Kim Jong-un supervisó ejercicios militares en el sur de su país (Reuters)
Kim Jong-un supervisó ejercicios militares en el sur de su país (Reuters)
Corea del Norte advirtió este jueves que el presidente estadounidense electo Donald Trump y su futuro gobierno tendrán que tratar con un "Estado nuclear", y calificó los intentos estadounidenses de desnuclearización de "ilusión obsoleta".
"Si hay algo que el Gobierno de Obama hizo (….) es poner en grave peligro la seguridad del continente americano", escribe el diario del partido único en un editorial.
"Llega al nuevo Gobierno la carga de tener que hacer frente al Estado nuclear del Juche", la doctrina ideológica norcoreana centrada en la noción de "autosuficiencia", añade el Rodong Sinmun.
El periódico no pronuncia el nombre de Donald Trump.
Desde hace un tiempo se elevan cada vez más voces para pedir a Washington un cambio en el trato con Corea del Norte.
El coordinador de los servicios de inteligencia estadounidenses James Clapper declaró a finales de octubre que tratar de convencer a Pyongyang de que renuncie a su programa nuclear está abocado al fracaso.
Bajo la presidencia de Barack Obama, Washington se mostró inflexible en el rechazo a una Corea del Norte nuclear, lo que supedita todo diálogo a un compromiso, verificable, del país con la desnuclearización.
El diario norcoreano cita los comentarios de James Clapper y se apoya en ellos para estimar que existe un consenso general para aceptar a Corea del Norte como Estado nuclear.
Los responsables estadounidenses "deben tomar nota de las declaraciones de Clapper. Las esperanzas estadounidenses de desnuclearización de Corea del Norte son una ilusión obsoleta".
Donald Trump no ha especificado durante la campaña cuál será su política con relación a Corea del Norte, pero dio a entender que estaba abierto a entablar negociaciones con el dirigente norcoreano Kim Jong-Un.
"Si viniera aquí, lo aceptaría", dijo en junio a sus seguidores en Atlanta.
Desde su primera prueba nuclear de 2006, Corea del Norte sufrió cinco tandas de sanciones de la ONU.
Después del quinto ensayo nuclear de septiembre, el Consejo de Seguridad de la ONU debate nuevas sanciones.
Más ejercicios militares
Kim Jong-un supervisó un ejercicio de artillería cerca de la conflictiva frontera marítima con el Sur, en lo que se considera una nueva demostración de fuerza militar frente a Seúl y Washington.
El dictador visitó el destacamento de defensa de la isla de Mahap a escasos kilómetros de la Línea Límite del Norte del Mar Amarillo, escenario de numerosos choques armados entre ambas Coreas en los últimos años.
Tras instar a las tropas a mantenerse preparadas para el combate, Kim ordenó y supervisó un ejercicio de artillería que fue completado con éxito, informó la agencia estatal KCNA en un comunicado sin especificar la fecha de la inspección.
Se trata de la segunda visita del líder norcoreano a instalaciones militares en esta semana -una frecuencia superior a lo normal- en la que la actualidad internacional ha estado marcada por la elección de Donald Trump.
Expertos en Corea del Sur han destacado que el régimen trata de mostrar su fuerza militar y la capacidad de liderazgo de Kim Jong-un en un momento en que podrían producirse cambios en las políticas de defensa y seguridad de los EEUU en la región del nordeste de Asia.
Los EEUU mantienen 28.500 efectivos en Corea del Sur, y se compromete a defender a su aliado en caso de conflicto con el Norte como herencia de la Guerra de Corea (1950-1953).
Donald Trump prometió durante su campaña que exigiría a Corea del Sur renegociar este acuerdo de defensa, ya que hace perder miles de millones de dólares a los EEUU cada año.
(Con información de AFP y EFE)