Lula da Silva llora durante su discurso con el que intentó defenderse de las acusaciones de corrupción que pesan sobre él
Lula da Silva llora durante su discurso con el que intentó defenderse de las acusaciones de corrupción que pesan sobre él
Entre lágrimas, el ex presidente brasileño Lula da Silva intentó una defensa hoy ante un grupo de seguidores y prometió que si la Justicia de su país prueba un acto de corrupción de su autoría, "irá caminando a la cárcel".
Visiblemente emocionado y con la voz quebrada, el jefe del Partido de los Trabajadores (PT) y mandatario de Brasil durante ocho años se paró frente a un micrófono en un hotel de San Pablo y dijo sentirse un "perseguido por las cosas buenas que hizo" durante su administración.
"Prueben una corrupción mía e iré caminando a la cárcel", manifestó Lula en un acto partidario, al tiempo que añadió que está "orgulloso de saber que la persecución es por causa de las cosas buenas que hizo".