Friday, August 26, 2016

FELICITACIONES A "LA BOTELLA AL MAR", EN SUS 16 AÑOS DE VIDA

LUCHA PARA DAR A CONOCER LA VERDAD EN ARGENTINA Y EL RESTO DEL MUNDO





DIECISEIS AÑOS DE “LA BOTELLA AL MAR”
 Buenos Aires, 25 de Agosto del año 2016 -
 El día de la fiesta de San Luis Rey de Francia, 25 de Agosto, del año 2000 empecé este periódico, "La botella al mar". Desde entonces he publicado 1414 editoriales y 5330 respuestas a cartas de lectores, muchas de las cuales son pequeños o largos artículos sobre los temas que me proponían mis corresponsales.
 Los temas han sido variados pero la intención fue siempre la misma: servir a Dios y a la Patria, combatiendo por la Verdad, la Justicia y el Bien, contra todo intento de negarlos o defraudarlos. No siempre habré logrado lo que me proponía, por defecto de capacidad o del ánimo, pero no tengo conciencia de haber transigido jamás con el error, la injusticia y el mal por conveniencia o temor.
 Elegí la fiesta de ese gran rey para empezar esta aventura porque en él se sintetiza mi ardiente deseo de que en este país y en el mundo exista una Autoridad como la de ese gran santo y sean desalojados todos los farsantes de todos los partidos, civiles, uniformados o clericales, porque sólo con una Autoridad como esa puede conseguirse el bien común, el premio y promoción de los buenos y el castigo y exclusión de los malos.
 Lamento decir que no he conseguido nada de eso. Hoy, bajo la tiranía hipócrita de Macri estamos mucho peor que en el año 2000, cuando paseaba su inutilidad en la Casa Rosada, Fernando de la Rúa. Desde entonces no hemos hecho más que decaer de mal a peor y la Argentina ha desaparecido para hacerle lugar a una “argentina” dominada por ladrones, ateos, agitadores, extorsionadores y mentirosos de toda especie.
 El Poder Judicial ha sido destruido o, lo que es peor, ha sido ocupado por jueces prevaricadores desde la Corte Suprema hasta los empleados ínfimos.
El Poder Legislativo ha sido anulado como Parlamento de los representantes de la Nación para convertirse en la cueva de una "dirigencia" corrupta e inepta. El Poder Ejecutivo ha tomado la forma de una Estado totalitario y gigantesco que asfixia las fuerzas vitales de la población y aleja a los hombres de buena voluntad que quieran habitar en nuestro suelo (no a los mahometanos que vienen portando un fanatismo que nada tiene de religioso, ocultando entre ellos a terroristas despiadados), atrayendo en cambio a todas las "maffias" políticas de los países neo-comunistas y de la droga, además de ser el coto de caza de "empresarios" voraces y usureros.
 La clase política, que monopoliza todos los cargos públicos, no ha sido elegida por los votantes sino por quienes controlan el fraude electrónico, o sea, por una secta neo-comunista que exige sumisión incondicional como condición para ser "elegido", no por el electorado, sino por el fraude de esa misma secta.
 La Constitución ha sido deformada en 1994 pero lo que queda en ella como restos de una organización nacional con respeto de los derechos individuales y tres poderes independientes entre sí, ha sido violado sin cesar en perjuicio de los habitantes y en beneficio de los corruptos que ocupan el gobierno en todos los niveles. Las personas comunes viven bajo la espada de Damocles de la arbitrariedad que proviene de cualquiera de los tres poderes y no tienen adonde recurrir para defenderse.
Los mejores son sistemáticamente postergados y los peores escandalosamente promovidos, en todos los gobiernos que hubo desde el 2000 hasta la fecha. Y cada vez es peor, porque el que actualmente padecemos, presidido por Macri, que además de ser inepto, vago, inmoral, injusto y falso, es una mala persona, como lo son sus cómplices en el usufructo del Estado.
 Hay muchas pruebas de eso pero me limito a citar el caso del "curro" de los derechos humanos: desde que asumió el 10/12/2015 han muerto encarcelados injustamente 27 militares, policías y civiles, antes de eso murieron otros 340 y hay otros 1.600 que esperan tras las rejas en la antesala de la muerte.
Para asegurarse de que los homicidios cometidos queden impunes y continúen ocurriendo los que inexorablemente ocurrirán, ha nombrado a un jacobino descarado, Avruj, como secretario de derechos humanos, que no cesa de cometer esos delitos. Ahora está dedicado a que el Comisario General Etchecolatz muera en medio de la roña y del descuido, como puede verse en el nro. 1445 de este periódico.
 ¡Si al menos hubiera conseguido que un gran número de argentinos se dieran cuenta de esto y se hubieran resuelto a actuar con todos sus medios, por pocos que sean, para enfrentar tanta ignominia! Pero no lo conseguí. Estoy más solo ahora que en el 2000, a pesar de que "La botella al mar" tiene casi 4.000 subscriptores y algunos de ellos la difunden a sus contactos.
En estos 16 años no he "merecido" que los grandes medios de difusión, incluyendo a "La Nación" que leen casi todos los "buenos argentinos", la mencionaran alguna vez, aunque me consta que usan sus argumentos cuando les parece conveniente disfrazarse de honestos y veraces. Lo mismo debo decir de la Jerarquía eclesiástica. No hay un solo Obispo que me haya dicho o escrito una palabra de aliento.
 El único que se ocupó de "La botella al mar" fue Monseñor Bergoglio cuando era Arzobispo de Buenos Aires y fue para darle poder a un penalista para me querellara por un artículo en el que reprochaba que -según noticia de "La Nación" 26/5/2004, pag. 7- hubiera entregado a Kirchner el texto de lo que pensaba decir en el Te Deum del 25 de Mayo del 2004 en su presencia, lo cual constituía un sometimiento inaceptable de la Iglesia a la censura del Estado, violando un principio sagrado por defender el cual hubo mártires de la Iglesia, como Santo Tomás Becket.
 Finalmente Mons. Bergoglio, a quien respondí directamente la intimación del abogado, ni desmintió la noticia de "La Nación" ni me querelló. ¿Cuándo querrá Dios que dejemos de caer en el abismo en el que estamos cayendo? ¿Cuándo tendrá piedad de nuestra infidelidad y nos dará una Autoridad verdadera, como la de San Luis, que durante una grave enfermedad de la que temía morir, llamó a su hijo, heredero de la corona y le dijo: "Querido hijo, te ruego que te hagas amar por el pueblo de tu reino; porque verdaderamente yo preferiría que un escocés viniese de Escocia a gobernar el pueblo del reino bien y lealmente en lugar tuyo, si tú lo gobernaras torpemente."
Y muriendo en Tunez durante su última Cruzada, le dio varios consejos entre ellos los siguientes. "11.-Ama todo lo que sea el Bien, detesta el mal, sea donde sea que esté." "15.-Cuando hagas justicia reconociendo el derecho de tus súbditos, sé leal y firme, sin volverte ni a derecha ni a izquierda, sino siempre recto ante tu conciencia; y sostiene el reclamo de los más pobres (N: y desvalidos), hasta que la verdad sea declarada" ("El libro de las santas palabras y de las buenas acciones de nuestro santo rey San Luis", por Jean, Sire de Joinville, edit. "Le livre catholique. Les editions G. Gres et. Cie." 1922, pags. 8 y 325).
 Además de justo era católico de verdad, piadoso, prefería tener lepra antes que cometer un pecado mortal (edic. cit. pag. 10); heroico como cuando en su primera Cruzada desembarcó junto con la vanguardia de guerreros en tierra de paganos, con el agua hasta los hombros, armado enteramente, con el escudo colgado al cuello y la lanza en la mano (pag. 4, op. cit.); dedicado a su oficio real recibiendo a todos los que pidieran justicia sin trámites ni demoras, sentado a veces bajo un roble del bosque de Vincennes (pag. 24 op. cit.).
Amaba a Dios sobre todas las cosas y su política consistía en hacer siempre lealmente lo que era justo, aunque eso implicara alguna pérdida material. No era un “político” como se lo entiende hoy, ni lo hubiera sido jamás porque era un santo, o sea, un hombre de honor.
 ¡Dios mío qué tristeza se siente cuando se tiene ante los ojos la imagen de esta Autoridad y se la compara con Macri, encharcado en el vicio, desleal, injusto, ausente del servicio del bien común y cobarde hasta el punto de cometer cualquier injusticia antes que enfrentar a la izquierda, despreciando a las víctimas de esa secta de facinerosos!
 Sin embargo, sea como sea, bajo el amparo de la Santísima Virgen, "La botella al mar" continuará mientras tenga fuerzas y vida.
 Cosme Beccar Varela

No comments:

Post a Comment