Wednesday, December 14, 2016

LA VISITA A CHILE DE FIDEL CASTRO. I PARTE: LOS CHILENOS MONTARON UN FALSO FIDEL

El 10 de noviembre de 1971, Fidel Castro Ruz llegó a Chile. Su visita estaba programada para diez días, pero el comandante la extendió durante más de tres meses

P.-10-13-FIDEL-EN-CHILE3-ok

Martín Zilic, ex ministro de Educación:
“Mis compañeros hicieron un Fidel falso”
15 de dic, 2016
Yo estuve con Castro cuando vino a Concepción. En ese tiempo, yo era dirigente estudiantil de la JDC y durante un foro pude hacerle una pregunta. No estaba nervioso ni mucho menos. Le consulté si los católicos tenían alguna posibilidad de participar en la dirección de Cuba. Por supuesto que Fidel se molestó, porque en su país existía un control muy duro del partido comunista, y no había la libertad que él decía que había. De hecho, hay una foto en que sale Fidel mirándome por arriba del hombro mientras le leo la pregunta. Me respondió que me invitaba a Cuba para que viera la revolución por dentro.
Recuerdo otra anécdota, cuando un grupo de estudiantes de ingeniería consiguieron un jeep y varios Fiat 125, que eran los mismos que usaba el GAP y disfrazaron a un estudiante para que quedara igualito a Fidel Castro. Los jóvenes partieron desde el aeropuerto de Concepción más o menos a la hora en que llegaba Fidel y pasaron por todos los lugares donde había gente esperándolo. El muchacho realmente era muy parecido a Fidel. Incluso los fotógrafos lo confundían. La “comitiva” se detuvo frente a algunos parlamentarios y nuestro “Fidel” los reconoció y los saludó. Ellos estaban emocionadísimos, casi hasta las lágrimas. Llegó a tanto el asunto, que le avisaron al Intendente de la época. Él se vino a Concepción inmediatamente, porque Fidel Castro había llegado escondido de alguna forma. Cuando el verdadero Castro llegó al aeropuerto no había nadie esperándolo. Fue tremendo. La falsa comitiva tuvo que salir arrancando hacia el barrio universitario a fondearse. Después, le presenté a un guardia de Fidel al comandante. El tipo nos quedó mirando, y dijo: “muchas gracias, chicos, si alguien hubiese querido matar a mi comandante, los hubiera matado a ustedes”. Igual nos reímos demasiado.

No comments:

Post a Comment