El alemán Jürgen Kantner y su pareja (AFP)
El alemán Jürgen Kantner y su pareja (AFP)
 
El grupo terrorista filipino Abu Sayyaf exigió unos 10 millones de dólares por la liberación del alemán Jürgen Kantner, secuestrado en las aguas malasias de Sabah.
El rapto tuvo lugar hace dos semanas, cuando el alemán navegaba en un barco, localizado más tarde en la isla filipina de Laparan. Dentro de la embarcación, fue hallado el cuerpo sin vida de su pareja, Sabina Merz, que presentaba varias heridas de bala.
Uno de los líderes de la organización yihadista, Alhabsi Misaya, pidió el rescate a través de un mensaje de texto, según el diario filipino The Star, aunque no especificó un plazo para la entrega del dinero.
"La cantidad que piden es imposible e increíblemente alta", afirmó Filemón Tan, vocero del Comando de Mindanao Occidental de las Fuerzas Armadas de Filipinas, región en la que opera principalmente Abu Sayyaf.
Tan confirmó, sin embargo, que el Ejército recibió informes de que Kantner está en manos de los terroristas en la provincia de Sulu, en el extremo suroeste de Filipinas.
Las autoridades hallaron el cuerpo sin vida de Sabina Merz
Las autoridades hallaron el cuerpo sin vida de Sabina Merz
Kantner, de 70 años, y su compañera navegaron por los océanos durante muchos años a bordo de un velero de 53 pies bautizado Rockall.
En 2008, la pareja fue apresada por unos piratas somalíes en el golfo de Adén y retenidos por sus captores durante 52 días antes de ser liberados a cambio de un rescate de seis cifras, según The New York Times.
En una entrevista con AFP en 2009, Kantner dijo que jamás renunciaría a navegar. "¿Por qué debería regresar a Alemania donde no tengo a nadie?", señaló. "Después de 32 años, he perdido todo contacto con ellos".
"Mi barco es mi vida y no quiero perderlo, eso es todo. No me importan los piratas ni los Gobiernos", dijo el navegante, cuando volvía a Somalia para recuperar el Rockall.
Este año fueron decapitados dos canadienses en poder de los terroristas de Abu Sayyaf
Este año fueron decapitados dos canadienses en poder de los terroristas de Abu Sayyaf
Abu Sayyaf intensificó su actividad en los últimos meses, en los que secuestraron a decenas de personas en las aguas del suroeste de Filipinas y noreste de Malasia, muchos de ellos tripulantes de embarcaciones que navegaban por la zona.
El grupo yihadista decapitó este año a dos rehenes canadienses, John Ridsdel y Robert Hall, tras vencer el plazo impuesto por los terroristas para el pago del rescate.
Según las autoridades, los terroristas mantienen en su poder también a seis filipinos, seis vietnamitas, cinco malasios, cuatro indonesios, un holandés y un surcoreano.
La organización terrorista, creada en 1991 por veteranos de la guerra de Afganistán contra la Unión Soviética, juró lealtad al Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés).
INFOBAE