En México, los titulares destacan las declaraciones de Rosa María Payá luego de que le impidieran al expresidente Felipe Calderón abordar un avión con destino a la isla, donde tenía previsto participar en la ceremonia de entrega del premio a Luis Almagro.
“El gobierno de Cuba ha ofendido al pueblo mexicano y al pueblo chileno con la agresión al expresidente Felipe Calderón y a la exministra y exsenadora Mariana Aylwin al impedirles la entrada” dijo Payá al diario Proceso.
"No es la comunidad internacional ni la sociedad civil la que reprime, es el gobierno totalitario de La Habana", destacó Payá.
La joven insistió en que el nivel de impunidad que tienen disminuirá en la medida en que la comunidad internacional tenga el coraje que tuvo el expresidente Felipe Calderón, "que alce su voz porque dentro de Cuba queremos lo mismo que tienen los mexicanos, queremos lo mismo que tienen los chilenos, queremos construir nuestro país con nuestras posibilidades y a partir de nuestra libertad”, subrayó.
El diario Exprés reseñó el hecho y recordó que “no es la primera vez que Cuba deniega visas a ex funcionarios extranjeros (e incluso empleados oficiales en funciones) que pretendían llegar a la isla para actos políticos opositores o realizar supervisiones en la nación caribeña.
Pero no es solo México el país agraviado, también lo es Chile, donde igual negativa le fue presentada a la exministra y exsenadora Mariana Aylwin, que recogería una distinción en La Habana a nombre de su fallecido padre y ex presidente chileno Patricio Aylwin.
El diario El Mercurio, además de criticar la negativa del gobierno cubano a la exministra, divulgó el texto íntegro del discurso que iba a leer la hija del fallecido presidente Patricio Alwyn, donde expresó: “Mi padre hubiera estado orgulloso de estar en este acto”.
El diario europeo ABC internacional destacó la respuesta de la OEA al régimen cubano tras la negativa de entrada al país a su secretario general.
En la misiva, Almagro dijo que su «único interés» ha sido, es y será «facilitar el acercamiento de Cuba a los valores y principios del sistema interamericano, tanto en lo que refiere a la defensa de la democracia como a la promoción y respeto de los derechos humanos, al tiempo de expandir los logros de Cuba en la ciencia, salud y educación» a la región.
Por su parte, el diario El País destacó que la actitud de La Habana al prohibir la entrada de altas autoridades internacionales, así como de otros asistentes al acto de premiación, ha provocado las denuncias de personalidades de todas las ideologías de la región.
Mencionó a la exsecretaria de Estado norteamericana Madeleine Albright, a los expresidentes chilenos Ricardo Lagos y Sebastián Piñera, el expresidente colombiano Andrés Pastrana, y la esposa de Calderón y aspirante presidencial del Partido de Acción Nacional (PAN) Margarita Zavala.
Medios de prensa en inglés también dieron espacio a las noticias relacionadas con el evento.
Daily Mail destacó el evento en La Habana, donde no pudo estar presente el señor Almagro, y publicó segmentos de la carta de Almagro.
El diario Jamaica Observer reseñó el hecho, y destacó las negativas a Calderón y Aylwin, así como los segmentos de la carta enviada por Almagro a Payá.

"El escenario se ha mudado a donde debe estar"

Al finalizar la entrega del premio, Rosa María Paya destacó que a pesar de las detenciones y presiones para que los activistas no pudieran llegar, el evento sirvió para demostrar que los cubanos “no estamos solos, que lo ocurrido es una manifestación más de que "el régimen sigue siendo despótico, pero que "es hoy más vulnerable que ayer".
Payá aseguró que esa es la realidad que viven todos los días los cubanos y enfatizó en que “el mundo entero ha sido testigo en los dos últimos dos días de que el régimen no ha cambiado, pero los cubanos sí queremos cambiarlo”.
Paya reiteró la necesidad de un plebiscito en la isla, “un paso más que continuaremos haciendo, porque el escenario se ha mudado a donde debe estar, que es en nuestro país”

No comments:

Post a Comment