Friday, February 10, 2017

CHILE Y EL DELANTAL

Chile está hoy enfrascado en una polémica que no tiene nada que ver con los incendios y sí, mucho que ver con el estatus social de los habitantes de esta nacion austral.


Las discusiones giran en torno a una foto que Erica Lisboa, una empleada chilena subió a las redes sociales donde posa orgullosa con delantal al lado de la ex miss Universo chilena Cecilia Bolocco. La empleada escribió  "Perdón, no se meta con mi uniforme" y trató de detener.  la ola de comentarios que cuestionaban el uniforme y especialmente de delntal que utilizó en una imagen que subió a Instagram, en la que aparece junto a Cecilia Bolocco.
 De acuerdo con un artículo de Emol, que es reproducido por el sitio argentino Infobae, la polémica comenzó cuando Lisboa subió a su cuenta una imagen donde aparece posando junto a la ex Miss Universo. Los ataques no se hicieron esperar. "Sácale el delantal", escribió un usuario, mientras otro agregó: "No me gustó la foto. Sácate el delantal, eres ser humano igual a tod@s. Por qué hacer diferencia".
 "Si no te gustó mi foto, ¡simplemente no la mires! Soy un ser humano orgulloso de mi delantal", contestó Lisboa, quien también aclaró que ella no trabaja para Bolocco. Bastó su propia defensa al uso de su uniforme para que cientos de personas apoyaran el orgullo de vestir las ropas características de un oficio, dando como ejemplos a doctores y profesores, al igual que las asesoras del hogar.
 "Mi mamá fue jefa de una panadería en La Reina, y cuando había reunión de apoderados en mi colegio, ella iba con su delantal, orgullosa de ser un aporte en el sustento del hogar", relató una usuaria en Twitter. "Te felicito por amar lo que haces. ¡Eso es admirable!", señaló otra. "El problema lo hacen las personas clasistas y discriminadoras, porque si Cecilia estuviera con un doctor en la foto, nadie le diría 'ay que atroz, por qué no se saca el delantal ese doctor'", opinó una tercera internauta.
Una eterna polémica.  Según Emol, el uso del uniforme de trabajo por parte de las asesoras del hogar cada cierto tiempo reaparece en el debate público en Chile. En 2011, un instructivo del club de golf las Brisas de Chicureo reglamentaba que las asesoras domésticas que cuidaran niños en las dependencias del recinto debían ir siempre con un delantal "que las identifique como tales".
 Dicha reglamentación fue dada de baja tras una enorme polémica, y en 2015 comenzó a regir la Ley 20.876, que regulariza los contratos, derechos y obligaciones de las trabajadoras y, entre otras cosas, señala que un empleador no puede exigir a la asesora el uso de delantal en lugares públicos, ya sean playas, parques, centros comerciales o restaurantes, entre otros. Las felicitaciones no han disminuido para Erica Lisboa.
Con material de emol  e infobae

MI DELANTAL Y YO
Inline image
Angélica Mora 
Preparando "chancho en piedra"en  mi cocina de NY
En Chile, el delantal es una parte integral del ama de casa, que atada a la cintura, usan las mujeres de mi Patria para cubrir la parte delantera de la falda (o el pantalón) cuando realizan sus quehaceres domésticos.
Yo no puedo cocinar si no tengo uno puesto. Su uso para mí es atávico, incluso cuando estoy en el jardín o la huerta recogiendo tomates, porque así me enseñó mi madre y a ella su propia madre.
Las chilenas no osaríamos entrar a la cocina, a preparar un guiso, si no tuviéramos ese escudo de tela que protege de salpicaduras y manchas.
Por eso quizás, me emocioné cuando observé en las fotos del terremoto del 27 de febrero de 2010 -que destruyó varias provincia del sur de mi país- a las chilenas preparando comida al aire libre, con sus viviendas por el suelo debido al sismo, usando sus delantales.
 Luego no pude dejar de admirarme al ver un video de un dueño de una farmacia en ruinas, caminado por entre los escombros y evaluando lo que había sobrevivido... para levantar su negocio de nuevo. Iba seguido por su empleada, que diligentemente tomaba notas en un pedazo de papel, vestida con el delantal azul o "guardapolvo" de los dependientes de este tipo de establecimiento.
Me conmoví frente a ese estoicismo y presencia de ánimo de mis compatriotas. Por eso, cuando cocino -en su mayoría platos típicos sacados de recuerdos o libros de recetas de mi país- lo hago con mi delantal, por costumbre y como una manera de seguir sintiéndome chilena, a pesar de la distancia física que me separa de mi tierra. Mi colección de delantales, aguarda cual escojo en la puerta de mi cocina.

No comments:

Post a Comment