El presidente Mauricio Macri en Tucumán junto a gobernadores y representantes de delegaciones extranjeras (Télam)
El presidente Mauricio Macri en Tucumán junto a gobernadores y representantes de delegaciones extranjeras (Télam)
El gobierno argentino festejó este sábado en Tucumán los 200 años de la independencia de la corona de España con un acto cívico y un Te Deum católico, en los que el principal invitado fue el rey emérito Juan Carlos I.
El presidente Mauricio Macri encabezó las celebraciones en la capital de la provincia de Tucumán, donde en 1816 un congreso patriótico de diputados declaró la soberanía y la extendió a "toda dominación extranjera".
Los actos se desarrollaron sin la presencia de ningún presidente de naciones latinoamericanas o de otras regiones. La Casa Rosada había previsto las visitas de los mandatarios de Chile, Michelle Bachelet; de Paraguay, Horacio Cartes; y de Italia, Sergio Mattarella, pero a último momento no pudieron ser confirmadas.
El papa Francisco, el ex cardenal argentino Jorge Bergoglio, envió un mensaje que fue leído durante el Te Deum y en el que expresó su intención de estar "cerca de los que más sufren, los enfermos, los que viven en la indigencia, los presos, los que se sienten solos, los que no tienen trabajo y pasan todo tipo de necesidad".
El jefe de la Iglesia Católica extendió su saludo a "los que son o fueron víctimas de la trata, del comercio humano y explotación de personas, los menores víctimas de abuso y tantos jóvenes que sufren el flagelo de la droga. Todos ellos llevan el duro peso de situaciones, muchas veces límite. Son los hijos más llagados de la Patria".
"Y sentimos hondamente en el corazón que a la madre patria no se la puede vender. Celebramos 200 años que se proyecta más allá de los límites del país, hacia la Patria Grande, la que soñaron (los libertadores sudamericanos) José de San Martín y Simón Bolívar", escribió Francisco.
Ahorrar energía
Macri, líder de la alianza gobernante Cambiemos, hizo una breve mención a la gesta independentista y dedicó su discurso a la actualidad política, dominada por la inflación de 40% anual, la caída de la economía de 0,7% en el primer trimestre y un fuerte incremento de las tarifas de servicios públicos.
"Tuvimos que tomar muchísimas decisiones, algunas fueron difíciles. Me dolieron y me siguen doliendo, si hubiera habido una alternativa para tomar otra decisión, la hubiera tomado, pero no existía", dijo sobre las alzas de precios de la luz, el agua y el gas que van del 200% al 2.000%.
Jueces y tribunales han ordenado suspender los ajustes, tras las masivas demandas y protestas populares en todo el país. La decisión final la tomará la Corte Suprema. Macri había señalado que las tarifas estuvieron retrasadas debido a que el kirchnerismo las subsidiaba con fondos que recaudaba de impuestos. "Aprendamos a utilizar la menor energía posible", recomendó el presidente a los usuarios.
Ante varios miles de personas reunidas en las calles, Macri asistió después junto con el rey emérito de España Juan Carlos I y otras autoridades a un desfile de jóvenes bailarines y escolares con banderitas argentinas.
La invitación al monarca había suscitado críticas de sectores de la oposición y organizaciones de pueblos originarios.
Las celebraciones continuarán el domingo en Buenos Aires con un desfile militar a la antigua usanza, el primero de gran envergadura desde el fin de la dictadura (1976-83) y la restauración de la democracia.
Con información de AFP
INFOBAE