(Reuters)
(Reuters)
El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, buscó el viernes en Miami recuperar algo del electorado hispano de Florida, que le ha dado dramáticamente la espalda y cuyo favor es crucial para ganar el 8 de noviembre.
El magnate inmobiliario cortejó en particular a los cubanos y a los venezolanos en un estado donde sólo tiene el apoyo de 9,1% de los hispanos, según el sondeo de la Universidad Internacional de Florida divulgado la semana pasada.
Recuperar terreno en Florida, un swing state (un estado tradicionalmente oscilante entre demócratas y republicanos), es vital para las ambiciones presidenciales del magnate.
Ante las cerca de 4.000 personas reunidas para el evento en el teatro James L. Knight Center de Miami -titulado emblemáticamente "Los deplorables", en referencia al calificativo utilizado por Clinton para definir a los simpatizantes del magnate- Trump prometió mano dura contra los gobiernos de Cuba y Venezuela, cuyos nacionales se hicieron presentes con ovaciones.
“Vamos a apoyar al pueblo cubano en su lucha contra la opresión comunista”, dijo, criticando la apertura iniciada por Barack Obama en 2014.
"Todas esas concesiones que Barack Obama ha dado al régimen de Castro fueron hechas a través de órdenes ejecutivas, lo que significa que el siguiente presidente puede revertirlas, y eso es lo que voy a hacer a menos que el régimen de los Castro escuche nuestras demandas", afirmó Trump.
"Esas demandas incluirán libertad religiosa y política para la gente de Cuba", agregó Trump en esta ciudad, que alberga una numerosa comunidad cubana y en donde se ha asentado el exilio político proveniente de la isla.
Las palabras del aspirante a la Casa Blanca representan un giro al apoyo que ha dado a lo largo de la campaña electoral al restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países, que se inició con el anuncio simultáneo en diciembre de 2014 por parte de Obama y Castro de realizar un acercamiento tras más de 50 años de silencio.
Un simpatizante de Trump en el evento en Miami (AP)
Un simpatizante de Trump en el evento en Miami (AP)
El magnate también lanzó un guiño a los venezolanos, prometiendo apoyar "a todos los pueblos oprimidos del hemisferio".
Los venezolanos “anhelan ser libres, anhelan ayuda. El sistema es malo pero su gente es maravillosa”.
Pero no estuvieron solo los latinos al centro de los intentos de seducción de Trump. El candidato republicano también se dirigió a los afroamericanos, un electorado tradicionalmente demócrata, y les preguntó: "¿Qué tienen que perder? Voy a arreglarlo, no puede ir peor".
Simpatizantes de la comunidad afroamericana en el evento en Miami (Reuters)
Simpatizantes de la comunidad afroamericana en el evento en Miami (Reuters)
En Miami, Trump condensó sus propuestas en materia económica con promesas de más trabajo para la población, incluidos los hispanos. "Mi agenda económica se puede resumir en tres palabras, y creo que les va a gustar estas palabras: Trabajo, trabajo, trabajo", afirmó.
Con información de EFE y AP