Nicolás Maduro (Reuters)
Nicolás Maduro (Reuters)

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acusó este jueves a la oposición de crear "falsas expectativas" a sus seguidores al decir que en pocos días se verá si el proceso de diálogo dio los resultados que espera y que, de lo contrario, se levantará de la mesa de conversaciones.
"Se han dicho muchas mentiras el día de hoy, se están creando falsas expectativas y hay que tener responsabilidad. Le mienten hasta a su madre", dijo desde el palacio presidencial de Miraflores en un acto transmitido en cadena por radio y televisión.
El mandatario comentó que recientemente algunos voceros de la oposición han expresado posiciones "que no se corresponden con la verdad" y agregó que "no se puede pretender dar un ultimátum a las conversaciones, al diálogo y a la paz".
"Nadie puede decir que en 10 días, si el Gobierno no responde a lo que ellos quieren y no aceptamos, ellos se van a la guerra y eso no puede aceptarlo nadie, así no fue conversado en la mesa", dijo.
Comentó que el próximo 11 de noviembre lo que habrá es una reunión entre las partes "para ver los resultados de las cuatro comisiones de trabajo" y alertó a los seguidores de la oposición de que estos voceros de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) supuestamente les están mintiendo.
El representante del oficialismo en el proceso de diálogo, Jorge Rodríguez, dijo en este mismo acto que el cronograma de los próximos comicios en Venezuela ya fue anunciado por el Consejo Nacional Electoral (CNE) y en ese esquema sólo aparecen las votaciones de gobernadores y alcaldes para 2017.
También comentó que la oposición ha dicho que ya hizo la concesión, en el marco del diálogo, de suspender la marcha al Palacio de Miraflores que estaba prevista para hoy y apuntó que "esa no es ninguna concesión" sino "un clamor de paz de todo el pueblo de Venezuela".
Al mismo tiempo, Maduro declaró que sus opositores deben entender que "la revolución va a continuar" y les pidió aprender a "dejarse gobernar democráticamente". Dijo que el pueblo ha "sabido defender" la sede del gobierno y que "nunca más" la oposición volverá a ese espacio.
"Nunca más volverá esa gente por aquí, ni por las buenas ni por las malas vendrán a Miraflores, ni con los votos ni con las balas entrarán nunca más a Miraflores", advirtió.
Aseguró, además, que la MUD supuestamente está buscando "excusas" para abandonar el diálogo político que está en curso desde el domingo con el auspicio de mediadores internacionales y el Vaticano. Les pidió que se queden "quietos" en el diálogo al tiempo que les aseguró: "El único presidente de la República que garantiza que ustedes (los opositores) sigan conviviendo y ejerciendo sus derechos políticos soy yo, y ustedes lo saben".
Nicolás Maduro baila salsa en su nuevo programa de radio (AFP)
Nicolás Maduro baila salsa en su nuevo programa de radio (AFP)
El Gobierno y la oposición venezolana iniciaron el pasado domingo un diálogo con el auspicio de la Unión de Naciones Suramericanas y el Vaticano.
La MUD presentó hoy varias condiciones para volver a sentarse en la mesa de diálogo con el gobierno de Venezuela el próximo 11 de noviembre, entre ellas el compromiso "de ambos bandos a una solución electoral para salir de la crisis".
Asimismo, el gobernador del estado venezolano de Lara, el opositor Henri Falcón, aseguró este jueves que el diálogo no arrojará una solución definitiva a la crisis que atraviesa el país el próximo día 11 de noviembre.
"El 11 no hay una solución definitiva, eso es mentira, el diálogo es consecutivo, permanente y progresivo para que pueda ser eficaz y efectivo", dijo Falcón en rueda de prensa.
INFOBAE