Reino Unido vota para decidir el Brexit (AFP PHOTO / BEN STANSALL)
Durante meses los británicos se dividieron en dos posiciones claras: a favor de la permanencia (Remain) del Reino Unido en la Unión Europea o a favor del abandono (Leave) del bloque de 28 países.
"¿Debe el Reino Unido mantenerse como miembro de la Unión Europea o debe dejar la Unión Europea?" será la pregunta oficial que cada elector tendrá que responder en las estaciones de votación de todo el país, desde las 7 de la mañana (GMT) de este jueves 23 de junio, un día que muchos consideran histórico por la trascendencia de la decisión y que otros aguardan con temor.
Los habilitados para votar son casi 40 millones de personas, ciudadanos británicos y del Commonwealth mayores de 18 años que viven en el Reino Unido y aquellos nacionalizados que vivieron en el extranjero por menos de 15 años. Los ciudadanos de la Unión Europea que viven en ese país no podrán votar, excepto aquellos que sean de Gibraltar, Irlanda, Malta y Chipre, por los lazos históricos con Reino Unido.Así es la boleta que usarán los electores
El conteo de los votos comenzará a las 22 (GMT) y continuará durante toda la madrugada. Se espera que el resultado sea publicado oficialmente lo antes posible el viernes 24 de junio. El anuncio se hará en Manchester, en el centro del recuento regional del noroeste de Inglaterra.
Técnicamente, el referéndum no es vinculante y el Parlamento británico podría bloquear su resultado, pero nadie imagina ese escenario en el Reino Unido. Si la mayoría de los británicos decide abandonar la UE, el primer ministro David Cameron deberá informarlo de manera protocolar a los otros líderes europeos y empezar a coordinar el largo camino del adiós. En caso de que se opte por la permanencia, Cameron y su equipo de gobierno deberán diseñar una propuesta de reforma, que será presentada al bloque para trabajar en conjunto con los otros países europeos.
Las campañas por ambas posiciones gastaron el equivalente en libras de alrededor de 10 millones de dólares, aportadas por partidos y donaciones de individuos. Se utilizaron para la propaganda en medios gráficos, televisivos, redes sociales y las reuniones de los políticos y figuras en general con los ciudadanos en todas las regiones de Reino Unido para convencer a los votantes.
Los números preliminares publicados por distintos medios a partir de encuestas de opinión pronostican un resultado muy ajustado. Hasta hace poco más de un mes, la permanencia en UE llevaba una ventaja holgada. Pero el Brexit fue ganando fuerza.
Por primera vez en mucho tiempo, los partidos más grandes del país, laboristas y conservadores, se unieron y enfrentaron sin seguir la bandera específica de su facción política. Sucede porque al interior de cada partido hay políticos que apoyan una u otra opción. Se pudo ver, por ejemplo, al conservador y primer ministro David Cameron haciendo campaña en conjunto con su opositor y líder laborista Jeremy Corbyn, y figuras como el ex alcalde de Londres Boris Johnson unieron sus fuerzas en la cruzada de políticos euroescépticos y partidarios de la "independencia" como Nigel Farage, del partido de ultraderecha UKIP.