Guerrilleros del ELN
Guerrilleros del ELN
Las autoridades de Colombia apuntan al ELN como presunto responsable de un atentado ocurrido la noche del miércoles en Bogotá que mató a un auxiliar de policía y dejó a otros cinco uniformados heridos.
"La hipótesis más probable es que se trata de un evento producido de manera irresponsable e infame por el Ejército de Liberación Nacional (ELN)" con el propósito de "atemorizar y aterrorizar a la población civil", dijo el ministro Luis Carlos Villegas a Caracol Radio.
Villegas aseguró que presuntas milicias urbanas de la guerrilla terrorista asesinaron al auxiliar de la policía Carlos Andrés Rubio, de 19 años, que custodiaba una subestación eléctrica en el sector de Torca, en el norte de la capital, y pusieron explosivos cerca del cadáver.
Cuando los otros policías se acercaron al cuerpo, los supuestos guerrilleros detonaron de forma remota la carga explosiva, que estaba a 50 centímetros de los restos e incluía aproximadamente 500 gramos de amonal con metralla, aseguró el comandante de la Policía de Bogotá, general Hoover Penilla, en rueda de prensa.
Tras la explosión, cinco uniformados resultaron heridos con esquirlas y problemas de audición. Todos se encuentran fuera de peligro en centros asistenciales de la ciudad, agregó el alto oficial.
Por los atacantes, que además robaron el arma de dotación del uniformado, las autoridades ofrecieron una recompensa de 30 millones de pesos (unos 9.800 dólares).
La policía identificó, a partir de testimonios de habitantes de la zona, a tres presuntos sospechosos que serán interrogados, añadió.
"Deploro cobarde atentado terrorista y asesinato de Policía bachiller. Haremos todo para ubicar a los responsables", escribió por su parte el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, en su cuenta de la red social Twitter.
El ELN, la segunda guerrilla del país, y el gobierno de Juan Manuel Santos sostienen conversaciones preliminares de paz desde enero de 2014 con miras a acabar un conflicto armado de más de 50 años.
Tras acordar en marzo el inicio de la fase pública de los diálogos, tenían previsto lanzarlos el 27 de octubre en Quito, Ecuador, pero Santos los dejó en suspenso hasta tanto el grupo no libere al ex congresista secuestrado Odín Sánchez.
"Actos de terrorismo repudiables, como el de Torca ayer en Bogotá, en caso de confirmarse que su autoría es el ELN, dificultan negociaciones", trinó el jefe negociador del gobierno con este grupo rebelde, Juan Camilo Restrepo.
Colombia vive un conflicto armado que durante más de medio siglo ha enfrentado a guerrillas, paramilitares, agentes estatales y grupos criminales, con un saldo de 6,9 millones de desplazados, 60.000 desaparecidos y 260.000 muertos.