Miles de cubanos desfilaban en silencio este lunes por la Plaza de la Revolución, la tribuna que más amó el dictador Fidel Castro, para rendir homenaje al histórico líder de la isla, cuyas cenizas no han sido exhibidas.

La peregrinación al corazón político de La Habana abrió una semana de tributo a Castro. Las honras fúnebres se iniciaron con 21 salvas de cañón
La peregrinación al corazón político de La Habana abrió una semana de tributo a Castro. Las honras fúnebres se iniciaron con 21 salvas de cañón

Los cubanos ingresaban uno a uno al memorial José Martí, donde se levanta un sobrio altar de flores con la imagen de un Fidel de barba negra, erguido, con morral de guerrillero
Los cubanos ingresaban uno a uno al memorial José Martí, donde se levanta un sobrio altar de flores con la imagen de un Fidel de barba negra, erguido, con morral de guerrillero

Tres salas fueron abiertas con imágenes del dictador, aunque en ninguna de ellas estaban exhibidos sus restos mortales
Tres salas fueron abiertas con imágenes del dictador, aunque en ninguna de ellas estaban exhibidos sus restos mortales
En la Plaza de Revolución se han habilitado tres accesos diferentes para agilizar la entrada de la población y tres puntos de homenaje exactamente iguales. Todos esos lugares están presididos por una gran fotografía de Fidel en la que se lo ve de cuerpo entero, mirando al horizonte y ataviado con su icónico uniforme verde oliva.
También hay dos ofrendas florales, una del Partido Comunista de Cuba y otra en nombre del pueblo cubano, así como un expositor con las principales condecoraciones que recibió Castro en vida.

Médicos, militares y otras personas aguardaban al momento de pasar frente al retrato de Castro custodiado por una guardia de honor
Médicos, militares y otras personas aguardaban al momento de pasar frente al retrato de Castro custodiado por una guardia de honor

Los cubanos esperaban poder rendir tributo a las cenizas del hombre que gobernó sin concesiones durante 48 años, antes de que una enfermedad lo obligara a ceder el poder en 2006 a su hermano Raúl
Los cubanos esperaban poder rendir tributo a las cenizas del hombre que gobernó sin concesiones durante 48 años, antes de que una enfermedad lo obligara a ceder el poder en 2006 a su hermano Raúl
Las personas desfilan con fluidez: hay mujeres que lanzan besos, algunos se secan las lágrimas con pañuelos y otros caminan prestando poca atención, casi sin mirar los objetos expuestos.

Pero el Gobierno, que mantiene en reserva los detalles de la muerte de Fidel Castro, no exhibió los restos, como había sugerido
Pero el Gobierno, que mantiene en reserva los detalles de la muerte de Fidel Castro, no exhibió los restos, como había sugerido

“No sabía que no estaban las cenizas, me enteraré cuando llegué allí. Aun así lo importante es estar aquí”, sostuvo Alberto González, un médico de 63 años que vestía su bata blanca
“No sabía que no estaban las cenizas, me enteraré cuando llegué allí. Aun así lo importante es estar aquí”, sostuvo Alberto González, un médico de 63 años que vestía su bata blanca
El homenaje en la Plaza de la Revolución se extenderá hasta el martes. Al día siguiente, se iniciará una procesión que recorrerá 13 de las 15 provincias y que concluirá el domingo en Santiago de Cuba, donde se espera sean depositadas las cenizas en el cementerio Santa Ifigenia, tras un recorrido de unos 1.000 km.

“Vengo con toda mi familia al mismo lugar que vine de niño a escucharlo muchas veces y traigo a mis hijos, que algún día comprenderán y sabrán que estuvieron aquí”, dijo Amílcar Ramos, de 33 años
“Vengo con toda mi familia al mismo lugar que vine de niño a escucharlo muchas veces y traigo a mis hijos, que algún día comprenderán y sabrán que estuvieron aquí”, dijo Amílcar Ramos, de 33 años

Asistentes al primer acto oficial por la muerte de Fidel Castro observan la imagen del líder revolucionario
Asistentes al primer acto oficial por la muerte de Fidel Castro observan la imagen del líder revolucionario.
INFOBAE