Friday, December 9, 2016

CHILE: A DIEZ AÑOS DE LA MUERTE DE PINOCHET

Agencias | Santiago de Chile | 9 de Diciembre de 2016
A los 10 años de su muerte, solo unos pocos partidarios de Augusto Pinochet recordarán este sábado el aniversario con una misa privada. Ha pasado una década y la figura del dictador se hace cada vez más débil en un Chile que busca dejar atrás su legado, reporta la AFP.
En el décimo aniversario de ese 10 de diciembre de 2006, cuando a los 91 años Pinochet murió de un ataque al corazón, no hay planificado mayores homenajes públicos en honor a su figura.
La Fundación Augusto Pinochet organizó una pequeña misa en el fundo de Los Boldos, en la costa central de Chile, donde descansan sus cenizas y a la que se espera a no más de 100 personas, lejos de las más de 50.000 que estuvieron en su multitudinario funeral, la última demostración de apoyo del 'pinochetismo'.
Para el Gobierno de la socialista Michelle Bachelet, cuyo padre murió torturado por la dictadura, y quien gobernaba el país al momento de la muerte de Pinochet, no es un tema relevante al tratarse de una "figura del pasado".
"Pinochet es una figura del pasado y en nuestra memoria histórica es claramente una persona que más se vincula con la división que la unión, una persona que está en el pasado y Chile tiene que estar en el presente y mirar al futuro", afirmó el martes la portavoz del Ejecutivo, Paula Narváez.
Su legado se mantiene
En el "Chile sin Pinochet" muy pocos se atreven hoy a reivindicar públicamente su figura. Sus antiguos aliados políticos todavía defienden su obra pero tomaron distancia del personaje, conforme la justicia lo fue cercando por casos de corrupción y violación de los derechos humanos.
Sin embargo, el legado económico y político de su dictadura se mantiene.
"Pinochet, después de 10 años de su muerte, ha ido desapareciendo de la escena pública en tanto personaje, en tanto biografía, en tanto quien comandó una dictadura durante 17 años, no así su legado y su herencia", explica a la AFP Manuel Garate, historiador y politólogo de la Universidad Alberto Hurtado.
A 26 años del fin de su dictadura, el sistema económico de libre mercado que instauró permanece casi intacto, al igual que el privado de pensiones y la Constitución que dictó en 1980.
Pero su sistema electoral —que por años benefició a la derecha— fue desmantelado hace un año y el Gobierno de Bachelet trabaja en poner fin a su sistema educativo.
Los cambios, no obstante, se han dado a paso lento en una sociedad que se acostumbró a vivir bajo el modelo de Pinochet.
"Hay contradicciones en la sociedad chilena. El personaje produce rechazo pero la gente se ha acostumbrado a vivir en su modelo económico", dice Garate.

No comments:

Post a Comment