La manifestación de estudiantes fue reprimida por la policía antidisturbios (EFE)
La manifestación de estudiantes fue reprimida por la policía antidisturbios (EFE)
Santiago de Chile, 6 de julio, 2016 
La policía chilena reprimió el martes con chorros de agua y gases lacrimógenos a centenares de universitarios que intentaban marchar hacia el Ministerio de Educación en rechazo a la reforma educativa.
Desde media mañana, los jóvenes se reunieron en múltiples puntos alrededor del centro de Santiago y partieron hacia el ministerio, adyacente al palacio de gobierno. Pero tras caminar pacíficamente unas pocas cuadras, fueron interceptados por efectivos antimotines.
La represión se debe a que la Alcaldía de Santiago les había negado el permiso para realizar la marcha.
Por el momento, la policía no entregó cifras de detenidos. Un periodista del canal estatal de televisión denunció el arresto del camarógrafo Gonzalo Carvajal "sin absolutamente ninguna provocación" y sostuvo que "lo azotaron, la cámara debe haber quedado destruida, lo subieron al carro policial y se lo llevaron detenido".
Algunos estudiantes intentaron caminar por una calle que desemboca en el palacio de La Moneda pero fueron reprimidos por la policía, que los obligó a retroceder. Otras decenas lograron acercarse pero fueron empujados y dispersados con gases irritantes.
"En el mismo camino de cambiar la educación está la revolución", "A frenar las reformas del Estado neoliberal", se leía en algunos de los carteles que portaban los estudiantes.
En varias arterias de la capital, la policía intentó impedir que se interrumpiera el tránsito formando férreos cordones y empujando a los estudiantes con sus escudos. Se observaron enormes atascos de vehículos.
Los estudiantes rechazan el esperado proyecto de reforma educativa que ingresó la víspera al Congreso tras al menos nueve dilaciones.
La reforma es el programa estrella de la presidente Michelle Bachelet y el pilar de su campaña electoral. Sin embargo, la fuerte baja de los precios internacionales del cobre, que es la principal exportación chilena, hizo que los cambios propuestos por la mandataria quedasen vinculados al crecimiento económico del país.
"(El proyecto) no consagra la gratuidad para todos, sino solamente para unos pocos. ¿Por qué tiene que ser un beneficio que sólo llegue a goteo?", criticó el presidente de los alumnos de la Universidad Central y vocero de la confederación que aglutina a los estudiantes de las universidades chilenas, Gabriel Iturra.
Iturra agregó que según las condiciones establecidas por Bachelet, que traspasó la decisión de adoptar una educación gratuita y universal a futuros gobiernos, la enseñanza gratis se podría financiar recién en 20 o 25 años.
"No puede ser que la gratuidad dependa de los vaivenes del mercado o del crecimiento del país", se quejó Patricio Medina, de la Universidad de Santiago.
INFOBAE