Saturday, December 10, 2016

LOS PROBLEMAS QUE OCASIONARÁ LA "MUERTE" DEL TELESCOPIO HUBBLE


Gracias a este instrumento, astrónomos en todo el mundo han sido capaces no sólo de descubrir más de 2,5 mil exoplanetas, sino también ha contribuido en la observación de cientos de fenómenos en el universo.

Washington,  10 de Diciembre de 2016
El telescopio espacial Hubble (HST por sus siglas en inglés) fue lanzado el 24 de abril de 1990 como un proyecto conjunto de la NASA y de la Agencia Espacial Europea, desde entonces, ha aportado en investigaciones científicas de astrónomos de todo el mundo, sin embargo, se espera que deje de recolectar información en algún momento de la década de 2020.
Fue en 2009 cuando el Hubble, que recibe su nombre en honor al astrónomo Edwin Hubble, recibió su última mantención. Y a pesar de que se encuentra en buenas condiciones, la NASA ya cuenta con su sucesor, el James Webb Space Telescope que se espera sea lanzado en 2018.
Si bien el James Webb cuenta con mejor tecnología de la que tiene el Hubble, y potenciará las observaciones que se han hecho hasta la fecha, existe una herramienta que el nuevo telescopio no posee: capacidades ultravioletas. Es por esto que durante los últimos años de vida que le quede al actual instrumento, los astrónomos de todo el mundo han comenzado a solicitar horas de observación para proyectos e investigaciones que involucren esta tecnología, ya que lamentan, las agencias espaciales no tienen en sus planes enviar un telescopio con esta función hasta, al menos, los últimos años de la década de 2030.
Esta característica es realmente importante para algunos proyectos ya que las observaciones de rayos ultravioletas deben hacerse desde el espacio, ya que la protección con la que cuenta la Tierra para esto no permite ver correctamente a los astrónomos. Sólo como un ejemplo, el astrónomo de la Universidad de Texas, en Estados Unidos, Adam Kraus comenta que "uno de los grandes temas que vamos a observar en las estrellas y la formación planetaria es la acreción de gas en los más nuevos y jóvenes planetas y/o estrellas".
Este proceso irradia la mayoría de su energía en ondas largas de rayos ultravioleta y el James Webb no será capaz de captarlo de la forma en que el Hubble lo hace actualmente, añade el científico. Una de las esperanzas que mantienen los astrónomos es que el Hubble y el James Webb coexistan por algunos años en funcionamiento, lo que permitiría mantener las observaciones necesarias hasta que el antiguo telescopio deje de recolectar información.
Dentro de los planes de la NASA en el futuro está la posibilidad de enviar una misión llamada "Large Ultraviolet/Optical/Infrared Surveyor (Luvoir)", que permitiría observar nuevamente rayos ultravioleta en distintas longitudes de onda. Sin embargo, esto es sólo una propuesta que debe ser revisada en la próxima década para entonces recién decidir si se concretará en los próximos años.
De concretarse, el Luvoir sería capaz de examinar discos protoplanetarios, capturar imágenes de agujeros negros, realizar mapas de la Vía Láctea e incluso buscar las atmósferas de exoplanetas cercanos por signos de habitabilidad.
 Fuente: Emol.com

No comments:

Post a Comment