Las 66 personas a bordo del avión murieron cuando éste se estrelló (AP)
Las 66 personas a bordo del avión murieron cuando éste se estrelló (AP)
Egipto anunció el jueves que se habían hallado restos de explosivos en los cadáveres de las víctimas de la catástrofe aérea del 19 de mayo, cuando un avión de la compañía EgyptAir que hacía la ruta París-El Cairo se estrelló, sin que de momento se conozcan las causas.
El vuelo MS804 se precipitó al mar entre Creta y el norte de Egipto tras desaparecer de los radares con 66 personas a bordo -entre ellos 40 egipcios y 15 franceses- sin dejar supervivientes.
Egipto, que siempre ha apostado por la pista del atentado, indicó que el descubrimiento de rastros de explosivos en los restos de las víctimas había sido comunicado al fiscal general.
Según la legislación del país, "se recurre a la Fiscalía cuando los investigadores tienen serias sospechas sobre el origen criminal de un accidente", precisó el Ministerio en un comunicado.

Algunos de los objetos personales recuperados tras el accidente de EgyptAir (AP)
Algunos de los objetos personales recuperados tras el accidente de EgyptAir (AP)
Por su parte, los investigadores franceses consideran un posible incidente técnico como la causa más probable de la catástrofe.
Una de las dos cajas negras encontradas reveló que se activaron las alertas de humo a bordo y captaron la palabra "fuego" antes de que se estrellara el Airbus A320 de EgyptAir.
La ausencia de reivindicación también sostiene la hipótesis de un fallo técnico. En octubre de 2015, el grupo Estado Islámico se atribuyó la autoría de un atentado con bomba contra un avión que despegó de la estación balnearia de Sham al Sheij. En el ataque murieron las 224 personas que iban a bordo, la mayoría turistas rusos.
Imposible sacar conclusiones
En Francia, la Oficina de Investigaciones y de Análisis para la seguridad de la aviación civil (BEA) mostró prudencia tras el anuncio de las autoridades egipcias.
"En ausencia de informaciones detalladas sobre las condiciones en que fueron obtenidas las pruebas y las medidas que condujeron a la detección de explosivos, el BEA considera que en este momento no es posible sacar conclusiones sobre el origen del accidente", indicó a la AFP una vocera.
El fabricante Airbus señaló que no estaba informado sobre las investigaciones en curso y prefirió no hacer comentarios.
Los investigadores egipcios habían evocado en el pasado la presencia de trazas de explosivos sobre pedazos del aparato recuperados del mar, según una fuente cercana a la investigación. Pero para los especialistas franceses, los restos habrían podido quedar contaminados por las bolsas en las que fueron colocados.
Si la tesis del atentado se confirma, plantearía cuestiones sobre cómo una bomba pudo ser embarcada en el aeropuerto Charles de Gaulle de París, desde donde despegó el aparato, señalan los expertos egipcios.
“Se trata de un chantaje de las autoridades egipcias para proteger a la compañía Egyptair volcando la responsabilidad en París”
El avión, antes del vuelo El Cairo-París-El Cairo, había cubierto enlaces entre la capital egipcia con Eritrea y con Túnez, se indicó en su momento.
La Federación Nacional de Víctimas de Atentados y Accidentes Colectivos (Fenvac) calificó el anuncio de El Cairo de "manipulación".
"Se trata de un chantaje de las autoridades egipcias (…) para proteger a la compañía Egyptair volcando la responsabilidad en París, afirmó Stéphane Gicquel, secretario general de Fenvac.
A finales de septiembre, las familias de las víctimas que quejaban de que aún no habían recuperado los cuerpos de sus seres queridos.