Monday, August 1, 2016

ARGENTINA: TAMBIEN HAY HUELGAS DE HAMBRE

EL HORROR CONTINÚA POR VOLUNTAD DE MACRI Y DE JUECES PREVARICADORES : NUEVA HUELGA DE HAMBRE
Miguel Etchecolatz fue Comisario general de Policía de la provincia de Buenos Aires.
Uno de los secuestrados políticos más ancianos, más enfermo, más vejado por los canallas de la izquierda no sólo en su persona sino también en su familia y por el incendio de su casa, es el Comisario General Etchecolataz. Este desdichado oficial, cierto de que la intención de los jueces prevaricadores y la de Macri , estafador político que prometió "acabar con el curro de los derechos humanos" para conseguir los millones de votos de la familia militar y el de quienes aborrecen la pérfida política persecutoria de los terroristas encaramados al poder kirchnerista, es de que sufra y muera en la cárcel, ha iniciado una huelga de hambre el 25 de Julio ppdo.

El 10 de Agosto del 2011 hice una de mis visitas al campo de concentración, mal llamada cárcel federal de Marcos Paz, y estuve con varios de los secuestrados que allí son encerrados por jueces a las órdenes del régimen tiránico con el cual comparten la misma ideología y el mismo odio contra la Argentina tradicional y contra las FFAA. Es tan evidente la parcialidad de esos prevaricadores que no hay ninguna duda de que eso que llaman "juicios" no son otra cosa que una farsa, una parodia, que insulta la más elemental noción de Justicia.  

Ví allí a hombres de mucha edad detrás de sólidas rejas y alambradas de púas como si fueran peligrosas fieras, en violación flagrante de la ley que les otorga el derecho a la prisión domiciliaria cuando son mayores de 70 años, y tanto más cuando están enfermos. Los jueces le han dado este "derecho" a un asesino múltiple de todas las mujeres de su familia, el odontólogo Barreda, pero a esos ancianos encarcelados por puro odio de los terroristas que ellos combatieron, ¡no!, o sólo con cuentagotas.

Los jueces penales federales  responsables de esta brutalidad deberían estar presos ellos (y espero que eso ocurra cuanto antes) por prevaricato y por homicidio preterintencional o tal vez inencional, tal es su desprecio por la justicia y por su carencia absoluta de los más elementales sentimientos de humanidad.

Entre los ancianos secuestrados en Marcos Paz que conocí en aquella visita estaba el Comisario General Etchecolatz, de más de 80 años, vejado por la jauría izquierdista durante las "audiencias" de la farsa judicial de que fue víctima, con su casa incendiada por esos mismos canallas, dejando a su familia angustiada, en la pobreza y a merced de las bandas de asesinos que la atacaron en su ausencia, y dejaron ciega a su esposa a fuerza de golpearla. Él está, además, gravemente enfermo y confundido por la brutalidad con que lo tratan y por la indiferencia de sus camaradas. 


Es un hombre de pequeña estatura que ya en ese entonces se veía muy mal de salud y, como digo, mentalmente confundido por el trato espantoso e injustificado al que estaba siendo sometido. Hablé con él largamente y después me llamó por teléfono desde la cárcel y me entristeció ver su sufrimiento al mismo tiempo que mi total impotencia para hacerlo cesar.

Ahora está en huelga de hambre, arriesgando su vida, como último recurso, para que lo dejen en libertad o al menos, le concedan la prisión domiciliaria. Su esposa se ha dirigido a la diputada Carrió con la esperanza de que interceda por él y consiga que se le conceda lo que pide y le corresponde legalmente. Lástima que la señora tal vez no sepa que la Dra. Carrió fue una de las promotoras de la “política de derechos humanos” que está en el origen de las atrocidades que sufre su marido. Espero que, sin embargo, tenga compasión de esta desamparada señora.

No comments:

Post a Comment