El desempleo continúa en aumento en Brasil (Getty)
El desempleo continúa en aumento en Brasil (Getty)
El número de desempleados en Brasil superó la marca de 12 millones y el índice de paro llegó a 11,9% en el periodo septiembre-noviembre, un máximo desde el inicio de la serie histórica en 2012, informaron el jueves fuentes oficiales.
La tasa de desocupación aumentó una décima respecto al "trimestre móvil" agosto-octubre, cuando era de 11,8%; y 2,9 puntos porcentuales en comparación con el mismo periodo de 2015, cuando se situaba en 9%, precisó el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).
Los analistas consultados por el diario Valor preveían que la tasa de desocupación se mantuviese en 11,8%, sin cambios desde el periodo julio-septiembre, indicó el IBGE, que publica mensualmente una evaluación promedio del mercado laboral en los últimos tres meses.
En números absolutos, la cantidad de personas en busca de empleo subió de 12 millones a 12,1 millones en comparación trimestral y tuvo un incremento de tres millones (+33,1%) respecto al periodo septiembre-noviembre del año pasado.
Brasil se halla sumido en su peor recesión en más de un siglo y los analistas prevén que el índice de desempleo se siga degradando por lo menos hasta mediados de 2017.
"Prevemos que el mercado laboral se siga deteriorando (…) hasta el primer semestre de 2017, a un ritmo más moderado, dado que los índices de confianza presentan una leve mejora", apuntó una nota de coyuntura de Gradual Investimentos.
La consultora se sorprende de la estabilidad del índice de desocupación en los últimos meses e indica que "puede explicarse en parte por el método de cálculo utilizado", que excluye de la fuerza laboral a personas que no se registraron en las listas en los últimos tres meses.
El presidente Michel Temer aseguró que en 2017 la principal economía latinoamericana revertirá el ciclo de noticias negativas. Será "un año nuevo, en el que venceremos la crisis. Y venciendo la crisis, saliendo de la recesión, alcanzando el crecimiento, naturalmente tendremos empleos", afirmó en una declaración a la prensa.
“Venciendo la crisis, saliendo de la recesión, alcanzando el crecimiento, naturalmente tendremos empleos”
Temer, con un índice de popularidad de apenas 10% y un gobierno cercado por las acusaciones de corrupción del escándalo Petrobras, lanzó un programa de severos ajustes, con el fin de recuperar la confianza de los inversores.
Espera igualmente crear una dinámica que le permita mantener la cohesión de su base, a fin de completar el mandato de la presidente Dilma Rousseff, destituida este año bajo la acusación de manipular las cuentas públicas.
El PIB brasileño se contrajo 3,8% en 2015 y las estimaciones del mercado son de una nueva caída, de casi 3,5%, en 2016. Para 2017, el Banco Central prevé un crecimiento de 0,8%, pero el mercado reduce esa expectativa a 0,5%.
INFOBAE