El descarrilamiento de un tren de pasajeros este domingo en el norte de India dejó un saldo de al menos 104 muertos, muchos de los cuales estaban durmiendo cuando ocurrió el accidente, indicó la policía.
La tragedia del expreso Patna-Indore ocurrió cerca de Kanpur en el Estado de Uttar Pradesh, en las primeras horas de la mañana.
"Unos 63 cuerpos fueron retirados del tren estrellado y hay unos 150 heridos", dijo a la prensa Daljit Singh Chawdhary, director general adjunto de la policía.
Poco después el hombre elevó el saldo a 104 victimas.
Chawdhary precisó que los equipos de socorro seguían trabajando en el lugar, incluyendo médicos de la Fuerza nacional de respuesta a los desastres (NDRF).
Todos los hospitales de la zona fueron colocados en estado de emergencia y unas 30 ambulancias fueron desplegadas en el lugar para trasladar a los heridos.
Imágenes de la televisión mostraron a los equipos de socorro tratando de abrirse camino en los vagones destrozados, en medio de maletas y otros equipajes desparramados.
Sobrevivientes del siniestro dijeron haberse despertado entre el ruido y el caos.
"Nos despertamos en medio de una gran conmoción esta mañana. Estaba oscuro y el ruido fue ensordecedor", dijo a los reporteros un pasajero junto a su familia. "Tengo suerte de estar vivo y a salvo, pero fue una experiencia cercana a la muerte".


(AFP)
(AFP)
El ministro indio de Ferrocarriles, Suresh Prabhu, tuiteó que el gobierno investigará las causas del descarrilamiento y prometió adoptar medidas contra los responsables.
La red ferroviaria india, una de las más extensas del mundo, sigue siendo uno de los principales medios de transporte de este vasto país, pero está mal mantenida y los accidentes son frecuentes.
En 2014, un tren expreso se estrelló contra un convoy detenido en la vía, también en el Estado de Uttar Pradesh, matando a 26 personas.
El primer ministro indio Narendra Modi tuiteó que estaba "angustiado más allá de lo expresable con palabras" ante tantas pérdidas de vidas humanas.
Su gobierno prometió invertir 137.000 millones de dólares en los próximos 5 años para modernizar la vetusta red de ferrocarriles y volverla más segura, rápida y eficiente.
Con información de AFP
tomado de INFOBAE