Thursday, November 17, 2016

MR. TRUMP: LAS BUENAS GENTES DE LOS EEUU Y DEL MUNDO LO ESTÁN MIRANDO






 
Buenos Aires, 17nov, , 2016
Carta a Mr. Donald Trump.

Mr. Trump: las buenas gentes de los EEUU y del mundo lo están mirando a ver qué hace ahora. Ha pasado una semana desde que fue electo Presidente de los EEUU por una ola de votantes que recorrió los EEUU de Norte a Sur y de Este a Oeste, aunque no alcanzó a las márgenes continentales del Pacífico y del Atlántico, porque ahí viven la mayoría de los norteamericanos a quienes la izquierda les parece inteligente; la homosexualidad, simpática; el aborto un derecho de las mujeres que quieren matar a sus hijos antes de que nazcan; que ganan millones jugando en la Bolsa y en malabarismos financieros; que son amigos de los políticos que se han instalado en Washington para desde allí torturar a sus conciudadanos con leyes asfixiantes y confiscatorias; que juegan a la guerra con objetivos obscuros arriesgando la vida de soldados que no son ellos; que endeudan el país hasta las orejas tomando prestado de los enemigos, como la China comunista; que desmantelan la vieja potencia industrial norteamericana y enriquecen a los magnates de los "servicios" que no crean puestos de trabajo sino que los suprimen, es decir, esos que apoyaron a la Sra. Clinton porque es todo eso y mucho peor.

Es lo que se llama el "establishment" a cuyo servicio está la jauría de izquierdistas e inmorales comandados por activistas profesionales. Respecto de estos últimos Ud. mismo lo dijo cuándo al día siguiente de la elección aparecieron bandas de "desconformes" protestando en la calle y diciendo que Ud. no es el Presidente de ellos. O sea, Ud. sabe que esa gentuza no representa a nadie ni a nada bueno. Sus dirigentes cobran plata para hacer esas protestas que la prensa convierte, malévolamente, en una especie de fenómeno telúrico.  

Sin embargo, esa gente no se ha rendido. Siguen agitando y lo que es peor, el "establishment" está decidido a impedir que Ud. cumpla con su promesa electoral de quitarle el poder con que hoy atenaza a la mayoría sana de los EEUU.

Ud. ganó la elección aunque el "establishment" hizo todo lo posible por denigrarlo, ridiculizarlo y silenciarlo. ¿Cómo pudo ser eso? Es un misterio porque la avalancha difamatoria de la prensa fue la más grande que se vio jamás en la política de su país y, más misterioso aún, el gobierno de Obama, dedicado con todas sus fuerzas a que Ud. fuera derrotado, que  podría haber usado el último recurso del fraude electrónico, no lo hizo.

Hoy mismo salen en el diario "La Nación" declaraciones del famoso "hacker" Edward Snowdem que dicen: "Muchos pueden decir que la votación electrónica puede hacerse con seguridad y nos gustaría creerlo. Pero desafortunadamente por ahora no hay ejemplos consistentes que demuestren que así sea...la semana previa a la elección se publicaron informes de expertos que desarrollaron ataques contra las máquinas de votación y demostraron que podían cambiar los registros de votos, tanto electrónico como el impreso que salía de las máquinas". ("La Nación", 15/11/2016, pasg. 9).

¿Por qué Obama no recurrió a ese último recurso? Sólo hay dos explicaciones: Ud. montó un sistema de control integrado por habílisimos "hackers" para impedirlo (que es lo que debió hacer y espero que haya hecho) y/o la Patrona de los EEUU, la Virgen de la Inmaculada Concepción, hizo fracasar el intento de falsear electrónicamente las elecciones.

Sea como sea, Ud. fue electo y ahora el "establishment" se dedica, con su tropa de maleantes de cuello blanco y su tropa de agitadores profesionales, a impedir que Ud. cumpla con lo que esperan las buena gentes que lo votaron.

Es notorio que Ud. ha cambiado desde el 8 de Noviembre. Ya no actúa con la naturalidad del que se juega el todo por el todo "to make America great again" (hacer que los EEUU sean grandes otra vez) sino que parece un manso político profesional, tratando de conformar a todo el mundo.

Me acuerdo cuando dijo en un discurso: "Los Clinton son criminales" y ahora no sólo los elogia sino que ha dicho que le gustaría contar con la colaboración del ex-Presidente Clinton. Hoy dice el diario que piensa nombrar un homosexual en su gabinete. Eso no le debe haber gustado nada a las buenas gentes. ¿Es verdad que lo hará sin que le importe el disgusto de quienes lo llevaron al poder con la mayor buen fe y la más desarmada ingenuidad?

En cambio, cuando se anunció que piensa nombrar asesor a su jefe de campaña, al Sr. Stephen Bannon, en un gesto de mínimo agradecimiento y por la inteligente precaución de asegurarse un buen piloto para las tormentas que le esperan, saltaron sus enemigos como fieras acusándolo de "blanco supremacista", "antisemita" y otras lindezas, todas ellas falsas porque son frases inventadas que no le caben a nadie, salvo a algún sobreviviente del partido nazi que, obviamente, Shannon no es.

Espero que haya rechazado con energía serena esa explosión de odio, pero entretanto déjeme decirle que es repulsivo el intento de suponer que alguien inteligente como Ud. podría darle más importancia al color de la piel que a la calidad de las almas. Lo que vale es la buena índole y la inteligencia. Sólo un idiota preferiría un blanco burro y mal intencionado a un negro bueno e inteligente. Y Shannon no parece ser un idiota.

En cuanto a lo de "antisemita", esta acusación es un "caballito de batalla", un "comodín" que sirve para lanzar contra cualquiera que no sea judío, por el sólo hecho de ser cristiano, por ejemplo, aunque ni se le pase por la cabeza a esa persona perseguir a un judío por ser tal. Lo peor es que quienes usan esas malas artes saben que no son más que una forma de juego sucio y si no fuera por el eco que les da la prensa, serían incapaces de dañar.  Es necesario rechazar la vil acusación breve y contundentemente sin dejarse influir por el "qué dirán" si uno aprecia por su valor a la víctima de esa campaña.

En todo caso, Ud. tiene un programa que cumplir que, en lo esencial, es restablecer la Justicia en la política y desarmar la perversa maquinaria política, mediática, empresarial e intelectual que conspira contra el progreso de los buenos y promueve la exaltación de los malos.

El viejo lema de los EEUU es: "In God we trust" (Confiamos en Dios). Le bastará ser fiel a esa consigna y no dudo que Dios lo ayudará y corregirá lo que haya de malo en su mentalidad, que sin duda habrá porque nadie llega a ser tan rico como Ud. sin haber cometido más de una injusticia, pero todo eso quedará en el pasado si Ud. de ahora en adelante es el Trump que las buenas gente vieron en Ud. cuando lo votaron.

Las buenas gentes esperan, también que no confíe en Putin. No se olvide que es un coronel de la ex-KGB y que no ha trepidado en cometer muchos asesinatos de opositores para llegar y mantenerse en el poder. Y, desde luego, no es su amigo ni el amigo de los EEUU: es su peor enemigo y sólo espera la ocasión para destruirlos usando para ello, si es necesario, las 2.000 bombas nucleares que tiene en su arsenal.

Las buenas gentes desean también que retracte el reconocimiento de la tiranía castrista cometido por Obama a instancias del Papa. Ud. le debe su triunfo, en gran medida, a los millones de votantes de origen cubano que viven en los EEUU y que han perdido su Patria, sus parientes y amigos en el "paredón" de fusilamientos y en las cárceles de Castro.

Lo mismo dígase de los gobiernos de izquierda (que incluyen al de la Argentina, aunque parezca lo contrario) que se han adueñado del poder en Iberoamérica por la violencia o por el fraude. Es necesario ayudar a nuestros pueblos iberoamericanos a ejercer su derecho de darse buenos gobiernos sin la violencia ni los falseamientos con que los oprimen los actuales tiranos.

En fin, Mr. Trump, espero que de alguna manera esa carta que le escribo con la mejor buena voluntad y con un incipiente temor por lo que estoy viendo hasta ahora, le sirva para no olvidarse de las buenos gentes de su país y de todo el mundo que esperan mucho de Ud.

Con todo respeto

Cosme Beccar Varela    

No comments:

Post a Comment