Sunday, June 5, 2016

ANGOLA, NIGERIA Y VENEZUELA: TRES CASOS DE CORRUPCIÓN PETROLERA

Gustavo Coronel

domingo, 5 de junio de 2016


Angola, Nigeria y Venezuela son tres petroestados muy  atrasados, en los peldaños inferiores del desarrollo, los cuales  ofrecen casos de  corrupción petrolera  dignos de ser estudiados en detalle.
En Angola el presidente José Eduardo Dos Santos está en el poder desde 1979.  Es un déspota a lo Chávez que ha tenido mucho  cuidado de no tratarse con médicos cubanos. En este momento Angola es el mayor productor de petróleo de África, debido a los problemas de Nigeria y sus ingresos de divisas vienen en un 92% del petróleo, como es el caso de Venezuela. El hijo de Dos Santos es el presidente del Fondo Soberano de Angola, algo así como el FONDEN en Venezuela. La empresa petrolera, la cual está nadando en corrupción, ha tenido que importar petróleo, tal como lo hace PDVSA.
Para "mejorar" su efectividad, el presidente de Angola acaba de nombrar presidente de la empresa a…. su hija Isabel. Esta señora de 43 años no es una María Gabriela o un Nicolasito cualquiera. Es la mujer más rica de África, según FORBES. Sus activos suman unos $3500 millones, los cuales – ella dice – los hizo vendiendo huevos (mejor que importar arroz argentino, dirá ella). Lo cierto es que su dinero viene del fraude ya que corresponde, en gran parte, a acciones de Galp Energía, empresa portuguesa, que deberían ser propiedad del estado de Angola pero que fueron comparadas con dinero de SONANGOL, la PDVSA de Angola. Es como si PDVSA comprara acciones de Shell y se las traspasara a Nicolasito. Las acciones en Galp Energía están a nombre de una empresa offshore llamada Esperanza Holdings, a su vez controlada por un socio de Isabel llamado Ernesto Amorín. Los dos amigos son socios en otra empresa llamada NOVA CIMANGOLA, también adquirida con dinero del estado de Angola, Ver artículo en: http://www.dailymaverick.co.za/article/2016-05-31-angola-africas-richest-womans-assets-were-paid-by-state-money-and-public-funds/#.V1P_F5ErLNM
 NIGERIA
En Nigeria la corrupción era galopante también, hasta que el nuevo presidente, Muhammadu Buhari decidió combatirla de frente. En el año desde que llegó al poder Buhari ha logrado recuperar más de $10.000 millones en dinero efectivo y bienes. Se están repatriando más de $300 millones depositados en bancos del exterior, principalmente en Suiza. EL dinero recuperado incluye unos $600 millones en efectivo y más de $9500 millones en activos tales como edificios, casas y hasta tanqueros.   Centenares han sido arrestados, los bolichicos y los Ramírez de allá, incluyendo al Asesor de Seguridad del presidente anterior, un militar llamado Sambo Dasuki, acusado de robarse unos $1200 millones que debían ser utilizados en combatir el terrorismo. Se dice que Dasuki se llevó del Banco Central para su casa unas 47 maletas llenas de dinero, casi $50 millones en efectivo. ¿Recuerdan a Zelaya en Honduras?  
Falta mucho por hacer en Nigeria y los nombres de los apresados aún no se han dado a conocer pero al menos allí hay voluntad de enfrentar el desastre y están instalando su Núremberg tropical.
VENEZUELA
De los tres países petroleros Venezuela es el más corrupto, porque la corrupción es más “democrática” que en Angola, donde los hijitos del presidente son los que acaparan la corrupción  y no se está haciendo nada para combatirla, como si lo está haciendo Nigeria (lo cual ilustra la urgencia del cambio de gobierno). Miles de millones de dólares están depositados en Andorra, Suiza y otros paraísos fiscales por los funcionarios corruptos del régimen chavista y sus contratistas y banqueros amigos, un grupo que suma entre 500 y 600 ladrones cinco estrellas, además de legiones de medianos y pequeños rateros, unidos todos  en un saqueo que monta entre $300000 y $400000 millones en lo que va de siglo.  Este saqueo corre el riesgo de quedar impune debido a la insistencia con la cual se empuja a la oposición venezolana hacia un diálogo que – de realizarse- se convertiría casi  inevitablemente en una negociación, mediante la cual los ladrones cinco estrellas quedarían impunes y algunos rateros serían ofrecidos en sacrificio. Este ha sido frecuentemente el caso en países donde las transiciones a la democracia han carecido de la necesaria aplicación de justicia.

Venezuela fue un país que parecía destinado a unirse al grupo de los países desarrollados. Sin embargo cayó en manos de un liderazgo mediocre, reblandecido por el dinero petrolero y, como resultado, chapotea hoy en un pantano de  miseria y embrutecimiento colectivo que hará muy difícil su recuperación. Hasta algunos destacados líderes democráticos han adoptado un lenguaje lleno de mitos, entre los cuales destacan el monopolio estatal sobre la industria petrolera (la cual agoniza), la gratuidad de la educación y de los servicios de salud y la política de subsidios (lo gratis es lo más costoso para un país) y aquello de “nosotros solos resolvemos nuestros problemas” y no aceptamos “injerencias”, como si Venezuela no fuera desde hace 17 años un país satélite de Cuba, algo aceptado en indecoroso silencio por los militares y civiles de “izquierda” que han saqueado al país.    

No comments:

Post a Comment