Casi 900 militares destacados en 22 bases en los valles selváticos de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro, el centro y sur del Perú, fueron vacunados contra la rabia silvestre después de que se reportara la muerte de un soldado por esta enfermedad, se informó este jueves en un comunicado oficial.
El Ministerio de Defensa señaló que la vacunación de 886 militares comenzó durante la primera semana de diciembre, gracias a coordinaciones hechas con el Ministerio de Salud.
"En este esfuerzo conjunto, las Fuerzas Armadas brindan apoyo logístico y con personal para el traslado de vacunas y de profesionales de Salud hacia las distintas bases militares, por vía terrestre y aérea, a fin de atender a los efectivos militares y también a la población civil de la zona", indicó el comunicado.
Además, agregó que la vacunación continuará hasta llegar a todos los militares desplegados en las bases del VRAEM, un extensa zona de selva montañosa que ocupa territorios de cuatro regiones del centro y sur del Perú, donde se combate a remanentes del grupo terrorista Sendero Luminoso aliados con el narcotráfico.
Un sargento primero del Ejército murió el pasado 23 de diciembre tras permanecer varios días en un hospital luego de haber sido mordido por un murciélago, que le transmitió la rabia silvestre.
Junto a él, fueron mordidos quince miembros de una patrulla militar que se desplazaba en la zona selvática de la provincia de La Convención, en la región sureña del Cuzco, aunque fueron dos los que desarrollaron los síntomas de la enfermedad, según señalaron medios locales.
Con información de EFE
INFOBAE