La secretaria de Estado de Energía y legisladora conservadora, Andrea Leadsom, se retiró el lunes de la contienda y dejó a la ministra del Interior, Theresa May, como única aspirante a la sucesión de David Cameron al frente del Partido Conservador y del gobierno del Reino Unido.
Leadsom llegó a la conclusión de que carece del "apoyo suficiente" para ganar, según expresó en un comunicado. May "está idealmente situada para materializar el Brexit en los mejores términos posibles para el pueblo británico", dijo la legisladora. Además, sostuvo que el país necesita certeza y no nueve semanas de disputa por el liderazgo.
May será "formalmente" proclamada líder del Partido Conservador británico y primera ministra del Reino Unido una vez se haya reunido el comité 1922 del grupo parlamentario "tory", declaró hoy su presidente, Graham Brady.
Brady señaló que el consejo de este comité, que aplica los estatutos de la formación, mantendrá una reunión de consulta, pero indicó que la intención es proclamar a May "lo antes posible" para el doble cargo.
May y Leadsom, que fueron preseleccionadas por los parlamentarios conservadores el pasado 7 de julio, competían por el voto de las bases en unas elecciones internas que debían concluir el 9 de septiembre.
La ministra del Interior, que defendió con reservas la permanencia en el bloque europeo, se define como una candidata unificadora, y dijo el lunes que en ningún momento buscará revertir el resultado de la consulta: "brexit es brexit", ha afirmado.
El actual primer ministro, David Cameron, dimitió tras el voto favorable a la salida del Reino Unido pero dijo que se quedaría al frente del Ejecutivo hasta que se eligiera a su sucesor, lo que iba a ocurrir en septiembre.
La nueva jefa del Gobierno británico será la encargada de liderar las conversaciones con la Unión Europea para acordar los términos de la salida del Reino Unido del bloque comunitario.