Thursday, December 15, 2016

EL CANTO DE CISNE DE LA ALBA. ÚLTIMOS ALETEOS



Maduro, Castro, Morales, durante el aniversario del ALBA en La Habana. (MINREX)
Maykel González Vivero
DDC
La Habana, 15 de dic, 2016
La ALBA conmemoró su aniversario Hace 12 años de su constitución en La Habana. Aquí se fundó, aquí le cantaron ayer el obituario. Nicolás Maduro, más sentimental que práctico, usó la efeméride para compartir su optimismo de capa caída con Cuba, el aliado crepuscular. Romántica antes que política, la cita terminó con unas palabras de Hugo Chávez y una canción de Silvio Rodríguez salidas de una bocina, naturalmente, pues el ALBA ya no tiene mesías ni música propia.
Lo más duro es que Maduro, el cacofónico, no admita el atardecer del ALBA. "Ahí está China y Rusia y la India", señaló. Aludir a esos socios, opciones de vejez, sugiere que la Alianza no fue bien recibida en América Latina. Como si esta beldad con cabeza en el Bravo y piernas en la Patagonia prefiriera un vestido prêt-à-porter en vez de una prenda hecha a medida.
El ALBA era un remedio demasiado estricto. Ningún gigante lo suscribió: ni México, ni Brasil, ni Argentina. En cambio, lo abrazaron las islas utilitarias: Dominica, Antigua y Barbuda, Santa Lucía, San Vicente y Las Granadinas, Granada, San Cristóbal y Nieves.
Se constituyó como antítesis, la cruz de la moneda, el reverso del traje. El Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA) proponía un tratado desigual. El ALBA, su contrario, acabó proponiendo una integración inefectiva. "Antineoliberal", dijo Fidel Castro. "Con un discurso social, no tecnocrático", apuntó una vez Maduro. "En pos de sociedades racionales, eficientes", explicó en su día Raúl Castro. Pero todo dependía de un pilar económico que se quebró: el petróleo venezolano.
El heredero de Chávez acabó por reconocerlo en La Habana: la renta petrolera se agotó, al parecer para siempre. De paso, expuso la perogrullada de la época: "la independencia y la soberanía dependen del desarrollo económico".
La Misión Milagro, digamos, anduvo apresurada. Y ya no sale nada de los pozos que sirva para untar los ojos de los ciegos y hacerles ver.
El discurso postcolonial de borrar asimetrías sociales entre naciones y complementar economías desiguales siempre tendrá oídos en América Latina. Casi ningún Estado, sin embargo, valorará en serio una ruta de integración que no propenda al éxito económico, una unión interesada, confesémonos, a la manera de Europa.
Sin un banco que destrabe su caja fuerte en alguna parte, el ALBA se pone sin llegar a mediodía y la CELAC vegeta. Vive Mercosur, el mercado, la conexión económica donde evaden ahora a Venezuela. Por eso el vapuleado Maduro viene a insinuar en La Habana que la Alianza tiene "hoja de ruta para 2017 y 2018", pero no dice cuál. Por eso protesta, en medio del cumpleaños, y avisa que "apalearon" en Buenos Aires a la canciller Delcy Rodríguez. El ALBA también muere de un bastonazo.
La integración latinoamericana no se fermentará con levadura bolivariana. La alianza por negación, por causa del enemigo, nunca será suficiente. El subdesarrollo, la única verdadera afinidad, tampoco basta para conciliarnos. "Nuestra América" no es un artefacto cultural, mucho menos político. Tironea a un lado y a otro. Se rompe cuando aprietan el haz. Si le buscamos el defecto común, aparece como un cachivache subdesarrollado. Todas las integraciones de cariz ideológico lo comprendieron, pero no izaron ese argumento, el único rotundo.
Así Venezuela gastó un potosí en Petrocaribe y las islas utilitarias demoraron la siembra de paneles solares. Así Cuba sazona el discurso social con especias tecnocráticas, poco a poco, sin renunciar al Partido. Así nadie se asombra, con Fidel en el cielo bolivariano, de que se oiga por estos días en La Habana el canto de cisne del ALBA.

Raúl Castro pide convertir en 'trinchera invencible' los legados de su hermano y Chávez


Raúl Castro durante el acto. (CUBADEBATE)
Los gobiernos de Cuba y Venezuela ratificaron este miércoles su estrecha amistad en el aniversario del ALBA, iniciativa promovida hace 12 años por los fallecidos Fidel Castro y Hugo Chávez, y que Caracas y La Habana se comprometieron a fortalecer como alternativa a lo que consideran una "ofensiva neoliberal" en América Latina, reporta EFE.
"Fidel y Chávez trazaron las metas, las ideas y con su imperecedero ejemplo señalaron el camino. Nos corresponde a todos hacer de sus legados la trinchera invencible para la defensa de la patria americana", dijo Raúl Castro en un acto conmemorativo en La Habana, al que también asistió el presidente venezolano, Nicolás Maduro.
Además de celebrar el aniversario 12 de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (ALBA), que surgió como alternativa al ALCA (Área de Libre Comercio para las Américas), el acto también conmemoró los 22 años del primer encuentro, en 1994, entre los fallecidos Fidel Castro y Hugo Chávez.
Ese primer encuentro fue "el punto de partida de una amistad y lealtad infinitas entre la Revolución cubana y la bolivariana", afirmó Raúl Castro, que apareció por primera vez en un acto público desde el funeral de su hermano Fidel el pasado 4 de diciembre.
El dictador murió el 25 de noviembre a los 90 años de edad.
En el acto en La Habana, el régimen aprovechó para reafirmar su solidaridad con el chavismo, que Raúl Castro dijo es "víctima en ese momento de un gran asedio y una hostilidad sin precedentes por parte de las fuerzas históricamente enemigas del progreso en nuestra región".
"Apoyar a Venezuela, en época de ofensiva de las oligarquías, el imperialismo y el neoliberalismo, significa también luchar por la plena emancipación y la integración latinoamericana y caribeña", añadió el general.
Llamó a todos los países de la región a defender a Caracas, "bolivariana y antiimperialista e inmensamente generosa". Lo que necesita América en esta época de "dificultades y crecientes desafíos" es "solidaridad, consenso en las ideas y unidad de acción", dijo.
Pese a la aguda crisis económica de Venezuela, en las palabras centrales del acto, Maduro dijo que hoy más que nunca el ALBA tiene "vigencia, fuerza, grandeza, proyección".
Añadió que a 22 años del "abrazo fundador" de Fidel Castro y Hugo Chávez y a 12 años de la fundación del ALBA hoy hay un "nuevo comienzo, una etapa necesaria" para enfrentar el "tiempo presente".
Maduro afirmó que los países miembros de ese mecanismo de integración han establecido una "hoja de ruta" para los años 2017 y 2018 y entre sus "grandes retos" tienen que dotar una "columna sólida de desarrollo económico".
En ese sentido, el gobernante agregó que el ALBA debe encarar el "camino común" del desarrollo económico con una "nueva visión política y empresarial" y un proyecto de desarrollo "avanzado".
El bloque del ALBA fue creado el 14 de diciembre de 2004 en La Habana mediante un tratado constitutivo firmado entre los gobiernos de Cuba y Venezuela, al que después se unieron Antigua y Barbuda, Bolivia, Dominica, Ecuador, Nicaragua, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Granada y San Cristóbal y Nieves.
El ALBA cuenta con instrumentos como el Tratado de Libre Comercio; el Banco de ALBA, que financia proyectos sociales, y el Sistema Único de Compensación Regional (Sucre), una moneda virtual para las transacciones comerciales, y el proyecto PetroCaribe mediante el cual Venezuela suministra petróleo a estos países con precios ventajosos.

No comments:

Post a Comment